Consideran «peligrosas» iniciativas de la Iglesia

Como «peligrosas» para la libertad de pensamiento consideraron abogados locales las iniciativas con las que jerarquía católica mexicana busca reformar los artículos constitucionales que garantizan el estado laico.

En entrevistas, representantes del gremio local consideraron que, por ejemplo, ampliar los derechos políticos de ministros de culto religioso –actualmente acotados por el artículo 130 de la Constitución- les daría “ventajas” en la competencia electoral y un poder “ilimitado” entre la sociedad.

Permitirles, además, impartir educación religiosa en las escuelas públicas –actualmente prohibido por el Artículo 3- atentaría contra la libre formación de los educandos, agregaron los entrevistados.

“Es peligroso. Si en esta ocasión los católicos quieren que se elijan diputados y senadores, obviamente que para empezar tendrán gran éxito, por todos los adeptos a las iglesias católicos, y segundo, su poder será ilimitado, más de lo que tienen ahora (…) van a mandar en el país, con poder económico, político y religioso”, dijo Antonio Rivera Velarde, vicepresidente de la Barra y Colegio de abogados de Ciudad Juárez.

“Debemos dar al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios, y si los sacerdotes quieren participar en la política, deben abandonar su estado religioso, porque desde los púlpitos, en nombre de Dios, llevan una ventaja de convencimiento sobre la gente, que no esté muy versada o que sea ignorante; entonces, eso ya está plenamente superado en nuestro país”, consideró por separado el abogado Francisco Javier Cuéllar, presidente del Colegio de Abogados Benito Juárez.

Información periodística difundida a nivel nacional indica que la jerarquía eclesiástica mexicana está cabildeando ante el Congreso de la Unión un paquete de iniciativas de reformas a los artículos constitucionales sobre los que se funda el principio del estado laico Mexicano.

Entre las reformas que impulsan ante el poder legislativo, se informó, están las reformas al artículo 130, con el fin de que se permita a los ministros de culto asociarse con fines políticos y, también, al artículo 3, con la intención de que se imparta educación religiosa en las escuelas públicas.

“La educación debe ser laica, porque permite más la libertad del pensamiento al educando, y porque a veces la educación religiosa puede llevar al fanatismo, y porque la fe se ha usado históricamente como instrumento de manipulación, y eso no debe ser, porque la educación debe tender a formar en el educando una conciencia de libertad de pensamiento, y eso podría conducir a la intolerancia religiosa”, dijo Cuéllar.

“El estado laico es el fiel de la balanza para que cada quien elija la religión que mejor le parezca, pero fuera de las escuelas públicas, como hoy, porque si no estaríamos adoctrinando a alumnos en religiones, y estaríamos en riesgo de que la ultraderecha tomara un poder inmenso”, dijo por separado Rivera.

En tanto, la Sociedad de Padres de Familia por el Laicismo expresó su “profunda preocupación”.

“¿Por qué la educación debe seguir siendo laica? Porque es el único principio que garantiza la sana convivencia entre personas de diferentes religiones”, comentó Alfredo Velázquez, vocero de dicha agrupación formada en esta ciudad desde hace seis años.

En entrevista, Velásquez cuestionó la iniciativa señalando que, si la jerarquía católica es la que impulsa la medida, es porque esa es la religión que pretenden imponer en las escuelas, por encima, dijo, de otras 600 asociaciones religiosas debidamente registradas y constituidas ante la Secretaría de Gobernación.

“Los abogados católicos dicen: ‘El padre de familia tiene derecho a que su hijo reciba educación religiosa’. Sí, ¿dónde? En los templos. No voy a mandarlo para que reciba instrucción religiosa en la escuela, esa la recibe en la iglesia”, dijo Velásquez.

“Si el cardenal Norberto Rivera quiere que se imparta educación religiosa, que la imparta en los templos católicos, que por lo general se encuentran vacíos”, agregó el entrevistado.

Sobre la posibilidad de que los ministros de culto puedan participar como candidatos a puestos públicos, Velásquez dijo que se atentaría contra la doctrina cristiana que, desde Jesucristo, estableció una separación entre la religión y la política.

“Es sumamente peligroso, porque un ministro de culto voluntariamente ha aceptado un estilo de vida, en el que sus actividades van dirigidas a lo espiritual, al cuidado de las almas. El primer laico de la historia es el mismo señor de Jesucristo, que establece una separación (al hablar del dar al César lo que es del César, dijo). Eso quiere decir laico, separado de”, agregó.

Piden modificar artículos— Es necesario que se actualicen los Artículos 3 y 130 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, opinó ayer el párroco de la Catedral, Ignacio Villanueva Muñoz.

Al ser cuestionado sobre las reformas constitucionales en materia religiosa, el sacerdote comentó que sería conveniente que la Iglesia se encargue de impartir clases de moral o de enseñar los Mandamientos porque son la base de los valores.

Aunque el Artículo 3 dice que la educación debe ser laica y mantenerse ajena a cualquier doctrina religiosa, Villanueva Muñoz comentó que “el Artículo 3 es ya medio arcaico”, pues incluso en los gobiernos socialistas la Iglesia interviene en la educación porque es la encargada de la formación espiritual del ser humano.

Dijo que “el hombre no sólo es materia, es espíritu y en una escuela no se habla de mandamientos que son la base de valores, el respeto a la vida, el respeto al amor, a la familia y la Iglesia tiene ese deber porque para eso la mandó Jesucristo, para eso la fundó”.

Agregó que lo de estado laico actualmente es un membrete que se le ha puesto, pues todos los fieles son los laicos.

Indicó que es necesario que se actualice ese artículo de acuerdo con los tiempos modernos, pues si bien no se busca cambiar la Constitución sí es necesario adaptar ciertos artículos a los tiempos y a las circunstancias actuales.

Dijo que es necesario que en las escuelas se impartan clases de moral y ética, pues hace años los niños aprendían a respetar a sus semejantes y al medio ambiente, lo cual puede ser manejado actualmente por la Iglesia.

Comentó que los padres de familia son los principales educadores de sus hijos y, después de ellos debe intervenir el Estado seguido por la Iglesia debido a sus valores espirituales.

Otro de los artículos que debe ser modificado de acuerdo al sacerdote Villanueva Muñoz es el 130.

Comentó que es necesario que los religiosos tengan derecho a opinar sobre situaciones que competen a la sociedad en general.

No se busca que los religiosos participen en partidos políticos, sino que su punto de vista sea tomado en cuenta porque es un ciudadano como cualquier otro que tiene obligaciones y, por tanto, debe tener derechos.

“El sacerdote tiene el derecho de opinar sobre ciertos asuntos que competen al bienestar de todos, por ejemplo opinar sobre la eutanasia, la Iglesia tiene derecho porque es una institución religiosa que fue fundada por Jesucristo, el dueño de la vida y de la muerte, y la Iglesia tiene derecho de opinar”, abundó.

La opinión de la Iglesia es muy necesaria porque los sacerdotes son personas que tienen estudios incluso de leyes y están capacitados para dar opiniones muy objetivas sobre ciertos temas.

Indicó que no considera que la Iglesia busque obtener recursos por parte del Gobierno, aunque sí podría gozar de algunos beneficios como las escuelas que están exentas de pagar algunos servicios públicos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...