Comunicado de Jaén Laica ante el Día del Laicismo

9 DE DICIEMBRE, DÍA INTERNACIONAL DEL LAICISMO Y DE LA LIBERTAD DE CONCIENCIA

El día 9 de diciembre se conmemora el Día Internacional del Laicismo y de la Libertad de Conciencia. Esta fecha, establecida desde hace años por Europa Laica, tiene sus referentes destacados: el 9 de diciembre de 1905 se proclamó la ley francesa de Separación del Estado de las religiones, siguiendo la estela de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1879. También un 9 de Diciembre (de 1931) se aprobó la Constitución de la II República española,una ley de leyes de neto carácter laicista que incluye el reconocimiento de la Libertad de Conciencia. En este sentido se adelantó a la proclamación de la misma en la Declaración Universal de los Derechos Humanos (por cierto, aprobada el 10 de diciembre de 1948). Estos acontecimientos justifican la elección del 9 de diciembre como conmemorativo del día Internacional del Laicismo y la Libertad de Conciencia.

Nuestra Constitución también reconoce este derecho en su artículo 16 (“Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley”). Si ésta fuera efectiva no necesitaríamos conmemorar tal día. Sin embargo, no es este el caso.

El laicismo postula la separación efectiva entre el Estado y las distintas instituciones religiosas o de cualquier otra ideología, y la neutralidad del estado en relación a cualquier opción de conciencia particular. Una sociedad laica es  aquella que posee un orden político y social en el que se han establecido las condiciones jurídicas, políticas y sociales idóneas para el desarrollo pleno de la libertad de conciencia, base de los Derechos Humanos. Libertad de conciencia (las creencias comprometen únicamente a quienes las comparten), igualdad de derechos (que impide todo privilegio público de cualquier ideología) y universalidad de la acción pública, sin discriminación de ningún tipo, son los tres pilares del laicismo.

Por tanto, el laicismo no es antirreligioso, puesto esto iría en contra del principio de libertad de conciencia; ni tampoco es radical, como lo quieren presentar algunas personas de forma interesada. El laicismo es universal porque los laicistas “…apostamos por la construcción colectiva, como ciudadanas y ciudadanos libres e iguales; porque defendemos la palabra, la racionalidad y la libertad de expresión como instrumento de comunicación y progreso en las ideas; porque apostamos por el respeto a la libertad de pensamiento y conciencia, como elementos básicos para la convivencia y la emancipación del ser humano; porque apostamos por una ética humana común a todas las personas; porque apostamos por la igualdad y la dignidad de todos los seres humanos libres de fronteras, libres de discriminaciones; porque apostamos por un espacio común integrador de cuantas personas lo comparten; porque apostamos por la igualdad real ante la ley, la justicia social y la defensa de los derechos humanos universales.” (Manifiesto de Europa Laica, 2015).

Este es el ideal que sustenta a asociaciones como la nuestra, Jaén Laico, integrado en Europa Laica, que defiende y promueve los ideales laicistas y denuncia todo aquello que los contraviene: la presencia de símbolos religiosos en espacios públicos, como parques, complejos deportivos o colegios; la injerencia de la ideología católica en los programas educativos, el “descuido” hacia el alumnado que no cursa religión, el empleo de criterios religiosos para organizar los grupos de alumnado en los centros públicos, la invasión de procesiones en espacios públicos alterando el orden ciudadano… Estos acontecimientos son reconocidos como excesivos por muchos ciudadanos y ciudadanas, creyentes o no, porque una persona creyente puede ser laicista. Sin embargo, se asumen en lugar de denunciarlos.

Jaén es una ciudad profundamente religiosa e históricamente la Iglesia Católica ha heredado unos derechos y privilegios (de carácter económico, simbólico, político, jurídico y social) que contravienen la libertad de conciencia y el principio de igualdad. Todos los ciudadanos y ciudadanas de Jaén somos iguales y para que esa igualdad sea efectiva los privilegios católicos deben desaparecer. El adoctrinamiento, la simbología y los cultos religiosos deben ajustarse a los espacios y tiempos que les corresponden, respetando los tiempos y los espacios de las personas que no comparten esas creencias.

Todavía queda mucho camino que recorrer y seguiremos conmemorando el día 9 de diciembre durante mucho tiempo. Este año la conmemoración del Día Internacional del Laicismo y de la Libertad de Conciencia gira en torno al laicismo en los Ayuntamientos,  tras la campaña desarrollada a lo largo de todo el año en torno a la creación de una Red de municipios por un Estado Laico (https://laicismo.org/etiqueta/red-de-municipios-por-un-estado-laico).

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...