Cómo responder a los argumentos teístas

Teísta: ¿De dónde de surgió el Universo?
Ateo: ¿Por qué habría de surgir de algún lado?
T: Todo tiene que proceder de alguna cosa.
A: Entonces dime de dónde viene el Universo
T: El Universo procede de Dios.
A: ¿y de dónde procede Dios?
T: Dios no necesita proceder de nada. Él siempre fue.
A: Entonces no todo tiene que venir de algo después de todo. Quizás el Universo siempre fue
T: El filósofo William Lane Craig argumenta que el Universo tuvo un principio, por lo que tuvo que haber tenido una causa. Esa causa es Dios.
A: Un suceso cuántico puede ocurrir sin causa. Quizás nuestro universo fue un suceso cuántico ocurrido en un universo mucho mayor que siempre fue.
T: Tú no tienes evidencias de ellos.
A: Tú no tienes evidencias en contra. La física y la cosmología actual permiten tal escenario.
T: ¿Cómo podría ocurrir?. ¿De dónde proceden la materia y la energía del Universo?.
A: La materia fue creada a partir de energía en los primeros instantes del universo. Las observaciones disponibles indican que la energía positiva de la materia está exactamente equilibrada por la energía potencial gravitatoria de signo negativo. De esa manera, la energía total del universo es cero y ninguna energía (o muy poca—justo la cantidad permitida por la mecánica cuántica—) fue requerida para producir el universo.
T: ¿De dónde procede el orden en el universo?.
A: Podría haberse producido espontáneamente por procesos naturales del tipo que se están ahora empezando a comprender en física. Uno de tales procesos es conocido como “rotura espontánea de la simetría”, similar al proceso de formación de un copo de nieve.
T: Pero todavía, la segunda ley de la termodinámica dice que desorden, o entropía, debe crecer con el tiempo. El universo debió entonces haber empezado más ordenado de lo que es actualmente, como creado por Dios.
A: Un universo en expansión permite aumentar el espacio disponible para la formación de orden. El universo podría haber comenzado como un minúsculo agujero negro con máxima entropía, producido por una fluctuación cuántica, y entonces haber explotado produciendo el Big Bang5.
T: No puedes probar eso. Nadie estuvo allí para verlo.
A: Tú no puedes probar lo contrario. Tal escenario está permitido por el conocimiento científico actual.
T: Muchos destacados científicos piensan que el Big Bang nunca ocurrió. ¿Cómo afecta eso a tu escenario?.
A: Los datos procedentes de las observaciones cosmológicas, que han mejorado enormemente en los últimos años, apenas dejan lugar para que los cosmólogos en activo tengan dudas de la existencia de un Big Bang en el pasado del universo. Los disidentes que aún quedan son unos pocos astrónomos ancianos que gradualmente van desapareciendo. Estos astrónomos son como los químicos y físicos del siglo XIX quienes no pudieron aceptar la teoría atómica en sus últimos años. Más aún, teístas como William Lane Craig y Hugh Ross usan el Big Bang como soporte para sus teologías. El Big Bang no es soporte de ninguna teología.
T: Pero, ¿no está el universo ajustado de forma precisa para albergar vida?. ¿No es verdad que el más mínimo cambio de una cualquiera de las constantes de la física podría hacer imposible la existencia de vida?. ¿No es ello evidencia de un universo inteligentemente diseñado para albergar vida?
A: El universo no está ajustado de forma precisa para albergar vida. Es la vida la que está adaptada de forma precisa al universo. Si tuviéramos un universo con constantes de la física diferentes, quizás podríamos tener un tipo de vida diferente.
T: ¿No requiere la vida carbono, el cual a su vez no podría existir sin una ajuste delicado de los parámetros nucleares?
A: Nuestro tipo de vida, sí. Pero no sabemos si esto es así para otros tipos de vida.
T: No puedes probar que la vida es posible sin carbono
A: Yo no tengo la carga de la prueba aquí. Tú estás afirmando que sólo es posible un tipo de vida basada en el carbono. Tú eres el que está obligado a probarlo. Y sólo digo que no lo sabemos y que por lo tanto no podemos decir que el universo esté diseñado para albergar vida. Este hecho podría haber sido un simple accidente. Nada dentro de los conocimiento científicos actuales dice que eso sea imposible.
T: Pero, aunque todo lo que ocurre es natural, como tú alegas, ¿ de dónde proceden las leyes de la naturaleza?
A: Las leyes de la naturaleza no tienen el nombre apropiado. Éstas no son necesariamente reglas que gobiernan el universo, situadas allá fuera en algún tipo de realidad platónica. Las leyes de la naturaleza podrían ser sólo invenciones humanas, descripciones realizadas a partir de las observaciones.
T: Entonces estas leyes son subjetivas y cada uno podría construir sus propias leyes.
A: No exactamente. Podemos construir diferentes leyes si deseamos, pero no serían científicas al menos que estuvieran de acuerdo con las observaciones. Las leyes de la física pueden ser escritas en un montón de formas diferentes, pero todas encajan tan bien con las observaciones que tenemos suficiente confianza en que éstas describen aspectos de la realidad.
T: Bien, entonces ¿de dónde proceden esos aspectos de la realidad, sino de Dios?
A: ¿Por qué tendrían que proceder de algún lado?… Pero, éste es el punto de partida de nuestra discusión.
T: Así que todavía tienes que explicar por qué hay algo en vez de nada.
A: Define nada
T: Nada. Ausencia de algo. Donde no hay materia, ni energía, ni espacio, tiempo o leyes de la física.
A: Donde no haya Dios.
T: Dios es una entidad aparte que creó la materia, la energía, el espacio, el tiempo y las leyes de la física a partir de nada.
A: No te preguntaré otra vez quién creó a Dios. Más bien, por qué era necesario que el universo tuviera que surgir de la nada.
T: Éste tuvo que surgir a partir de algo.
A: ¡Pero si acabas de decir que surgió de la nada!

Para continuar la lectura de este documento abrir el archivo adjunto

Archivos relacionados

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...