Contra el catolicismo

Contra el catolicismo reúne la mayoría de los trabajos que Alberto Cardín consagró a asuntos religiosos. En ellos contempla las adscripciones religiosas de hoy como derivación de un fuerte aumento en la demanda de sentidos de la vida y en el marco de una intensificación de la competencia entre cosmovisiones en las sociedades complejas. Su argumento principal respecto de la nueva y creciente actualidad de lo sagrado está en la exigencia perentoria de retomar la vieja crítica racionalista y humanista de la religión, ante lo que parece ser la suspensión del proceso de laicízación de la sociedad iniciado por las Luces.
 

Ficha técnica:

Título Contra el catolicismo
Autor Alberto Cardín
Editorial Muchnik Editores S.A.
Páginas 284
Fecha pub. 1997
Encuadernación
210 x 135 mm. Rústica
ISBN
84-7669-262-5

Contra el catolicismo reúne la mayoría de los trabajos que Alberto Cardín consagró a asuntos religiosos. En ellos contempla las adscripciones religiosas de hoy como derivación de un fuerte aumento en la demanda de sentidos de la vida y en el marco de una intensificación de la competencia entre cosmovisiones en las sociedades complejas. Su argumento principal respecto de la nueva y creciente actualidad de lo sagrado está en la exigencia perentoria de retomar la vieja crítica racionalista y humanista de la religión, ante lo que parece ser la suspensión del proceso de laicízación de la sociedad iniciado por las Luces.

El volumen aparece dividido en tres partes. Un primer bloque recoge textos de denuncia contra el proyecto de la Iglesia de Roma de volver a ser toda la sociedad y de presentarse como una auténtica alternativa civilizatoria. El segundo apartado presenta artículos sobre lo que la fantasía mediática llama las sectas, en los que Cardín advierte que el discurso estigmatízador contra los nuevos movimientos religiosos se conduce a la manera de una reedíción de la vieja heresiología cristiana. El último capítulo agrupa varios artículos en los que, abordando cuestiones como la guerra del Golfo o el affaire Rushdíe, Cardín descubre su actitud de reserva y fascinación hacia el mundo islámico.


Alberto Cardín (Villamayor, Asturias, 1948-Barcelona 1992) es sin duda una de las personalidades intelectuales más sugestivas de los últimos años. Transitando continuamente entre la literatura, la crítica literaria y la antropología, brindó reflexiones críticas de una especial lucídez cuya vigencia no ha hecho sino aumentar con el tiempo. Discípulo de Gustavo Bueno, Ramón Valdés y Oscar Masotta, Cardín estuvo entre los introductores del psicoanálisis lacaniano en España y participó activamente en el período de agitación cultural que fue la transición política española. Colaboró con publicaciones emblemáticas de la época, como Ajoblanco y El Viejo Topo, y él mismo capitaneó proyectos editoriales de vanguardia, como las revistas Diwan, Revista de Literatura, La Bañera o Sínthoma.

Hasta el final de su vida continuó prodigando su incisiva visión sobre la realidad cultural y política en El País, Diario 16, El Mundo, … Fue profesor de Antropología cultural en la Universidad de Barcelona y publicó los ensayos Guerreros, chamanes y travestis (1984), Tientos etnológicos (1986), Lo próximo y lo ajeno (1990) y, ya póstumamente, Un cierto psicoanálisis (1993) y Dialéctica y canibalismo (1994).

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...