¿Cuál laicidad? Una pregunta sobre Bobbio y para Bobbio

El doctor Bovero reflexiona sobre la persona y la obra de Norberto Bobbio con respecto a la cultura laica y expone su pensamiento en torno al tema.

Bobbio define a laico como un predicado que indica un método más que un contenido o pensamiento sustantivo. “No religioso, no confesional y no clerical”. Según Bobbio, para el hombre religioso, históricamente el cristiano, más allá de la historia profana, no sagrada, considerada una historia menor, existe una historia sacra o sagrada cuya única guía segura es la Iglesia. Para el laico la historia es una sola, sobre la cual no existe otra historia. En sus reflexiones y escritos, Bobbio, usa como sinónimos método laico (una tesis o un conjunto de tesis) y espíritu laico (condición para la convivencia de todas las culturas posibles). Entre las virtudes del laico, Bobbio identifica: el rigor crítico, la duda metódica, la moderación, la tolerancia, el respeto a las ideas de los otros, mismas que considera mundanas y civiles.

Para Bovero el desdoblamiento del adjetivo laico en dos sustantivos, laicismo y laicidad, sólo ha generado confusión y considera que no deben ser puestos en un mismo plano y que contraponerlos es un error.

Laico, en el pensamiento de Bovero, significa el conjunto de características que permiten construir un criterio de identificación y laicidad es una visión de la vida y de la historia. Más aún, laicidad es el conjunto de virtudes mundanas y civiles de rigor crítico, duda metódica, moderación, tolerancia y respeto a las ideas de los otros, (virtudes del laico, según Bobbio). Laicismo o los términos afines denotan una familia de concepciones identificadas por oposición a las visiones del mundo de tipo religioso. Entendiendo como religión cualquier conjunto coherente de creencias y doctrinas, valores y preceptos, cultos y ritos concernientes a la relación del ser humano con lo divino o sagrado.

Bovero advierte que un laico no puede ser laico y al mismo tiempo asumir cualquier tesis, convicción o postura en los diversos campos del conocimiento o del comportamiento. Un vínculo de coherencia obliga al laico-laicista a excluir determinadas opciones:
1) No existe una única teoría laica del mundo; un genuino pensamiento laico solo puede ser conjetural e hipotético fundado sobre la razón y la experiencia, no sobre una revelación.
2) No existe una única ética laica; pero, laica es solamente aquella ética que se funda sobre el principio de autonomía individual y reivindica el derecho a la libertad de conciencia.
3) No existe una única política laica; pero, laica solo puede ser una orientación política que reconoce al pluralismo como un valor irrenunciable.

Bovero concluye que hoy día sobre las virtudes del laico identificadas por Bobbio, están: la superficialidad, la altivez arrogante, la vulgaridad, el insulto y el escarnio fascista.

Doctor Michelangelo Bovero

Doctor en filosofía por la Universidad de Turín, Discípulo de Norberto Bobbio, autor de libros y artículos especializados, entre su obra destacan: Contra el gobierno de los peores, Hegel y el problema político moderno y Teoría de las élites.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...