Conflictos en los centros. Se atacan derechos fundamentales

La organización de actividades confesionales para finalizar el trimestre genera conflictos al verse vulnerada la libertad de conciencia, la igualdad, la no discriminación,…

En algunos colegios públicos andaluces, los padres y madres de alumnos están en estos momentos luchando por que las actividades organizadas para el final de trimestre pueden unir a toda la comunidad escolar en lugar de enfrentarla por razones de conciencia, algo que afecta a sus derechos fundamentales.

Esta vez se trata de que en el colegio Rodrigo Caro de Utrera (Sevilla), se programa una Función de Navidad con objetivos explícitamente religiosos y confesionales, que en la escuela pública, obligada a tratar por igual al alumnado, es totalmente inaceptable. Desde pequeños, se les separa asi, obviando la necesaria convivencia en igualdad y respeto entre todos los alumnos y alumnas.

Los valores cívicos son los que definen y son compartidos por toda la ciudadanía, sin que se pregunte por su religión; los valores religiosos pertenecen a la esfera de lo personal de cada ciudadano, y son respetables, pero no necesariamente compartidos por la ciudadanía. De ahí que los Colegios Públicos no puedan dar educación de ninguna religión, excepto ahora, que obligados por el Concordato, dedican un aula para su catequesis. Pero están obligados a no discriminar a los que n la eligen.

En el programa de la Función de Navidad se entiende lo cívico como otro tipo de valores, frente a los religiosos.

“se intenta fomentar, en los alumnos, los valores religiosos que se trabajan desde el aula y la religiosidad popular que nuestra tierra andaluza atesora así como otros valores cívicos y laicos que están inmersos en estas fiestas tan entrañables”.

Entre los objetivos de esa Función de Navidad hay contradicciones flagrantes: Una fiesta laica es la que no se define con referencias de ninguna religión. Pero aquí son explícitas: los no cristianos quedan fuera.

  • Vivenciar el espíritu cristiano que entraña la Natividad de Jesús.
  • Vivenciar el espíritu de la Navidad como fiesta laica.
  • Interiorizar todos los valores y contenidos propios del Teatro.

Es lo que provoca conflictos y enfrentamientos en la comunidad educativa cuando, fuera del ámbito del aula de religión, se programan actividades de contenido religioso para todo el alumnado, de manera que se ven claramente discriminados en ellas los que van de los que no van  a religon, y lo que es más grave, mostrando así ostentosamente y dando por hecho la confesionalidad católica de ese Colegio Público. Lo más sorprendente en este caso, por tropezar con las indicaciones oficiales para estos asuntos, es que las propone, e incluye en su Plan de Centro, con objetivos y argumentos de carácter explícitamente confesional.

¿Cómo lo entenderán esos niños, y sus propios compañeros? Se trata de menores de edad, cuya relación afectiva con sus profesores y con su colegio difícilmente les permite entender esa discriminación. Sus derechos a una educación en igualdad, sus derechos fundamentales a la libertad de conciencia, son conculcados gravemente.

El Concordato firmado por Franco con la Iglesia Católica sigue vigente en esta época de democracia, deja coja la aconfesionalidad que la Constitución define.

¿Seguirá la Iglesia Católica, a través de sus catequistas, invadiendo el espacio de la escuela, a pesar de su Constitución aconfesional? ¿Qué opinan los maestros y maestras, los profesores de esos niños y niñas? ¿Qué responden las autoridades educativas a las quejas de esos padres y madres?

María Dolores González. Sevilla Laica (Europa Laica)

colegio Rodrigo Caro Utrera

Archivos de imagen relacionados

  • colegio Rodrigo Caro Utrera
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...