Cristianos, Judíos y Otros Criminales: Una Crítica de Jean-Claude Milner

Como Jean-Claude Milner [1] lo formulo, la democracia está basada en un cortocircuito entre la mayoría y el Todo: en ella, el ganador toma todo, tiene todo el poder, aun cuando su mayoría sea meramente de un par de cientos votos entre millones, como fue el caso en las elecciones norteamericanas en Florida en el 2000: "la mayoría cuenta como todos." En La Historia del VKP, la biblia estalinista, hay una gran paradoja cuando Stalin (quién fantasmalmente escribió el libro) describe el resultado de la votación en un congreso del Partido en los tardíos 1920s:    "Con una gran mayoría, los  delegados  aprobaron  unánimemente la resolución  propuesta por el Comité Central" – si el voto fue unánime, ¿quiere decir, entonces, que la minoría desapareció? Lejos de traicionar alguna torcedura "totalitaria" perversa, esta identificación es constitutiva de democracia en cuanto tal.
 
Este estatus paradójico de la minoría como un "algo que cuenta como nada" nos permite discernir en qué preciso sentido el demos al cuál la democracia se refiere "continuamente oscila entre el todos y el no-todo / pas tout": "o el idioma del Todo limitado encuentra una figura de lo ilimitado, o los encuentros ilimitados una figura de límite".[2] Hay una ambigüedad estructural inscrita en la misma noción del demos, es decir,: o designa el no-todo de un juego ilimitado (todos estamos incluidos en él, no hay ninguna excepción, simplemente una multitud incoherente), o el Uno de LA gente que tiene que ser delimitado por sus enemigos. A grosso modo, el predominio del uno o el otro aspecto define la oposición entre la democracia norteamericana y la europea: "En la democracia en Norteamérica, la mayoría existe, pero no habla (la mayoría silenciosa) y si habla, se vuelve entonces en una forma particular de minoría."[3] En los EE.UU., la democracia es percibida como el campo de interacción de agentes múltiples, ninguno de los cuales incluye el Todo, es decir, qué todos son "minoritarios", mientras, en Europa, la democracia se refirió tradicionalmente a la regla del Uno-persona. Sin embargo, Milner bosqueja de esto una conclusión elegante acerca de lo qué está pasando hoy: en contraste con los EE.UU. los cuales son predominantemente "no-todo" como una sociedad, en su economía, cultura, ideología, Europa está yendo ahora más allá, constituyéndose como un ilimitado POLÍTICO (no-)Todo a través del proceso de unificación europea que tiene lugar independientemente para cualquier geografía o cultura, hasta Chipre y Turquía. Sin embargo, tal Europa unificada sólo puede constituirse a sí misma bajo la condición de la progresiva borradura de todas las divisiones de tradiciones históricas y legitimizaciones: por consiguiente, la Europa unificada está basada en la borradura de la historia, de la memoria histórica[4], Los recientes fenómenos como el revisionismo del holocausto, la ecuación moral de todas las víctimas de la Segunda Guerra Mundial (los alemanes sufrieron bajo los bombardeos de los Aliados no menos que los ruso e ingleses; el destino de los colaboradores nazis liquidados por los rusos después de que la guerra es comparable a las víctimas del genocidio nazi, etc.), es el resultado lógico de esta tendencia: todos los límites específicos se borran en nombre del sufrimiento y la victimización abstracta. Y – esto es lo que Milner apunta desde el principio – esta Europa, en su misma defensa de la franqueza ilimitada y tolerancia multicultural, de nuevo necesita la figura del "judío" como un obstáculo estructural de este impulso a la unificación ilimitada; sin embargo, el antisemitismo de hoy no es el viejo antisemitismo étnico; su enfoque cambia de sitio a los judíos de un grupo étnico al del Estado de Israel: "en el programa de la Europa del siglo XXI, el Estado de Israel ocupa la posición exacta que el nombre 'judío' ocupo en la Europa antes del corte del 39-45."[5] De esta manera, el antisemitismo de hoy, puede presentarse como anti-anti-semitismo, lleno de solidaridad con las víctimas del holocausto; el reproche simplemente es que, en nuestra era de la disolución gradual de todos los límites, de la fluidificación de todas las tradiciones, los judíos buscan construir su propio Estado-nación claramente delimitado.
 
Así, las paradojas del no-todo proporcionan las coordenadas de las vicisitudes del antisemitismo moderno: en el antisemitismo moderno temprano (ejemplificado por el nombre de Fichte), se denuncio a los judíos por su limitación, por su pegajoso estilo de vida particular, por su negativa a disolver su identidad en el campo ilimitado de ciudadanía secular moderna. Con el tardío siglo XIX el imperialismo chauvinista, la lógica fue invertida: los judíos fueron percibidos como cosmopolitas, como la encarnación de un ilimitado, la existencia "desacinada" que, como un intruso canceroso, amenaza con disolver la identidad de cada comunidad étnica particular-limitada. Hoy, sin embargo, con el movimiento hacia la globalización del Estado post-nación cuya expresión política es un Imperio ilimitado, los judíos son de nuevo lanzados al papel de ser un límite, una identidad particular – ellos son percibidos cada vez más como el obstáculo en el camino hacia la unificación (no sólo de Europa, sino también de Europa y el mundo árabe).
 
Milner localiza la noción de "judíos" en el imaginario ideológico europeo como el momento que impide la unificación-paz, que tiene que ser aniquilado para que Europa se pueda unir, qué es la razón por la cuál los judíos siempre son un "problema" que demanda una "solución" – Hitler es meramente el punto más radical de esta tradición. No es ninguna sorpresa que, hoy, la Unión Europea se este volviendo cada vez más antisemita, en su descarada crítica parcial de Israel: el mismo concepto de Europa se corrompe con el antisemitismo, que es el por qué del primer deber de los judíos, de “irse de Europa", no ignorándolo (sólo EE.UU. puede permitirse el lujo de hacerlo), pero trayéndolo para encender la parte inferior oscura de la Ilustración y la democracia europeas… Entonces ¿por qué los judíos son elevados en este papel del obstáculo? ¿Qué representa el judío? La respuesta de Milner es aquí radical: mucho más que la forma de existencia delimitada por la tradición, mucho más que la terca atadura a un Estado-nación – el Pliegue de Cuatro / quadruplicite / masculine/feminine/padres/hijos, del intercambio de generaciones como un pasaje simbólico sostenido por la Ley.[6] El último horizonte a superar de los prolongados límites postmodernos no es ya más el tiempo de la cristiandad, sino, más bien, el sueño de la New Age neo-pagana de superar la diferencia sexual como el índice de nuestra vinculación a un cuerpo singular, de inmortalidad a través de la clonación, de nuestra transformación de hardware a software, de lo humano a lo post-humano, en entidades virtuales que pueden emigrar de una a otra encarnación temporal – Aquí las últimas líneas del libro de Milner:
 
“Si la modernidad es definida por la creencia en una realización ilimitada de sueños, nuestro futuro nos lleva totalmente a otro lado. Nos lleva a través del anti-judaísmo teórico y práctico absoluto. Para seguir a Lacan más allá de lo que él declaró explícitamente, la fundación de una nueva religión debe postularse así: el anti-judaísmo será la religión natural del humanidad-a-venir.”[7]
 
La figura del "judío" es así elevada en el índice de un límite propiamente ontológico: representa la propia finitud humana, para la tradición simbólica, el idioma, la Ley paterna, y, el considerado "lacaniano" Milner considera el antisemitismo como inscrito en la identidad muy europea, "Europa" se halla en el sueño (griego y cristiano) de parousia, de jouissance pleno más allá de la Ley, saneado de cualquier obstáculo o prohibición. La modernidad en sí misma es propulsada por un deseo de moverse más allá de las Leyes, de la auto-regulación transparente el cuerpo social; la última instalación de esta saga, el gnosticismo neo-pagano postmoderno de hoy percibe la realidad como siendo totalmente maleable, habilitándonos, a los humanos, a transformarnos en una entidad emigrante que flota entre una multitud de realidades, sólo sostenido por el Amor infinito. Contra esta tradición, los judíos, en un radical modo de persistencia anti-milenaria, persiste en su fidelidad a la Ley, ellos insisten en la finitud insuperable de lo humano, y, por consiguiente, en la necesidad de un mínimo de "alienación", qué es la razón por la qué ellos son percibidos como un obstáculo para cualquier "último solución"…
 
En la medida en que los judíos insisten en el horizonte insuperable de la Ley y se resisten a la superación (Aufhebung) cristiana de la Ley en Amor, ellos son la encarnación de la finitud irreducible de la condición humana: ellos no sólo son un obstáculo empírico de la total jouissance incestuosa, sino el obstáculo "como tal", el mismo principio de impedimento, el exceso perturbante que nunca puede integrarse. Los judíos son elevados así a la condición de objeto a (nuestro objeto a, el título del folleto de François Regnault sobre los judíos),[8] el objeto-causa de (nuestro occidental) deseo, el obstáculo que eficazmente sostiene el deseo y en la ausencia de la cuál nuestro deseo desaparecería. Ellos no son nuestro objeto de deseo en el sentido de lo que nosotros deseamos, sino en el estricto sentido lacaniano de que lo que sostiene nuestro deseo, el obstáculo metafísico de total auto-presencia  o total jouissance qué tiene que ser eliminado para la llegada de la jouissance plena, y, desde que este jouissance no-excluida es estructuralmente imposible, esta retorna más y más como una amenaza espectral de aniquilar a los judíos.
 
La debilidad de la versión de antisemitismo de Milner puede especificarse en una serie entera de niveles interconectados. Primero, ¿todos nosotros nos encontramos más allá de la Ley, solamente en el sueño de una jouissance plena, para que Lacan aparezca ahora como el último defensor de la Ley paterna? Precisamente esa no es la visión fundamental del Lacan tardio de que hay un obstáculo inherente para la jouissance plena operando alrededor de la pulsión que funciona más allá de la Ley: el "obstáculo" inherente causa de una pulsión involucra un espacio encorvado, es decir, se torna en un movimiento repetitivo alrededor de su objeto, no es todavía la "castración simbólica". Para el Lacan tardío, por el contrario, la Prohibición – lejos de representar un corte traumático – precisamente entra para pacificar la situación, para librarnos de la imposibilidad inherente inscrita en el funcionamiento de la pulsión.
 
Segundo problema: ¿no es una de las fuentes importantes de la modernidad europea la tradición de judaísmo secularizado? ¿Es discutiblemente la última formulación de una “total jouissance más allá de Ley" no encontrada en Spinoza, en su noción del tercio, más alto, nivel de saber? ¿No está la misma idea de la moderna revolución política total  arraigada en el mesianismo judío, como, entre otros, Walter Benjamín lo hizo claro? La misma tendencia hacia lo ilimitado qué necesitan los judíos como un obstáculo está fundamentada en el judaísmo.
 
El tercer rasgo problemático involucra las premisas políticas de Milner: "El nacimiento del Estado de Israel demuestra que la victoria y la justicia pueden ir de la mano".[9] Lo que esta declaración borra, es la manera en que la constitución del Estado de Israel fue, desde el punto de vista de Europa, la realización de la "última solución" del problema judío (librarse de los judíos) considerada por los propios nazis. Es decir, ¿no fue el Estado de Israel, para dar el giro de Clausewitz, la continuación de la guerra contra los judíos por otros medios (políticos)? ¿Ésta no es la "mancha de injusticia" que pertenece al Estado de Israel? El 26 de septiembre de 1937 es una fecha que cualquier interesado en la historia del antisemitismo debe recordar: en ese día, Adolfo Eichmann y su ayudante abordaron un tren en Berlín para visitar Palestina: El propio Heydrich dio el permiso de Eichmann para aceptar la invitación de Feivel Polkes, un alto miembro de Hagana (la organización confidencial Sionista), visitar Tel Aviv y discutir la coordinación alemana y las organizaciones judías de allí para facilitar la emigración de judíos a Palestina. Ambos, alemanes y sionistas buscaron como cualquier  judío, mover a los judíos a Palestina: los alemanes los preferían fuera de Europa Occidental, y los propios sionistas querían a los judíos en Palestina, excediendo en número a los árabes tan rápido como fuera posible. (La visita falló porque, debido a un poco de inquietudes violentas, los británicos bloquearon el acceso a Palestina; pero Eichmann y Polkes se encontraron días después en el Cairo y discutieron la coordinación de Alemania y las actividades Sionistas.)[10] Esta rara casualidad ¿no ES el caso supremo de cómo los nazis y los sionistas radicales compartieron un interés común – en ambos casos, el propósito era un tipo de "limpieza étnica", es decir, para cambiar la proporción de grupos étnicos violentamente en la población? ¿Hoy no son más bien los Palestinos, estos "judíos entre los árabes" un tipo de objeto a, la intersección de los dos conjuntos, de los israelitas y los árabes, el obstáculo de su paz?
 
La ironía que evita Milner es que, hoy, son los musulmanes, no los judíos, quienes son percibidos como una amenaza y un obstáculo para la globalización: es un lugar común  periodístico señalar que todas las grandes religiones mundiales encontraron una manera de vivir con la modernización capitalista, con excepción del Islam, que es la razón por la qué el conflicto presente se describe a menudo como uno entre el Occidente democrático y el "fascismo islámico". Sin embargo, la debilidad crucial del análisis de Milner involucra (más bien sorprende) la total ausencia de la economía del mercado y el dinero en el levantamiento del antisemitismo: ¿qué hay sobre el "judío" como la figura en qué el antagonismo social es reificado? ¿Como la figura que representa el capital financiero ("improductivo") y la ganancia en la esfera de intercambio, y qué así nos permite que eludamos la explotación inscrita en el mismo proceso de producción, y una vez más, que para sostener el mito de la relación armoniosa entre el Trabajo y el Capital, nosotros debemos libramos del intruso judío parasitario? Está AQUÍ la lógica de ese Lacan de los hallazgos del pas-tout en su uso apropiado: significativamente, aunque el punto de Milner en su tesis de que "todo es político" pertenece al pas-tout (¿un resto de su juventud maoísta?), él sólo despliega la dimensión social del pas-tout en la forma del inconsistente/ilimitado Todo, no en la forma del antagonismo que corta el cuerpo social entero (la "lucha de clases"). La figura antisemita del judío nos permite que ofusquemos el no-todo del antagonismo social constitutivo, transponiéndolo en el conflicto entre el Todo social (la noción corporativa de la sociedad) y su límite externo, el intruso judío que, desde fuera, trae en él el desequilibrio y la degeneración.
 
Y esto nos permite arrojar una nueva luz sobre la noción de Milner de "judíos" como el obstáculo para una Europa unificada: ¿y si la persistencia de la lógica antisemita, lejos de ser el anverso necesario del no-todo europeo, es al contrario una indicación de la tendencia a concebir Europa como un Todo limitado con la necesidad para una excepción constitutiva? La tarea debe ser así, la de luchar por una Europa no-toda como una nueva forma verdaderamente política que surja lentamente a través de los callejones sin salida de la "unificación" – ESTA Europa no-toda ya no necesitará al "judío" como su límite-obstáculo, como su excepción constitutiva. ¿Y si tal Europa llegase a ser una Europa de excepciones, una Europa en la qué cada unidad será una excepción? Para abreviar, ¿y si esta "solución es el problema judío" – que todos nosotros nos convertimos en "judíos", en objeto a, en las excepciones? Es decir, no es que, en el imperio global "postmoderno", lo que hasta ahora era la "excepción judía" está volviéndose la regla normal cada vez más: ¿un grupo étnico particular que participa totalmente en la economía global mientras, simultáneamente, mantiene su identidad al nivel del pliegue-de-cuatro de Milner, es decir, a través de sus mitos culturales fundantes y rituales que se transfieren de generación en generación? Milner olvida este punto importante en la medida en que, cuando él no asume el funcionando real del imperio del emergente pas-tout global: en él, todas las identidades particulares no se licuan simplemente, dando un fluido, sino mantienen – el Imperio crece en la multiplicidad de lo particular (étnico, religioso, sexual, estilo de vida…) – identidades que forman el anverso estructural del campo unificado del Capital.
 
Radical como eso puede aparecer, la idea de Milner encaja perfectamente con uno de los dos clichés que saturan el espacio público europeo con respecto al conflicto israelita-palestino. De un extremo, los musulmanes continúan funcionando como el Otro constitutivo de Europa: la oposición principal de la lucha ideológico-política de hoy es entre la Europa liberal multicultural tolerante y el Islam militante fundamentalista. Cualquier político o incluso cualquier organización cultural de musulmanes se desecha inmediatamente como una amenaza fundamentalista a nuestros valores seculares. Ejemplar aquí es Oriana Fallacci con su tesis de que Europa capituló ya espiritualmente: se deleita ya como una provincia del Islam, asustado de afirmar su identidad cultural y política. Desde esta perspectiva, la distinción entre el antisemitismo y el anti-sionismo es una imitación: cada crítica de la política israelita es una máscara (y una nueva forma de apariencia) de antisemitismo. La defensa europea de la paz en el Medio Oriente y su solidaridad con los palestinos se percibe como la continuación del viejo antisemitismo con otros medios… Al otro extremo, aquéllos para quienes la ocupación del West Bank es simplemente el último caso del colonialismo europeo, y la evocación del holocausto es completamente políticamente instrumentalizado para legitimar esta expansión colonial, y las mismas normas ético-políticas deben aplicar para todos, incluyendo a los israelitas. Desde este punto de vista, el hecho de que los musulmanes árabes continúan funcionando como el Otro constitutivo de Europa es precisamente qué uno tiene que someterse a un análisis crítico que debe "deconstruir" la imagen de la amenaza fundamentalista islámica… El rasgo verdaderamente enigmático es cómo (de nuevo, en un tipo de hueco paralaxico) estas dos vistas completamente opuestas pueden coexistir en nuestro espacio público: es posible afirmar, al mismo tiempo, que el antisemitismo es de nuevo todo-penetrante en su versión "postmoderna", Y que los musulmanes continúan funcionando como la figura del Otro cultural-racial. ¿Dónde, en esta oposición, está la verdad? Definitivamente no en cualquier tipo de fundamento medio, de evitar los dos extremos. Uno, más bien, debe afirmar la verdad de ambos extremos, concibiendo cada uno de los dos como el síntoma de su situación opuesta. Haciéndose a la idea de que, el que los judíos se convierten en un Estado-nación no implica el FIN de Judaísmo – ¡no es ninguna sorpresa que los nazis hayan apoyado ese plan! Los judíos representaban el Pliegue-de-cuatro precisamente para mantener su identidad sin un Estado-nación.
 
 
 
 
Título Original: Christians, Jews and Other Criminals: A Critique of Jean-Claude Milner
 
NOTAS

[1] Jean-Claude Milner, Les penchants criminels de l'Europe démocratique [Las inclinaciones criminales de la Europa democrática], Paris: Editions Verdier, 2003.

[2] Milner, op.cit., p. 42.

[3] Milner, op.cit., p. 141.

[4] Milner evoca la guerra post-yugoslava de los tempranos 1990's como un "ejemplo particularmente revelador" (op.cit., pág. 66.) de esta borradura: para responder sobre este conflicto, uno tiene que regresar a las figuras históricas que, como Milner lo formula mordazmente, es más "temprano que el Tratado de Roma", la Segunda Guerra Mundial, el tratado de Versalles, el Congreso de Viena, etc. – Perplejos por esta intrusión de historia, Europa levantó sus manos y tuvo que recurrir a los EE.UU…. Lo qué nosotros tenemos aquí es un "ejemplo particularmente revelador" de la ignorancia del propio Milner: la referencia a la historia, a las "antiguas pasiones y las cuentas pendientes que explotan de nuevo", fue uno de los lugares comunes de la percepción de Europa Occidental de la crisis post-yugoslava – todos los medios de comunicación y los políticos repitieron eternamente el cliché según el cuál, para entender lo qué estaba pasando en la ex-Yugoslavia, uno tenía que saber cientos de años de historia. Lejos de la Europa Occidental que se niega a confrontar el "peso de historia" en los Balcanes, estos espectros del pasado sirvieron más bien como una pantalla ideológica resucitada para permitirle a Europa evitar confrontar sus apuestas políticas reales de la crisis post-yugoslava…

[5] Milner, op.cit., p. 97.

[6] Milner, op.cit., p. 119.

[7] Milner, op.cit., p. 126.

[8] François Regnault, Notre objet a, Lagrasse: Verdier 2003.

[10] Heinz Hoehne, The Order of the Death's Head. The Story of Hitler's SS, Harmondsworth: Penguin, 2000, p. 336-337

 

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...