Conceden medalla a la Virgen que no hizo nada durante un maremoto

El 1 de noviembre de 1755 ocurrió el maremoto de Cádiz, el cual azotó la ciudad andaluza, así como varias ciudades más de España, Portugal y el norte de África.|

De hecho el Terremoto de Lisboa es considerado como el decimotercer terremoto más fuerte que se ha registrado en la historia.

Tras este desastre, los frailes dominicos, atendiendo los llamados de los angustiados ciudadanos, sacaron en procesión la imagen de la Virgen del Rosario, hasta el altozano de la Muralla, para rogar que el mar cesara su violencia. Como después de la ola del tsunami no volvieron más, los católicos de Cádiz creyeron que se hizo un milagro.

Cabe recordar que en ese terremoto y tsunamí sucesivo la ciudad de Lisboa se destruyó en un 85%, en Ayamonte murieron mil personas y en Córdoba una niña murió al caérsele encima una imagen de Santa Inés.

La Virgen que nada hizo para prevenir la tragedia, y que tampoco ayudó de mucho durante una plaga de fiebre amarilla en 1730 en Cádiz, ha sido considerada en el 2017 como merecedora de la Medalla de Oro de la Ciudad.

Según informa el diario El Mundo, La Comisión de Honores y Distinciones del Ayuntamiento de Cádiz ha aprobado conceder la Medalla de Oro de la Ciudad a la Virgen del Rosario, una iniciativa presentada por el PP (Partido Popular, de derechas) y que sorprendentemente ha contado con el apoyo de los dos votos de Por Cádiz Sí se Puede, dos del PSOE (Partido Socialista Obrero Español) y el voto del representante de Ciudadanos (de izquierdas).

La asociación Cádiz Laica, integrada a la ONG Europa Laica, reprochó a Podemos su apoyo a la imposición “de un símbolo religioso ante la presión del lobby católico”. Cádiz Laica también señaló que el PSOE «se manifiesta por la laicidad en sus congresos”, pero cuyas “incongruencias” ya no son una “sorpresa” para Cádiz Laica.

La propuesta inverosimil en un presunto Estado Laico, contó solo con el voto negativo de Izquierda Unida. El acuerdo fue firmado por el alcalde de Cádiz José María González ‘Kichi».

Curiosamente, los dos hechos en los que fue invocada la virgen fueron presentados como evidencia en el documento que defendía el otorgamiento de la medalla. «Sólo fue invocada, no significa que algo hubiera cambiado», afirmó un activista de Europa Laica.

Por su parte, los pastafaris, han iniciado una recolección de firmas para que el alcalde José María González se otorgue la medalla al Monstruo de Spaguetti Volador

«Si un trozo de madera con peluca como la Virgen del Rosario puede llevarse la medalla de oro del Ayuntamiento de Cádiz por petición popular, ¿por qué no puede hacerlo el Monstruo Espagueti Volador, creador de la Tierra y de los grandes volcanes de cerveza. De no ser así, estaríamos frente a un agravio comparativo entre la religión católica y el resto de fes de este mundo (y del que viene).

Los pastafaris han empazado la petición por Change.org. La solicitud se hace por firmas, ya que el otorgamiento de la medalla a la Virgen del Rosario se dio también por la solicitud de seis mil firmas.

Para Cádiz Laica, entregar una medalla honorífica de la ciudad “a una estatua, representación simbólica de una fe, sólo es síntoma de sometimiento de los representantes públicos a un lobby religioso que quiere imponer a toda la sociedad su religión, su moral y sus símbolos”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...