Cristofascistas, marchas ateas y dictadura

Parece ser que una de esas sospechosas “asociaciones por esporas”, que surgen como champiñones a la humedad ponzoñosa de la Iglesia Católica, ha recogido 25.000 firmas para que prohíban la manifestación atea que se había convocado para el Jueves “santo”. Duele imaginarse dónde y cómo lo habrán hecho: entre jubilados melancólicos de Franco, asilos de ancianos, monopolizados por la Iglesia, asilos de indigentes, monopolizados por la Iglesia, centros de desintoxicación, monopolizados por la Iglesia, todos a cambio de subscripciones a la empresa inmobiliaria “Parcelas en el Más Allá” .

Al descubrir una nueva asociación, otra que evoca vagamente a aquél sanguinario “sindicato libre de pistoleros” que la patronal y la iglesia contrataron en la II República para que matara a cualquier trabajador o intelectual que se opusiese a su negocio lobotomizador, recordemos a aquél angelical arzobispo Soldevilla que pagaba a los matones con el dinero de sus casinos de juego (sí, la Iglesia siempre evitando el pecado), la pregunta que surge es: ¿quién les paga? Porque por mucho que los cristofascistas nos quieran colar que surgen del pueblo oprimido (ese que luego va a comer a casa de la hija de Franco en agradecimiento a su acoso y derribo de Garzón), todos sabemos que son empresas pagadas con el dineral de los “señoritos y curas” que se decía antes.

No hay más que ver el ejército de becarios que a los minutos de poner yo una entrada empiezan a defecar manipulaciones y propaganda en los comentarios. De 8 de la mañana a 5 de la madrugada, da igual, no deben tener trabajo u obligaciones… o su trabajo y obligación es ese.

Así que el día de la respetuosa Marcha Laica nos tuvimos que tragar estas escenitas de adolescentes jugando a ser cristianos ante los leones en un estado que impone el cristianismo y lo defiende hasta en la ridiculez, hasta los supuestos rojos ateos que corren a lamerle el anillo al Papa y a insultarnos (penoso el PSOE). La foto que intentaron desde sus medios de propaganda manipular y darle la vuelta para hacer creer con sus torticeros pies de foto que yo estaba agrediendo a “niñas” cuando estaba dándoles la bienvenida (el video lo quitaron de en medio rápido, pero ahí sigue, dando fe de que los únicos que insultaron fueron esos contertulios de Intereconomía llamándome de todo por atreverme a llevar ¡una bandera gay!). Ellos prefirieron dejar la foto para mentes calenturientas. Da vergüenza ajena y pena el teatro de los adolescentes llevados por sus “cuidadores” a sitios en los que había enfrentamiento, buena gente los curas utilizando a menores como escudos humanos:

O sea que a nuestra manifestación pacífica, legal, aprobada, sí pueden venir los cristofascistas a montar ese circo-representación-ofensa, pero el día en que ellos siguen imponiendo unos ritos que no representan ni de lejos a la mayoría de españoles (de no ser así no habrían lanzado costosas, y ridículas, campañas para promover vocaciones) nosotros no podemos manifestar nuestro gozo por vivir en democracia, en libertad y en un estado aconfesional? ¿O es que quizás nos hemos equivocado y esto no es una democracia aconfesional en la que todos los credos (y lo nuestro es un “credo”) recibirán igual trato? ¿Quizás seguimos en la dictadura y cualquier curilla de pueblo puede mandar a un ciudadano a la cárcel o a una viuda a la ruina?

Por mucho que les pese, España ya no está en ese pasado oscuro, medieval, nacional-católico, al que quieren devolvernos con su dinero, su poder y su soberbia.

Y es que la Iglesia está muy rabiosa. Porque ya sólo les queda su botín económico. Ya no pueden disponer de las vidas y mentes del pueblo como hacían antes. Ahora hay unos mecanismos legales que medio protegen al ciudadano de sus quemas de brujas de antaño. Aunque en casos de fuerza mayor como Garzón, haya que sacar a los zombis de paseo y recordar que los saqueadores, asesinos y empresarios que monopolizaron la economía, la banca y las instituciones durante el franquismo, siguen ahí, inmunes, intocables, impertérritos. Maravillas de la “transición ejemplar”.

O una marcha laica. No vaya a ser que se dé alguien cuenta de que en España vive una mayoría laica que no quiere saber nada de esa Iglesia sanguinaria, aprovechada y llena de odio, misoginia, homofobia y racismo.

Pero el estado, incluso con el PSOE, hasta ahora este es el trato igualitario que da al tema:

Archivos de imagen relacionados

  • mani papa madrid Shangay
  • 20091119 respeto
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...