Comunión y Liberación dice que la sentencia contra monseñor Martínez cuestiona la libertad del ministerio episcopal

El movimiento eclesial Comunión y Liberación aseguró hoy que la sentencia que condena al arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, al pago de una multa de 3.750 euros por un delito de coacciones e injurias a un sacerdote "suscita interrogantes sobre la tutela efectiva de la libertad necesaria para ejercer el ministerio episcopal".

En una nota de prensa, este movimiento asegura que respeta la decisión judicial, pero le sorprende que la citada condena "se haya producido después de que el fiscal solicitara la absolución".

"La actuación de monseñor Javier Martínez ha estado encaminada a preservar el bien de la Iglesia", afirma Comunión y Liberación, que añade que "el Estado de Derecho debe custodiar cuidadosamente la libertad religiosa".

En este sentido, aclara que "siempre que estén garantizados los derechos constitucionales, el Estado no debe inmiscuirse en las formas organizativas y de gobierno de cada confesión, para así garantizar una auténtica laicidad".

Además, Comunión y Liberación destaca que "Francisco Javier Martínez es una persona entregada sin reservas a la Iglesia y al servicio de los hombres. Su vida da testimonio de la búsqueda del bien y de la justicia, de la construcción social en obras culturales y educativas".

"Su ejemplo hace evidente que necesitamos personas y comunidades libres para que exista una sociedad verdaderamente plural. En este momento de dolor le expresamos nuestro apoyo, agradecidos por la seriedad humana con la que vive su vocación", concluye.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...