Costa Rica: Debate sobre un Estado laico se enfrió, pero sigue vigente

La polémica perdió volumen, pero no se agotó.

En la Iglesia y en instancias políticas continúa la incertidumbre por la idea de crear un Estado laico, un tema que ardió en setiembre pasado debido a un proyecto de ley hecho público al calor de la campaña política.

Los obispos costarricenses se opusieron con el argumento de que fue presentado por enemigos del catolicismo y que pretende negar a la Iglesia todos los espacios en la sociedad.

El presidente de la República, Óscar Arias, estuvo de acuerdo con eliminar el carácter confesional del Estado. “Nosotros nos quedamos atrás. Se equivocaron (los constituyentes) y vale la pena enmendar el error. Debemos ser también un país con un Estado laico. Y ya. Punto. Ya no quiero hablar más del tema”, dijo como para aquietar la polémica.

Y lo logró a medias. El tema perdió interés en la discusión pública, pero el proyecto sigue flotando entre cientos de iniciativas en la Asamblea Legislativa.

En la Iglesia saben que en algún momento volverá a colocarse sobre el tapete, en paralelo a otros temas contradictorios con la moral católica, como el del aborto, la legalización de parejas homosexuales y otros impulsados por “enemigos de la Iglesia”, como dijo monseñor Hugo Barrantes.

Las autoridades eclesiásticas estaban preocupados porque el proyecto además pretendía eliminar de la Constitución Política las menciones a Dios. “Están atacando a toda la Iglesia y a Dios”, agregó.

El propio Arias recordó que El Vaticano está a favor de los Estados laicos, por lo cual le parecía incomprensible la reacción de los obispos. “No sé por qué tanto brinco, si el suelo está parejo”, dijo entonces.

Costa Rica es el único país de América Latina que da al catolicismo el rango de religión oficial.

La discusión llevó incluso al obispo de Cartago, Francisco Ulloa, a pedir a los feligreses, desde el púlpito, no votar en las elecciones por los candidatos que apoyaran ese proyecto de ley, lo cual le valió una denuncia ante el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE).

Con el triunfo de Laura Chinchilla, católica practicante y afín a esferas religiosas, los obispos sienten optimismo, pero también trabajan para abordar el tema antes de que vuelva a elevarse el tono del debate público.

“Es muy posible que lo del Estado laico se contenga en un eventual acuerdo Estado-Iglesia. Yo supongo que ese sería uno de los temas en ese gran marco jurídico”, dijo ayer Viviana Martín, diputada electa y encargada de este tema, a petición de Chinchilla.

Barrantes es más cauto, pero admite la posibilidad. “No se ha hablado de que caiga el artículo 75, pero podría ser, siempre que la Iglesia tenga el lugar que se merece”, expresó.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...