Comunidad hinduista acusada de ser secta denuncia una persecución religiosa

COMENTARIO: La excusa perfecta para muchos de estos grupos que actúan con métodos sectarios, es acudir a la patente de corso que supone la religión. Pero una cosa es la libertad de conciencia y otra practicas que atentan a la dignidad y los derechos de las personas, que han de ser respetados por todos, incluídas las religiones.


La comunidad hinduista de Granada que ha sido acusada de ser una secta en la que el líder espiritual esclaviza y somete sexualmente a las mujeres que pertenecen a ella ha denunciado hoy que todo se debe a una campaña de "difamación y persecución religiosa" de personas contrarias a su grupo.

Durante la lectura de un manifiesto sin lugar a preguntas en el templo hinduista del Zaidín, la vicepresidenta de la comunidad, Tara Shakti Chaitanya, ha asegurado que no tienen ninguna denuncia en los treinta años que llevan en Granada y que la falsedad de las acusaciones es "fácilmente demostrable".

"Vadika Pratisthana Sangha. Comunidad Hinduista de la Dharma Védica de España" ha sido acusada por familiares de sus miembros de ser una secta en la que el gurú supuestamente ha captado a universitarias a las que habría "esclavizado" laboral y sexualmente, además de apropiarse de su dinero, entre otros delitos, lo que lo han comunicado al Defensor del Ciudadano, Melchor Sáiz-Pardo.

Tara Shakti Chaitanya ha señalado que se trata de una comunidad religiosa registrada con su templo como lugar de culto y que todos los miembros forman parte del consejo rector, por lo que son "parte activa" de las decisiones que se acuerdan.

"Aquí no hay veinte jóvenes universitarias secuestradas, no hay manipulaciones mentales, no hay captación, nuestro camino es un camino de autorrealización", ha dicho la vicepresidenta, quien ha afirmado que son "personas con inteligencia".

Por ello han interpuesto una querella criminal en el juzgado de Instrucción 2 de Granada por injurias, calumnias y amenazas para que se abran diligencias que determinen qué personas están detrás de un blog en Internet en el que se les acusa directamente.

Han entregado información acerca de las personas que sospechan que están detrás de estas acusaciones -que ya tienen otras tres denuncias desde 2008-, y que habrían utilizado esta "difamación" como única vía para su defensa y para poner a la opinión pública en su contra, ha añadido.

Se trata, según ha dicho, de personas que no tienen relación con la comunidad, otras a las que se denegó el acceso "por no reunir requisitos éticos fundamentales" y otras que "fueron invitadas a abandonar la congregación" por comportamientos inadecuados, que ahora están dirigiendo un "linchamiento".

A pesar de que hubieran preferido permanecer en silencio, la comunidad se ha visto "obligada por las circunstancias" a publicar este manifiesto porque temen que cuando les vean con "los símbolos sagrados de su fe" -cabeza rapada, sayones y marca en la frente- les persigan, ya que actualmente ya les están tratando con "desprecio, insultos y amenazas", por lo que se sienten "objeto de escarnio".

El Defensor del Ciudadano, Melchor Sáiz-Pardo, se reunirá el próximo miércoles con el Fiscal Superior de Andalucía, Jesús García Calderón, para exponerle la problemática ante la denuncia de los familiares de estas chicas.

Según los testimonios trasladados a Sáiz-Pardo las chicas, algunas de ellas que llevan allí hasta cinco años, están convertidas en esclavas, algunas de ellas sexuales, y no perciben ningún tipo de salario, además de que si tienen alguna nómina por otros trabajos el gurú supuestamente capta ese dinero.

Además, denuncian que llevan el pelo rapado, llevan una dieta vegetariana que les ha hecho perder mucho peso y que visten con ropas viejas y descoloridas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...