Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Cristianos de base exigen a la Iglesia una “comisión de la verdad” que investigue los abusos e indemnice a las víctimas

En una carta abierta, denuncian la “negación y minimización” del drama de la pederastia clerical por parte de las instituciones católicas españolas a las que acusan de “un delito de encubrimiento”.

“Exigimos la creación de una Comisión de la Verdad, financiada por la Conferencia Episcopal Española (CEE) y la Confederación de Religiosos de España (CONFER), pero con un mandato independiente que investigue la verdadera magnitud de los abusos sexuales dentro de la Iglesia Católica Española”. Varios colectivos de Iglesia de base han suscrito una carta abierta en la que denuncian la “negación y minimización” del drama de la pederastia clerical por parte de las instituciones católicas de nuestro país, a las que acusan de “un delito de encubrimiento”.

La carta, que lleva por título ‘Pasar de las tinieblas a la luz’, está firmada por entidades como Alandar, Revuelta de Mujeres en la Iglesia, Redes Cristianas, Movimiento por el Celibato Opcional (MOCEOP) y Red Miriam de Espiritualidad Ignaciana Femenina, así como muchos cristianos de base y medios como Religión Digital.

Entre las propuestas lanzadas, se insta a la jerarquía católica a crear “una oficina centralizada” que “establezca criterios unánimes de actuación y revise la adecuación de los protocolos de actuación de las diócesis y las órdenes religiosas españolas en materia de abusos sexuales a menores y otras personas vulnerables” y que incluya, entre otras cuestiones, la “tramitación e investigación de las denuncias de abusos, referidas tanto a hechos actuales como a hechos sucedidos en el pasado”, el acompañamiento a las víctimas, “medidas de indemnización” y la creación de “entornos seguros para los menores”.

No a los pactos de silencio

Al tiempo, instan a CEE y CONFER a “asegurarse de que las declaraciones públicas de sus portavoces en ningún caso minimizan o relativizan la realidad de los abusos sexuales de menores y personas vulnerables dentro de la Iglesia Católica y el sufrimiento de las víctimas” y que “cualquier denuncia de abusos sexuales de menores y personas vulnerables dentro de la Iglesia Católica es investigada con la mayor celeridad posible”. También piden que “cualquier sacerdote, religioso o agente de pastoral que sea acusado de abusos sea apartado de sus funciones hasta que se resuelva la investigación del caso” y que “en ningún caso las medidas de reparación o, en su caso, las indemnizaciones recibidas por las víctimas de casos de abusos sexuales dentro de la Iglesia se condicionan a un pacto de silencio sobre los hechos”.

Además, advierten de la necesidad de “no utilizar, en los casos de abusos sexuales de menores y personas vulnerables dentro de la Iglesia, tácticas de defensa judicial o extrajudicial agresivas, que supongan el menoscabo, el desprestigio o la desacreditación de las víctimas, exponiéndolas así a un nuevo proceso de victimización”.

“2022 debe ser un año de verdad, justicia y reparación para las víctimas de abusos sexuales dentro de la Iglesia católica española”, reclama la carta abierta, que pide a la Conferencia Episcopal que “cese la ocultación de los abusos y que establezca medidas eficaces de búsqueda de la verdad, la justicia y la reparación para sus víctimas y para la protección de los menores”.

“Los abusos sexuales, especialmente los que se cometen contra menores y personas vulnerables, son una grave violación de los derechos humanos, un gravísimo delito y un horrendo pecado”, recuerdan los firmantes, que insisten en “un daño inmerecido e injustificable que ha condicionado la vida de personas inocentes hasta el punto de conducir a algunas de ellas hasta el suicidio ante el silencio, la indiferencia y la cobardía de muchos”.

Una situación, la de la inacción de los obispos españoles, que “contrasta con lo que ha ocurrido en otros países, en que los pasos dados han reconfortado a las víctimas sin suponer con ello el fin de la Iglesia, sino precisamente todo lo contrario”.

Conocer la magnitud de los abusos

“Nadie conoce verdaderamente la magnitud de los abusos sexuales dentro de la Iglesia Católica en nuestro país”, lamenta el comunicado, que agradece la labor periodística que ha ofrecido unos datos “admitidos a regañadientes por la CEE” y que, “tristemente no son más que la punta del iceberg de un drama que se alimenta del silencio y la ocultación”.

Un silencio y una “actitud defensiva” que desde hace décadas preside la actitud oficial de la Conferencia Episcopal, y que “no ha cambiado, a pesar de que sucesivos escándalos de abusos han ido afectando a un país tras otro, tanto en el mundo anglosajón -Australia- como en Europa -Alemania, Austria, Bélgica, Francia, Holanda, Polonia- como en América Latina -Chile, Colombia, México-“.

“Todo este drama tiene mucho que ver con una cierta concepción de la Iglesia basada en el concepto de jerarquía y en el poder del estamento clerical”, denuncian estos colectivos, que recuerdan que este año se cumplen 20 años del ‘Spotlight’ y tres de la ‘Cumbre antipederastia’ en el Vaticano. “Es imprescindible que la Iglesia española pase de las tinieblas a la luz en el tema de los abusos. Y es hora de que todos hagamos lo que esté en nuestra mano para que esto suceda”.

Total
2
Shares
Artículos relacionados
Total
2
Share