Concentración ante el arzobispado de Madrid para volver a reclamar el uso público de una parcela municipal cedida a la iglesia en Opañel

Después de más de dos años solicitando el uso social del terreno anexo a la Parroquia Sta. Catalina Laboure, el Arzobispado deja plantados al Ayuntamiento y los vecinos el día de la firma del acuerdo para dar solución al problema.
En diciembre de 2015 en una asamblea abierta en el C.C. de Oporto, Esther Gómez, Concejala Presidente de la J.M. de Carabanchel y José Manuel Calvo, Concejal de Desarrollo Urbano sostenible, explican a los vecinos un plan para dar solución al problema del terreno que movilizó al barrio de Opañel cuando la Parroquia Sta. Catalina Laboure anunció en marzo de 2014 su intención de hacer una cripta donde años atrás prometió hacer un polideportivo, recogiendo para ello donativos de feligreses y vecinos durante años.
En esa asamblea se nos explica que tenían un acuerdo verbal con el Arzobispado para reordenar urbanisticamente la zona, de manera que la zona municipal quedara más lógica para poder construir una dotación para Opañel y además se conseguiría el compromiso por escrito de la iglesia para no construir nunca nada de carácter funerario en el terreno.
El plan complació a la plataforma vecinal a pesar de reivindicar desde el principio el conseguir que todo el terreno que faltaba por construir se revirtiera al barrio para su uso público.
A día de hoy, el terreno sigue dejado, tanto la zona de la iglesia como la municipal, a la espera de la firma de ese acuerdo que dará lugar al Plan especial para la reordenación.
Tras un año esperando el momento de la firma, por fin el mes pasado, se nos comunica que se firmaría el acuerdo el día 29 de Noviembre, al acto podría asistir un representante de la plataforma vecinal, de manera únicamente testimonial, ya que el Arzobispado se ha negado rotundamente a que los vecinos estuviéramos presentes en las negociaciones, algo que los vecinos solicitábamos desde el principio. Por ese motivo el Arzobispado bloqueó meses la negociación.
El Arzobispado lleva un año retrasando la firma, siendo el argumento que comunicó unas horas horas antes de la firma para no presentarse y dejar plantados a Ayuntamiento y vecinos, el que su parcela no está inscrita en el registro de la propiedad, dato que los vecinos conocíamos  y que técnicamente se nos explicó en el Ayuntamiento central en 2014 cuando empezó la protesta, que no es relevante, ya que si lo está en el Plan de Ordenación Urbana vigente. En cualquier caso la inscripción en el Registro de la propiedad es voluntaria y es algo que deberían haber hecho ellos y que por supuesto ya sabían.
Por lo que consideramos que esta excusa no es más que una maniobra dilatoria más por parte del Arzobispado.
Los vecinos no confiamos en que haya una verdadera voluntad para solucionar el problema por lo que la Plataforma vecinal convocamos una concentración frente al Arzobispado de Madrid el próximo domingo 18 de Diciembre a las 12:00h.
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...