Comte-Spontville afirma que «los fanatismos son fruto del debilitamiento de la religión»

El filósofo francés André Comte-Spontville ha afirmado hoy que la proliferación de fanatismos religiosos en el nuevo milenio es consecuencia del debilitamiento de la religión, lo que "facilita que los líderes más extremistas y radicales adquieran poder".

El filósofo, que es miembro del Comité Consultivo Nacional de Ética Francés, ha hecho estas consideraciones en una rueda de prensa sobre el curso magistral que imparte esta semana en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, "El alma del ateísmo. Introducción a una filosofía materialista".

A su juicio, la lucha contra los fundamentalismos no es una guerra entre creyentes y no creyentes, sino "una lucha entre espíritus tolerantes y libres de creer o no y entre espíritus fanáticos e intolerantes".

La filosofía de Comte-Spontville se define porque trata de aunar el materialismo y el espiritualismo desde un punto de vista ateo, ya que, según ha dicho, "la espiritualidad tiene que ver con la mente y el apego a los valores morales y los ateos tienen mente y valores igual que los creyentes".

Sobre su relación con la religión, Comte-Spontville se ha definido como un ateo "no dogmático", porque su ateísmo no es un saber, sino una opinión, y "fiel", ya que se siente apegado a los valores morales de la tradición judeo-cristiana.

Pese a ser ateo, el filósofo francés ha asegurado ser "fiel al amor" -entendido según la palabra griega "ágape" que representa un amor incondicional y reflexivo-, que es el tipo de amor que, según los Evangelios, mejor describe la forma en que Jesús amó.

"No tengo un combate contra la religión, sino contra el dogma, el fanatismo y el oscurantismo", ha apostillado.

En cuanto a la aportación de la Filosofía a asuntos políticos y sociales de actualidad, como el aborto, la eutanasia o la investigación con células madre, Comte-Spontville ha reivindicado que la Filosofía debe abordarlos y ayudar a la reflexión sobre ellos, pero no desde un punto de vista político.

"No soy como Platón, que creía que el filósofo debía ser el rey o gobernante", ha matizado el autor francés, quien ha precisado que su tradición filosófica es "materialista como la de Epicuro, racionalista como la de Spinoza y humanista como la de Montaigne".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...