Continúa el descenso paulatino del alumnado que elige Religión en Burgos

El 60% de los estudiantes opta por esta asignatura, 6 puntos menos que hace 2 años. «Está claro que aumenta el secularismo»

Los datos no arrojan un descenso espectacular en la elección de la asignatura de Religión Católica, pero ratifica la tendencia de los últimos años. Cada curso son unos poquitos menos los estudiantes que eligen esta optativa en los centros públicos. Al menos así se refleja de la estadística facilitada por la Delegación Diocesana de Enseñanza, cuya valoración de los datos no deja lugar a dudas: «Está claro que aumenta el secularismo y la increencia religiosa».

En el presente curso han optado por matricularse en Religión 15.722 estudiantes de centros públicos, lo que supone el 60,19%. En curso inmediatamente anterior fueron el 63,69% y en el 2010-2011 ascendía casi al 66%. El descenso afecta a todas las edades educativas, aunque se acentúa sobre todo en Primaria y Secundaria. Hace dos años los estudiantes de 1º a 6º que elegían Religión suponían el 76% de los matriculados en centros públicos, mientras que ahora son el 71%. En el primer ciclo de Secundaria han bajado del 51,7% al 38%, un 12% menos, y en el segundo ciclo de la E.S.O. pasan del 41 al 35%.

Descienden igualmente en Educación Infantil, aunque en menos proporción ya que pasan del 75% de hace dos años al 73% del curso actual. En Bachillerato la reducción pasa del 29% al 24% en el presente curso.

Por el contrario, las cifras que afectan a los colegios concentrados apenas varían, e incluso suben unas décimas rondando siempre el 98% de la matrícula. De los 14.622 alumnos totales, 14.435 eligen como optativa la Religión. Sumando centros públicos y concertados y haciendo la media, un 74% de los matriculados cursan la asignatura religiosa, 3 décimas por debajo que hace dos años (77%).

Las causas que barajan desde la Delegación Diocesana de Enseñanza para este descenso paulatino son diversas y variadas: desde tener que comprar el libro a preferir clases de apoyo «porque no hay una alternativa seria a la Religión», pasando por la «falta de valoración y de desconocimiento de la asignatura que lleva a algunos a pensar que como el niño ya hizo la Primera Comunión no es necesario que vaya». Manuela García, delegada diocesana, añade en Bachillerato el hecho de que la nota de esta asignatura no cuente.

La Ley de Wert

El «aumento del secularismo», como lo definen desde la Diócesis, se verá afectado con el proyecto de reforma educativa del ministro Wert, que obliga al alumnado a elegir entre Religión y la enseñanza de Valores Culturales y Sociales para Primaria, y Valores Éticos para Secundaria.

La postura del ministro en el tema de la Religión, que considera una «opción política», ha sido criticada por la mayoría de los partidos y por buena parte de la comunidad educativa porque consideran que la alternativa a la Religión es una asignatura que debería cursar todo el alumnado con independencia de su opción religiosa.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...