¿Cuál es exactamente el problema de la India con la laicidad?

India nunca ha sido un país de un solo pueblo. Incluso antes de los británicos, cuando éramos un grupo de estados principescos, a pesar de cualquier intolerancia religiosa que pudiera haber existido durante el tiempo, las personas que vivían en esta tierra siempre eran un grupo heterogéneo.

Pero eso no significa de ninguna manera que siempre hayamos sido un país laico. Incluso después de la independencia, a pesar de que Gandhi y Nehru pidieron el pluralismo religioso y acordaron que el país se basara en esos principios, la palabra [secularismo o laicidad] no se incluyó en el preámbulo [de la Constitución de la India].

Se incluyó aproximadamente tres décadas después, cuando el gobierno de Indira Gandhi lo incluyó en un documento como parte de la Enmienda 42 de la Constitución. Entonces, cuando la gente argumenta que la palabra ‘S’ [Secularism: secularismo, o mejor, en este contexto, laicidad] nunca se incluyó en el documento original sobre el cual se fundó la India independiente, la escucho. Está en lo cierto. Yo, sin embargo, no entiendo el problema que muchos de nosotros tenemos con la laicidad, y muchos de nosotros TENEMOS un problema con toda esta idea, como este país nos lo ha recordado dolorosamente esta semana.

Por definición, la laicidad implica que la religión no debe desempeñar un papel en el gobierno, la educación u otras partes de la sociedad pública. En resumen, significa la «separación de la religión y el Estado».

En un sentido más amplio, la laicidad es el principio que permite a las personas de diferentes religiones vivir y practicar sus creencias con toda la libertad otorgada por la Constitución. Entonces su vecino podría ser musulmán, hindú, cristiano, incluso adoradores de Thor o Zeus, y disfrutar de los mismos derechos que uno que no cree en ninguno de ellos.

Parece una idea bastante simple: vive y deja vivir. Entonces, ¿dónde radica el problema? Especialmente porque todos leemos acerca de respetar todas las religiones y vivir en armonía en nuestros libros NCERT [El NCERT, siglas en inglés del Consejo Nacional de Investigación y Capacitación Educativa, es una organización autónoma del Gobierno de la India que se estableció en 1961 como una sociedad literaria, científica y caritativa en virtud de la Ley de Registro de Sociedades]. Entonces, ¿cómo hemos demonizado de repente a toda una comunidad de personas por el Dios que adoran?

Uno podría imaginar cuál podría ser la causa. Bueno, hablando por experiencia, parece que está en parte del ambiente en el que crecemos. En nuestros hogares, mientras nadie nos dice que odiemos otras religiones, la creencia de que la religión de uno es mejor que la de los demás se propaga ampliamente, conscientemente o subconscientemente. Comienza con nuestros padres, nuestros vecinos, nuestros mayores. Crecemos escuchando historias horribles sobre los musulmanes y cómo representan un peligro para nuestra forma de vida. Los vemos interpretar a terroristas en la televisión y en las películas. Literalmente, la cultura pop está plagada de tales ejemplos.

La televisión y el cine de la India han encontrado una marca para representar a un personaje musulmán, una idea de cómo debe ser un musulmán: hombres fuertes y despiadados en Pathani kurtas, con un tabeez en el cuello o en los brazos, un surma en sus ojos y tal vez un turbante o una gorra de calavera y hablar urdu la mitad del tiempo. Si bien la mayoría de los miembros hindúes incondicionales le dirán que los musulmanes superarán a los hindúes por población, en realidad son tan raros que la mayoría de nosotros pasamos toda nuestra vida sin conocer a muchos de ellos. Y de los que he conocido y con los que he sido amigo, y eso sí, este es de nuevo un número muy pequeño, ninguno de ellos se viste como lo que el cine indio te hace creer.

Una imagen del ‘otro’ ha sido creada en nuestras cabezas y hemos sido condicionados para tenerles miedo. ¿Pero son tan atemorizantes?

El segundo argumento y el más pertinente para los fanáticos es la historia, que se ha distorsionado por decirlo suavemente. Pero no nos preocupemos por eso. Digamos que los gobernantes musulmanes, desde el sultanato de Delhi hasta los mogoles, lucharon en innumerables guerras y masacraron a innumerables personas, no solo a los hindúes.

Cada palabra de esa declaración anterior es objetivamente correcta. ¿Y qué? Todo sucedió hace siglos. Entonces, ¿cómo nos importa? Cada rey en la historia del mundo ha luchado y asesinado a inocentes, independientemente de sus creencias religiosas. Tan recientemente como en la Segunda Guerra Mundial, el rey japonés Hirohito empujó a la nación a apoyar a los nazis y atacar a casi todos sus aliados en Asia. Quiero decir, los británicos mataron a un montón de gente en los más de 300 años que estuvieron aquí. ¡Y sin embargo, no veo a nadie boicoteando a Harry Potter! ¡Todos parecimos animar cuando el Slumdog Millionaire de Danny Boyle ganó en los Oscar!

Y la afirmación de que somos los residentes originales… vamos, muchachos. Esta tierra ha sido el hogar de cientos de culturas y comunidades de todo el mundo, y todas han vivido juntas durante miles de años. Por lo tanto, es muy poco probable que alguien pueda señalar quién de nosotros estuvo aquí primero.

Para concluir, todos somos indios. Entonces, ¿por qué vamos tras nuestra propia gente?

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...