Crece la polémica entre la Iglesia y el Gobierno de Bolivia

La Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) aseguró que en el país nadie puede conformarse con sólo observar «el constante debilitamiento de la democracia» ante la existencia de muchos signos «de arbitrariedad y abuso de poder». Molesto, el Ejecutivo tildó tales declaraciones como «divisionistas» y el presidente Evo Morales rechazó la invitación para asistir a la asamblea de los obispos que se desarrolla en Cochabamba.

«No podemos ser espectadores en el constante debilitamiento y ojalá no la ruina total de la democracia. Hay muchos signos de arbitrariedad y abuso de poder», manifestó ayer el presidente de la CEB, monseñor Ricardo Centellas, durante la inauguración de la CV Asamblea Plenaria de los Obispos de Bolivia.

«Prematuramente hemos entrado en un ambiente electoralista, que no tiene causa ni fin; esto nos muestra una preocupación de imponer y sostener un proyecto de permanencia en el poder por el poder, que desdice la marcha de un verdadero proceso de cambio que necesita Bolivia», manifestó Centellas al enfatizar que el Gobierno muestra signos de arbitrariedad y abuso de poder.

Asimismo, el Presidente de la CEB admitió que es complicado reclamar el cumplimiento de los derechos en la situación que se vive en Bolivia, donde no existe independencia en los órganos del Estado y con un sistema judicial controlado y manipulado.

El prelado exigió respeto a la CPE para que los bolivianos sigan gozando de las ventajas del vivir en un Estado de derecho.

Por otra parte, pidió no alentar las «contradicciones» argumentando que en el país se vive una estabilidad económica, mientras que la realidad es diferente.

MAS pide dedicarse a la fe

Tras el mensaje, el presidente del Senado, Milton Barón, indicó que la Iglesia Católica «debe dedicarse a hacer lo suyo en materia de fe y religión», y dejar a los políticos hablar sobre la política. «Creo que todos somos respetuosos con la Iglesia Católica, pero lo que también hay que pedir es que absolutamente respetemos el trabajo del Tribunal Supremo Electoral», aseguró Barón en conferencia de prensa.

A su vez, el ministro de la Presidencia, Alfredo Rada, respondió que «en Bolivia no sólo que hay una democracia plena y absolutamente vigente sino que nuestros avances democráticos se han convertido en ejemplo a nivel internacional».

En una carta dirigida a la Conferencia Episcopal, Rada pidió a la Iglesia unir, «no dividir ni tampoco confrontar a los bolivianos».

El Gobierno expresó su extrañeza por recibir una nota de la CEB «escrita con tan lindas palabras», pero que a las pocas horas se conozcan declaraciones de algunos obispos que «persisten en utilizar duros y falsos conceptos», como la afirmación de que la democracia boliviana estuviera en riesgo.

«El presidente Evo Morales ha optado por no participar del evento al que fue invitado, debido a que las actitudes comentadas no guardan coherencia con el mensaje del Papa Francisco y del cardenal Toribio Ticona», concluyó Rada.

La polémica entre la Iglesia y el Gobierno se reactivó en los últimos días, después de que el arzobispo de Sucre, monseñor Jesús Juárez, pidiera respeto a los resultados del referéndum del 21F. Morales calificó como una vergüenza la posición del religioso, pero el miércoles la CEB ratificó su posición de defensa del referéndum y le dijo al Presidente que se quede tranquilo porque «los obispos no formarán un partido político».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...