Condenan a un cura platense que discriminó a mujeres por TV

Un cura de La Plata fue condenado por el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) por sus dichos discriminatorios hacia un grupo de mujeres, los cuales fueron emitidos en un programa de televisión por cable. La medida también alcanzó a la empresa Cablevisión y la pena consiste en dar a conocer la resolución del organismo nacional y prohibir la emisión de mensajes con contenidos discriminatorios, degradantes o difamantes. Un video publicado por Diagonales resultó clave para el avance de la denuncia presentada por la madre de Plaza de Mayo, Adelina de Alaye; una hermana de la plaza, Martha Ungaro, y el defensor oficial de menores de La Plata, Julián Axat.

El presbítero de la arquidiócesis de La Plata, Raúl Anatoly Sidders, fue acusado de discriminar en su programa que emite un canal local. Entre otras cosas calificó de "loquitas" y "yeguas" a mujeres militantes de género y de “putas” a bailarinas de televisión.

Sidders fue capellán en Gendarmería Nacional y es apadrinado por Monseñor Héctor Aguer. Mientras cumplía funciones de Presbítero en el colegio San Vicente de Paul de la ciudad de La Plata, durante 2010-2011, tenía un espacio pagado por la curia platense, en el canal Somos La Plata, perteneciente a la firma Cablevisión. Se llamaba “Ave María Purísima”, y se emitía los sábados al mediodía.

En el pedido de intervención al INADI, los denunciantes incorporaron al menos cinco fragmentos de su programa, entre los que se cuenta uno en el que discrimina al titular de la CGT, Hugo Moyano, a quien califica como un “negro de pelo duro”, y compara al Che Guevara y la Madre de Plaza de Mayo Hebe de Bonafini con Massera.

También incorporaron el inicio del programa del 3 de diciembre de 2011 en el que el presbítero se refiere a un grupo de mujeres que reclamaba contra la violencia de género como “cuarenta o cincuenta loquitas que estudian periodismo en la facultad de La Plata”, y luego directamente como “las yeguas estas”.

A raíz de la denuncia, con mucha velocidad fuerpn levantadas todas las imágenes que se podían ver en la red social Youtube donde el cura se explayaba sobre distintos temas con la presencia de niños a su alrededor, expresándose en términos xenofobos, sexistas y procesistas. El INADI solo pudo relevar uno de los programas en el que el presbítero se refiere a las jóvenes universitarias de La Plata. El video quedó guardado en el archivo de Diagonales y fue sumado al expediente.

“Putas”, las que bailan en ShowMatch. “Loquitas”, “chirusas”, o directamente “yeguas”, aquellas que están contra la violencia de género. También dijo que una plaza de Ensenada debería tener el nombre del genocida Eduardo Emilio Massera. Por esas descalificaciones, otras similares y dichos racistas y procesistas vertidos en su programa de televisión, Sidders y Cablevisión fueron condenados por “discriminación” y tanto el cura como la empresa deberán dar a conocer el contenido de la resolución.

Perfil. Sidders, de 52 años, es capellán del Jardín de Infantes San Bernardo, el Colegio San Vicente de Paul y el Instituto de Educación Superior. Fue ordenado en San Miguel el 20 de noviembre de 1988, y hasta 2002 fue capellán de la Gendarmería Nacional con asiento en la zona cordillerana de Neuquén, donde la Comunidad de Organizaciones Mapuches y la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) pidieron su expulsión por actos de autoritarismo y de invasión de tierras de las comunidades.

El presbítero se hizo conocido en 1993 cuando respaldó y defendió públicamente al comisario de la policía bonaerense Víctor Huanca, involucrado en un caso de robo de una bebe recién nacida. El 9 de junio de 2008, ofició la misa durante el entierro de Bernardo Neustadt. 


La denuncia y la condena (publicadas por el diario La Nación):

cura argentino condenado

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...