¿Cuánto cuesta la visita de Ratzinger?

El oscurantismo en cuanto a su financiación ha marcado las semanas previas a la Jornada Mundial de la Juventud que traerá a Ratzinger a Madrid en agosto.

Desde hace meses se discute el gasto que va a suponer la visita del papa, que durará desde el 16 de agosto hasta el 21 del mismo mes. Pero lo cierto es que no es tan sencillo como decir que la comunidad de Madrid da o no dinero a este evento católico, sino que hay decenas de empresas de por medio y el gasto público ha descendido con respecto a otras convocatorias de esta clase.

Si se ahonda un poco en las cifras, esta semana de oraciones junto a Benedicto XVI va a costar entre 50 y 80 millones de euros. Esta última cifra ha sido estimada por 57 entidades y organizaciones de laicos, librepensadores, homosexuales y cristianos agrupadas en la campaña “De mis impuestos, al papa, cero”.

Oficialmente, la mitad del gasto lo desembolsarán las compañías empresariales –que tendrán exenciones fiscales– y la otra mitad, el sector público de la comunidad. La organización de la Jornada Mundial de la Juventud asegura que el gasto de los asistentes dejará un total de 100 millones de euros en conceptos de estancia, manutención, etc. pero, a pesar de que no hay cifras oficiales, esta versión ha sido puesto en duda por las organizaciones que se oponen a la financiación de la visita con fondos públicos. Desde la web tomalaplaza. net se han recogido más de 20.000 firmas en contra de la financiación pública de la visita por parte de la Comunidad de Madrid, que desde tomalaplaza se estima en 50 millones de euros en relación a los recortes de 40 millones aprobados por la CAM en la Ley 4/2010, de 29 de junio, de Medidas Urgentes.

Alojamiento gratuito

Las organizaciones contrarias a estas jornadas cuestionan que la visita a la capital española vaya a reportar cien millones de euros de beneficios al comercio. El alojamiento de los asistentes debería ser el que generara más beneficios, pero cabe destacar que la Comunidad ofrecerá multitud de edificios, entre los que se encuentran colegios y albergues, para el alojamiento gratuito. El Ayuntamiento de Madrid también ha ofrecido escuelas e institutos públicos. Así, hasta 500 edificios se pondrán a disposición de los peregrinos.

A estas disposiciones, se les une el personal que se encargará de abrir y cerrar los centros, polideportivos, etc., espacios públicos para quedadas, ceremonias, incluso confesiones; porque Madrid cederá espacios en el paseo de Recoletos, la plaza de Cibeles, la sede del Ayuntamiento, el Aeródromo de Cuatro Vientos, el Palacio de Congresos, el Palacio de los Deportes, con sus respectivos responsables de seguridad y limpieza.

También se harán reducciones en los precios del transporte. Hace unas semanas, Antonio Beteta, Consejero de Transporte de la Comunidad de Madrid adelantó que podría ser un descuento similar al que supone la compra del abono turístico, aunque también dijo que no supondría gasto para las arcas públicas porque la diferencia la sufragarán empresas privadas. De este modo, los asistentes tendrán dos opciones para adquirir abonos de transporte a precio reducido de distinta duración, aunque, según la Comunidad, las diferencias tarifarias las subvencionarán las empresas patrocinadoras. Además también se ha modificado el calendario de Los Veranos de la Villa para hacerlo más acorde con las actividades en torno a la visita de Joseph Ratzinger.

Botín o Alierta, con el papa

Muy pocas son las grandes empresas españolas que se han quedado fuera de esta manifestación de poderío católico en nuestro país. La Fundación Madrid Vivo, que aglutina a las empresas del sector privado que apoyan al evento, cuenta con el concurso de compañías como Iberdrola, Banco Santander, BBVA, la Caixa, Sacyr Vallehermoso, Telefónica, Movistar, El Corte Inglés o Coca Cola y está integrada por personalidades como Emilio Botín, Gerardo Díaz Ferrán, Francisco González o César Alierta. Tampoco los grupos mediáticos se quieren quedar fuera, así Prisa, Vocento, Intereconomía o Unidad Editorial también patrocinarán la visita de Benedicto XVI. El diputado Gaspar Llamazares (IU) ha preguntado al Gobierno en qué consistían estos incentivos fiscales, aunque el Ejecutivo no ha contestado aún a ese requerimiento.

Curas contra el derroche

El gasto público en la visita, que desde Izquierda Unida cifran en millones de euros, se realiza precisamente en época de crisis, y para un ente que se vanagloria de ayudar al más desfavorecido. El Foro de Curas de Madrid también considera que “el costo económico del evento es muy alto y creemos que no se compagina con el estilo de Jesús en el Evangelio”. Desde este foro se ha lanzado un manifiesto en el que se rechaza ese gasto de dinero en los tiempos que corren. Afirman que de todas las empresas que ofrecen dinero, muy poco se sabe de lo más profundo de sus valores y del origen de sus grandísimos beneficios. Por esa razón, el Foro afirma que la Iglesia no debería mezclarse con este tipo de entidades. Además aseguran que la Iglesia, al aceptar dichos apoyos económicos, tanto de las empresas como del Estado, no ha hecho más que reforzar la idea de que es un colectivo beneficiado, lo cual no es una buena publicidad.

ACUERDOS CON LA IGLESIA: Privilegios en un Estado aconfesional

- LA ACONFESIONALIDAD, EN DUDA

Según el artículo 16.3 de la Constitución, España es un Estado aconfesional. El mismo artículo matiza que “Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”. Por tanto, como se pregunta el catedrático de Derecho Alejandro Torres, “¿esto es compatible con la Constitución española? No se puede pasar de un modelo confesional de Estado a otro aconfesional y que todo siga igual”.

- BUENAS RELACIONES

El buen entendimiento entre el arzobispado y el Gobierno municipal de Alberto Ruiz Gallardón se ha topado con el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que en marzo volvió a fallar en contra del plan urbanístico planeado entre Gallardón y el Arzobispado desde 2007 en el parque de la Cornisa. Este proyecto consiste en que el ayuntamiento de Madrid cedería 25.000 metros en dicha zona del parque de las Vistillas para que la Iglesia construyera una “Casa” de la Iglesia a cambio de tres parcelas.

Archivos de imagen relacionados

  • Ratzinger Madrid D
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...