Con ustedes… el Papa

La Sagrada Família estará tan llena que las columnas taparán la visión a la mayoría

La visita de Ratzinger como espectáculo de masas pastoral a costa del contribuyente.

«Es el tinglado más grande que Barcelona ha vivido en los últimos 2.010 años», dice un responsable del dispositivo montado por la Guardia Urbana en torno a la visita del Papa a Barcelona. ¿Exagera? Veamos.

El corazón del acontecimiento es la Sagrada Família. Unas 7.000 personas asistirán en directo a la ceremonia de dedicación del templo. Las sillas ocuparán todo el espacio. «Habrá una sobreocupación extrema», dice Dante Arrigo, productor de espectáculos y acontecimientos contratado por el Arzobispado de Barcelona como coordinador.

Buena parte de los invitados a la iglesia no verán lo que sucede en el altar y el presbiterio. Ni torta. Porque les taparán la visión las columnas. 52. Tantas como domingos tiene el año. Para solucionar la disfunción se están colocando pantallas de 40 pulgadas en los pilares que impiden la visibilidad. La mayoría.

700 voces procedentes del Orfeó Català, la Coral Sant Jordi, la Escolania de Montserrat y otros grupos seleccionados por la Federació Catalana d'Entitats Corals y la Federació Catalana de Pueri Cantores interpretarán piezas como el Aleluya de Händel y el Virolai, cuya letra escribió Jacint Verdaguer. Ya se han hecho ensayos que permiten a Arrigo decir que el sonido es «cálido y con cuerpo». «La Sagrada Família tiene un índice de reverberación bastante bueno», añade.

EL MEJOR ESCENARIO / A juicio de Arrigo, el templo («la Sagrada Família es el mejor escenario posible, pero es un espacio difícil de trabajar») y el hecho de que la ceremonia tiene una audiencia potencial de 150 millones de telespectadores marcan la producción.

TV-3 tiene algo que decir al respecto. No en balde es la responsable de la señal internacional y ha echado el resto en la retransmisión. 32 cámaras trabajarán en el interior del templo no solo para mostrar el rito, sino también para presentar en sociedad a escala planetaria el interior de la Sagrada Família. Al fin y al cabo, aunque está inacabada, es una especie de inauguración de la obra.

Paulí Subirà, uno de los seis directores del dispositivo de la cadena autonómica, explica: «Gaudí dijo que gente de todo el mundo vendría a ver la Sagrada Família. Nuestra intención es llevar la Sagrada Família a todo el mundo».

Una prueba de que tiene más importancia cómo se verá la ceremonia por la tele que en el templo es la instalación de focos de cine en el exterior para iluminar el interior. «Las cámaras necesitan un nivel estable de luz -dice Arrigo-. Además, tienen visión plana y requieren esta iluminación extra para captar la textura y el relieve de las ondulaciones».

Para TV-3, dice Subirà, la ocasión «es un hito como lo fueron la última final de la Champions y los Juegos de Barcelona», acontecimientos ambos cuya señal coprodujo la cadena.

PANTALLAS GIGANTES / El primer anillo de público se extiende por los 19 tramos de calles y los dos parques alrededor de la Sagrada Família en los que se ubicarán 36.000 invitados. Sentados en sillas de plástico apilables y de madera plegables. «Es sorprendente la cantidad de empresas que alquilan sillas», dice Andreu Bernadàs, responsable de Taller de Cultura, la firma encargada del montaje de esta zona. 31 pantallas de leds de entre 25 y 45 metros cuadrados, cada una de ellas con un equipo de sonido con una potencia de 25.000 vatios, les permitirán seguir el recorrido del Pontífice en el papamóvil desde el palacio arzobispal hasta el templo de Gaudí, la consagración de este y el ángelus desde la fachada del Naixement. Tecnología de rock de estadio.

COMPLEJIDAD / Dice Bernadàs: «Es la movida más compleja que he hecho». ¿Por qué? «Trabajar en un espacio urbano y troceado lo complica todo mucho. Y hay poco tiempo para hacerlo todo porque no puedes molestar a los vecinos más de lo estrictamente imprescindible».

Más allá, a lo largo del trayecto del papamóvil, en el que el Ayuntamiento calcula que se congregarán 400.000 personas, y en la plaza de toros Monumental, donde 14.000 fieles podrán seguir la jornada pontificia en dos pantallas, se extiende el segundo anillo de espectadores.

No parece que exagere el cargo de la Guardia Urbana. La capacidad de movilización del Papa y la envergadura del espectáculo certifican que es una celebridad sin rival.

Archivos relacionados

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...