Córdoba: El PSOE lleva al Pleno la moción para cobrar el IBI a la Iglesia

Los socialistas argumentan que hay «privilegios faltos de justicia social»

El grupo socialista en el Ayuntamiento registró ayer la moción por la que intenta que el Pleno municipal apruebe cobrar el IBI a los inmuebles que son propiedad de la Iglesia católica y que el pasado sábado ordenó la ejecutiva federal para que se hiciera en los ayuntamientos en los que el PSOE tiene representación.

En la moción, aparte de realizar un censo para controlar los inmuebles rústicos y urbanos que están a nombre de la Iglesia católica y de otras confesiones religiosas, hay un segundo punto de mayor calado. En el mismo se pide al Gobierno de España que presente una ley de libertad de conciencia y religiosa para modificar un paquete de leyes en los que los más diversos colectivos sociales, entre ellos las distintas confesiones, tienen una serie de ventajas. También se incluye la revisión de los acuerdos del Reino de España con la Santa Sede.

Estas petición del Partido Socialista forma parte del paquete de medidas pendientes de esta formación política. Uno de los primeros anuncios que hizo en 2004 el entonces recién elegido Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero fue el de la elaboración de esta ley que no llegó a ver la luz después de ocho años en el poder y que perseguía limitar el campo de acción de los católicos en la vida pública.

Aunque en el texto de la moción se añade siempre una coletilla que hace relación a las demás confesiones religiosas, el fondo de la misma no es otro que la Iglesia católica. Donde más claro se ve es en el párrafo en el que hace referencia a que las entidades religiosas "gozan de unos privilegios que en nuestros tiempos, y en los momentos actuales de grave crisis económica resultan cuanto menos anacrónicos y faltos de justicia social". En la moción no se hace mención alguna a las diversas acciones que a diario desarrolla la Iglesia católica con sus propios recursos para paliar los efectos de la crisis, como comedores sociales, reparto de alimentos y de ropa, o pago de recibos, entre diversas fórmulas de ayuda y que suponen un descargo para las instituciones públicas.

Esta moción, que tiene escasas posibilidades de prosperar, después de que el alcalde, José Antonio Nieto, anunciara días atrás que no la apoyará el PP, iba a contar con otra similar de IU, que finalmente fue retirada ayer en la junta de portavoces. Esta última pedía el cobro del IBI a la Iglesia católica y a las demás confesiones religiosas de acuerdo "con el esfuerzo fiscal que en este momento se está pidiendo al conjunto de la sociedad".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...