Cristianos del PSOE ven en la reforma de la Ley de Libertad Religiosa una «oportunidad» para la «igualdad de trato»

El coordinador de los cristianos del PSOE, Carlos García de Andoain, ve en la reforma de la Ley de Libertad Religiosa anunciada por la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, una "oportunidad" para fomentar "la igualdad de trato" entre las diferentes confesiones que conviven en España.

En declaraciones a Servimedia, García de Andoain aseguró que esta reforma "puede ser una oportunidad" para abrir un "diálogo público sobre el lugar que ocupan las creencias religiosas" en una sociedad democrática como la española.

Lo cierto, añadió, es que ésta es "una cuestión que creíamos ya superada", pero que "en estos últimos años ha vuelto a resurgir y por eso debemos aprender a ser laicos". En esa tarea, consideró fundamental defender "una laicidad que no vaya contra nadie", sino que se entienda como "un paso adelante en un Estado y en una vida pública en la que podamos coger todos".

Sin embargo, indicó que quizás algunos quieran "aprovechar esta ley para meter a la Iglesia en la sacristía", aunque en realidad esta reforma está planteada para reforzar una "cultura pública en que quepamos todos".

En este sentido, García de Andoain recordó que los acuerdos de 1992 con judíos, musulmanes y protestantes no se han desarrollado lo suficiente como para garantizar la igualdad de trato de estas confesiones con el catolicismo, mayoritario en España.

De hecho, estas confesiones "tienen extraordinarias dificultades" para abrir centros de culto o para asistir a sus enfermos en los hospitales, aseguró.

Además, esta reforma de la ley también incluirá a los agnósticos o a quienes decidan vivir su fe al margen de cualquier confesión, algo que calificó de "positivo" para la convivencia democrática.

ABORTO En cuanto a la apertura de un eventual debate sobre la ley del aborto, señaló que le parece bien que se fortalezcan aspectos de la ley que garanticen la seguridad jurídica de las mujeres que decidan abortar, para que no sean llamadas a declarar años después.

Sin embargo, aclaró que "el aborto no es un derecho, porque hay un proyecto de persona que tiene que irse realizando, e interrumpir ese proceso no puede considerarse un derecho". Pero tampoco se puede enviar a una mujer que aborta a la carcel, matizó.

Los cristianos del PSOE están de acuerdo con el plantemiento actual de la ley y destacan la necesidad de analizar cuáles son las razones por las que determinados colectivos de población recurren al aborto, y ofrecer soluciones.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...