Concentración frente al arzobispado de Iruñea

El jueves día 10, los miembros de la Asociación Sasoia han convocado una concentración a las 12 del mediodía frente al Arzobispado, para protestar por la reducción por parte del Arzobispado de parte de la su pensión de jubilación del sacerdote Pedro Leoz, en represalia por ser  Presidente de la Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro. En la pancarta se leía “Pensiones dignas para todos/as” “Pentsio duinak denontzt”

La concentración bajo un sol de justicia, ha reunido alrededor de cincuenta personas frente al palacio arzobispal durante media hora, sin que nadie del mismo hay salido a dialogar con los congregados. Se sabía que el Arzobispo Francisco Pérez no se encontraba en Iruñea. Durante la misma el Colectivo Sasoia ha repartido un comunicado con el siguiente texto:

Fue en el mes de Mayo cuando en carta pública denunciamos la injusticia que con nuestro compañero Pedro Leoz, de 79 años de edad, está cometiendo el Arzobispado, privándole del complemento de pensión que distribuye entre los curas jubilados y obligándole a vivir con la pensión oficial de 561 euros, al no haber cotizado por ellos en su vida activa.

Han pasado meses y el Arzobispado no ha movido ficha. Mantiene con descaro ese robo a quien durante toda su vida ha trabajado con dedicación admirable. Esa mezquindad la entendemos como venganza por ser Pedro presidente de la Asociación que reivindica para el Pueblo lo que es del Pueblo, aunque la Iglesia lo esté haciendo suyo escriturándolo.

Por ello hemos decidido dar un paso en la manifestación de nuestra repulsa, concentrándonos ante el edificio del Arzobispado el día 10 a las 12.

Nuestro compañero Pedro comparte pensión ridícula con otros jubilados y jubiladas que por diversas circunstancias han llegado a la edad de jubilación con cotizaciones de poca monta; es el caso de muchos trabajadores autónomos, de haber soportado por periodos largos de tiempo bajos salarios, de prejubilaciones anticipadas, de temporadas de paro, de personas que han pasado años en la cárcel, de trabajos del hogar nunca valorados como trabajo.

Para todos ellos y ellas, sea cual sea la causa de las bajas cotizaciones, exigimos una pensión digna. No negamos las cosas positivas que pueda hacer Caritas. Pero ni la Iglesia con Caritas ni las Instituciones con otros entes benéficos pueden ocultar los hechos fragantes de injusticia que cometen. Y el de Pedro es uno de ellos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...