Cuando la infamia es el credo: La «ikastola comunista»

Dice la Sra. Botella (no la Alcaldesa de Madrid, Sra. De Aznar, sino su hermanísima, la aspirante a homóloga en Córdoba) que la Escuela Infantil Municipal es “una ikastola comunista”.
La Sra. Botella cree, como el ladrón, que son todos de su condición. No conforme con que las escuelas públicas ya sean centros de aleccionamiento católico, se quiere cargar la única y pírrica escuela municipal que da acogida a un porcentaje mínimo de niños y niñas cordobesas que no se pueden permitir ir a las concertadas (o privadas encubiertas) o a las privadas. Por tanto, madres y padres que tienen tan pocos recursos (ningunos), van a tener que quedarse con los niños en vez de poder trabajar o buscar trabajo. “Si total -supongo que dirá la Sra. Botella- son unos vagos que viven del cuento”.
Mientras que no hay dinero para los servicios públicos, sí que lo hay para la Copa Davis, para las Cofradías Religiosas, y demás eventos sectarios. ¿Es más importante que los niños cordobeses más necesitados tengan guardería pública gratuita o que venga la Copa Davis? Yo lo tengo claro
 
Sra. Botella. Usted, como las clases sociales a las que representa o las que se creen representadas por usted, llevan a sus niños o niñas a guarderías privadas, que normalmente reciben más subvenciones que las propias públicas, donde el adoctrinamiento es continuo y firme: formar a personas temerosas de Dios, de los ricos y los poderosos.
Y hacen todo lo posible para desprestigiar lo público hasta cargárselo. Y la realidad es toda la contraria. Lo público, mal visto por la sociedad por el abuso que han ello de ello precisamente los que se lo quieren cargar (la derecha política del PP y del PSOE) debe ser garantía de imparcialidad en la contratación, garantía de eficiencia y garantía de universalidad en las prestaciones. Los que trabajan en la Escuela Infantil Municipal tuvieron que pasar un proceso de selección, se ajustan a unas leyes públicas y tienen el control público. Las diversas guarderías privadas contratan profesores a gusto de los dueños (ya se pueden imaginar qué han de hacer para trabajar y en qué condiciones laborales), esquivan todo lo que pueden cualquier control normativo, y sólo están disponibles para los que se lo pueden permitir y para quienes ellos quieren admitir.
Claro está. El PP no engaña a nadie. Es su ideario. Cultura, servicios, prestaciones, salud, educación, para quien se la pueda permitir. Cómo dijo su acólito Cayetano Martínez de Irujo: ¿Qué culpa tengo yo de ser rico? ¿Qué culpa tengo yo de que otros no lo sean? Pues claro que tienen culpa. El que unos sean ricos es a costa de que la inmensa mayoría sea pobre. Y mientras más ricos son, más pobres será la mayoría. Es la ley del más fuerte.
Sra. Botella. Usted y sus compañeros de partido podrán aducir lo que quieran. Que si comunistas, que si ikastolas (como si el decir escuela en euskera la hiciera más peligrosa), que si cachorros de IU. Lo que usted quiera. La realidad la van a ir conociendo poco a poco. Y es que la marea de gente que está dispuesta a enfrentarse a estas políticas que empezaron y mantienen en la Junta los del PSOE (y, efectivamente, Rosa Aguilar en Córdoba) y que ustedes aún afinan más, no ha hecho sino empezar. Y la mayoría sin adscripción política concreta, a pesar de que ustedes lo quieran circunscribir intencionadamente a la gente de IU.
Ustedes, en el caso concreto de la Escuela Infantil Municipal, como en el caso de SADECO, AUCORSA, CECOSAM, la escuela pública en general, la sanidad pública, la televisión pública,… tienen un problema. Y es que si existen como públicas, no pueden meter la nariz los dueños de las grandes empresas privadas que están dispuestas a comprar todos esos servicios. Sus amigos Rodrigo Rato, Florentino Pérez, las Koplovic, La Caixa, el Banco de Santander, etc…
Para una mayoría de padres cordobeses, el problema es que solo hay una guardería pública que además es municipal porque a un tal Julio Anguita se le ocurrió que si la “progresista” Junta de Andalucía no creaba una, él lo haría desde el Ayuntamiento. La Junta prefiere dar dinero público a las privadas que hacer muchas públicas. Ese es nuestro problema. Y, al menos algunos, van tomando nota para la próxima, Sra. Botella. Y pelearemos por lo nuestro, no lo dude. Aunque nos quiera tachar de lo que no somos. Por cierto Sra. Botella. Ya que usted es tan patriota y quiere desprestigiar la Escuela Infantil Municipal llamándola “ikastola”, como si lo vasco hiriera, bien haría en decir en su partido que, en vez de perdonar a los que defraudan impuestos, los persigan, los hagan pagar y los castiguen. No tienen que buscar muy lejos para pillarlos.
Por último, no sé qué opinaran los trabajadores de la Escuela Infantil Municipal. Tengo claro que si alguno fuera despedido en algún momento tienen un motivo para defender su puesto y denunciar a la Sra. Botella: persecución por razones ideológicas. Según ella, si eres comunista, no puedes trabajar en una escuela pública. ¡¡Ni en la privada, por supuesto!!
Intolerancia, prepotencia, marginación, pobreza, desigualdad, adoctrinamiento, feudalismo. Todas estas palabras, y, lo que es peor, sus hechos, están asociados inevitablemente a las políticas de derechas, las haga el PP, el PSOE o algún exmiembro (o “exmiembra”) de IU. Y a los servicios básicos de carácter público prestados por empresas privadas.
Tolerancia, solidaridad, igualdad, libertad de conciencia, sin embargo, son los términos y hechos que se asocian a lo público. Aunque intencionadamente hayan hecho creer a muchos que, con sus corrupciones, eso es imposible.
 
Firmado: un padre no afectado por este hecho en concreto, pero defensor a ultranza de la enseñanza pública gratuita, de calidad y laica.
 

Francisco Rizzi: Auto de fe en la Plaza Mayor de Madrid.1680

Archivos de imagen relacionados

  • auto de fe M1680
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...