Cómo ven los ultracatólicos el tema de las capillas en la universidad

Atacan a Europa Laica y el Observatorio de la Laicidad y consideran las protestan estudiantiles de acoso a su religión

Para ello hemos seleccionado este artículo de Libertad Digital ejemplo de cómo se valora por el nacional catolicismo la protesta estudiantil en Madrid y Barcelona, Granada, Salamanca, Valladolid,… contra la presencia religiosa en la Universidad. Otro tanto puede decirse de la noticia aparecida en ABC, que llegan a calificar de inconstitucional no celebrar las misas en la universidad. ¡Qué entenderán por un Estado aconfesional!

Ambas pueden leerse en este documento.

Los radicales logran cerrar la capilla de la UB tras sus ataques y amenazas

Libertad Digital, 14-01-2011 Javier Lozano

Tras meses cercando la capilla de la Facultad de Económicas de la Universidad de Barcelona, la única que quedaba en esta institución, los radicales han cumplido su objetivo de hacerla cerrar.

Con amenazas, manifestaciones y pancartas, los radicales laicistas, aquellos que tampoco permiten a ciertas personalidades expresarse en libertad en las aulas, han intentado amedrentar a los estudiantes y personal docente que querían acudir a la capilla para rezar o participar en la Eucaristía. Finalmente, las actuaciones de los extremistas no sólo han quedado impunes sino que han impuesto sus exigencias y la capilla ha sido cerrada temporalmente por motivos de seguridad.

Fue tal la situación de agresividad de los estudiantes izquierdistas radicales que la Universidad se vio obligada a escoltar con personal de seguridad a los estudiantes que querían entrar en el espacio reservado para el culto religioso. Desde entonces, guardias de seguridad tienen que custodiar las puertas de la capilla ante las maniobras de estos energúmenos que campan a sus anchas por este centro educativo público.

Ante el cierre de la capilla, el decanato ha asegurado a los estudiantes y profesores católicos que "el gabinete jurídico del centro está elaborando un informe en el que analizará cómo puede protegerles de posibles altercados cuando vuelvan a celebrarse las misas". ABC recoge que una de las posibles medidas de protección sería la instalación de una puerta en el pasillo que da acceso a la capilla y que es el lugar en el que los radicales coaccionan a los católicos.

Los choques y enfrentamientos entre ambos grupos han ido aumentando en las últimas semanas y el hecho más grave se produjo cuando el pasado 15 de diciembre un grupo de 40 estudiantes progresistas irrumpió en la capilla durante una misa con bocadillos y haciendo sonar sus móviles impidiendo al sacerdote a celebrar la Eucaristía. El sacerdote asegura que "lo que ocurre muchos miércoles no tiene ninguna justificación".

Mientras tanto, la Universidad de Barcelona se mantiene en un segundo plano. El centro tiene firmado un acuerdo con el Arzobispado y desde que se inició el conflicto ha emitido dos comunicados. En el primero afirmaba que "los tiempos y las opiniones cambian, pero en todo caso, el debate se ha de realizar en los foros y órganos pertinentes y en condiciones de respeto".

Ahora a por Madrid

El éxito que han tenido los radicales laicistas en Barcelona les ha dado alas y su próximo objetivo pasa por acabar con la capilla más importante de la Universidad Complutense, la de la Facultad de Derecho. Las presiones, pancartas y protestas comienzan a ser también habituales. La capilla de la Facultad de Historia también está experimentando este acoso y ya se ha votado para su progresivo cierre. Ahora van a por Derecho pese a la gran afluencia de estudiantes que pasan por ella todos los días.

Esta campaña está alentada desde Europa Laica, contenta por el cierre de la de la Universidad de Barcelona. En un comunicado, esta organización denuncia que "la facultad de Derecho de la Complutense mantiene aún una capilla" y asegura que "el Observatorio de la Laicidad denuncia esta situación fruto del nacional catolicismo y los Acuerdos con la Santa Sede".

De este modo, considera que su exigencia aún no ha tenido éxito "al enfrentarse grupos de estudiantes ultraconservadores y ultracatólicos con estudiantes progresistas". Así denuncian que España vive "una situación impropia del siglo XXI donde el conocimiento, la ciencia y la cultura se han liberado de los dogmas religiosos y de la autoridad eclesiástica que dominaron esta institución durante siglos".

En declaraciones a Libertad Digital, don Juan Ardura, explica que la capilla tiene una gran actividad y que en las misas hay una media de más de 50 personas aunque desde que se inició el conflicto el número ha aumentado. Además, a lo largo del día más de 200 estudiantes y profesores pasan por esta instalación para rezar o confesarse.

Los laicistas que exigen el cierre usan el peregrino argumento de "cómo no puede haber dinero para fotocopias y sí para mantener una capilla". Sin embargo, los estudiantes católicos denuncian que las asociaciones de estudiantes, alguna de las cuales pide el cierre, también tienen sus locales con línea telefónica incluida a costa de la universidad.

Cartel de protesta contra la capilla en Derecho de la UCMadrid

 

«El boicot a la misa de los miércoles en la universidad es anticonstitucional»

Profesores, sacerdotes y alumnos católicos de la Universidad de Barcelona consideran «indignantes» los ataques de los alumnos laicistas

Desde hace unos dos meses, a mosén Lluís Ramis se le hace más cuesta arriba oficiar misas en la Universidad de Barcelona (UB). Los continuos boicots de los estudiantes laicistas —contrarios a que se celebren oficios en el recinto académico— indignan a este sacerdote barcelonés, que hasta ahora había cumplido en paz con sus obligaciones como párroco. El padre Ramis, que ejerce también como párroco en la iglesia de Sant Ramon Nonat de Barcelona, ha vivido en primera persona el conflicto entre estudiantes laicistas y católicos, que, tal como informaba ayer este diario, ha obligado a suspender cautelarmente las misas los miércoles —día en que se celebra la liturgia central a la que acuden profesores y alumnos de otras universidades—. Su opinión, al igual que la del otro cura que oficia las misas, el padre Joaquim Vidal, y la del resto de la comunidad católica de la Universidad es que el centro deberá tomar cartas en el asunto si quiere que se resuelva el problema.
«Lo que ocurre los miércoles en la capilla de la Facultad de Económicas no tiene justificación; es lamentable e indignante que se den estas situaciones de boicot porque impiden a determinadas personas expresarse libremente y también sus creencias, y eso no puede permitirse», indicó el sacerdote en declaraciones a ABC. Recordó, en este sentido, que «el artículo 18 de la Ley de Derechos Humanos y la propia Constitución garantizan justamente ese derecho al ciudadano».
Al igual que el reto de afectados por el conflicto, el padre Ramis confía en una resolución pacífica del problema. «Lo mejor sería que cesara el boicot por parte de algunos estudiantes y se recuperara la situación de normalidad», apunta el párroco. Entre los momentos tensos que ha vivido recuerda, especialmente, el del pasado día 15, del que informaba este diario esta semana. «Fueron momentos muy desagradables porque un grupo de estudiantes contrarios a la capilla consiguieron boicotear la ceremonia. Eso no puede permitirse». A diferencia de algunos estudiantes católicos, asegura, no obstante, que no se ha «sentido amenazado en ningún momento». Aclara, acto seguido, que «de todos modos, muchos de los alumnos que protestan no me identifican como sacerdote porque no voy a la UB con sotana». La opinión del padre Vidal es prácticamente la misma. A su juicio la solución al problema pasa por adoptar medidas que frenen a los alborotadores.
En declaraciones a ABC, el padre Vidal lamentaba la situación, que, según dijo, «ya colea desde hace tiempo». Los estudiantes «progresistas» de la citada Facultad habían realizado ya algunas protestas reivindicando el laicismo de la universidad pública, aunque hasta que no vino el Papa Benedicto XVI a Barcelona, no se radicalizaron. Los dos sacerdotes saben que la situación es complicada para la universidad y también para el decanato de Económicas. Recuerdan en este sentido que, por un lado, el rector debe mantener el acuerdo con el Arzobispado (que data de 1988 y que prevé que haya espacios en la universidad para el culto católico) y, por otro, intentar detener las situaciones violentas entre los dos colectivos (católico y laicista).
Profesores y alumnos consultados por este diario piden a la Universidad «mano dura» con los alborotadores. «No puede ser que ellos impongan su criterio por encima del de las autoridades eclesiásticas», dijo ayer Mercedes B., una de las docentes afectadas por la suspensión cautelar de las misas de los miércoles. «No hay otra solución que la imposición», añadió. P. R. y M. S., otros dos alumnos que han sufrido directamente los ataques de los laicistas, consideran que en el fondo de la cuestión hay un problema de autoridad. «Es inaceptable que se entre en una zona de culto con móviles y bocadillos y eviten que se celebre una misa», apuntan los alumnos.
Deliberación del centro
Por su parte, fuentes de la Universidad recordaron ayer que en el centro se celebran liturgias los lunes y los jueves, aunque, según los católicos, son ceremonias mucho menos concurridas. Insistieron también en que la decisión de suspender las misas el miércoles no es definitiva. Las mismas fuentes precisaron que habría un comunicado sobre la cuestión, en el que podrían haber cambios respecto a lo pactado en la reunión del martes. Al cierre de esta edición, la versión de la UB no había llegado. La parte afectada, profesores, sacerdotes y alumnos católicos, también quiere por escrito el acuerdo del martes, que les comunicó verbalmente el vicedecano de Economía, Mrius Domínguez. «La decisión está tomada y es firme», les dijo el vicedecano.
 

Archivos de imagen relacionados

  • Capilla UCMadrid
  • capilla Univ BCN
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...