¿Cómo es la educación en Francia? Los colegios son laicos y los profesores sólo pueden enseñar si pasan un examen

Educación pública, gratis, sin selección y laica. Ésa es la base del sistema educacional en Francia, segundo destino de la gira del ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, en la cual también pasó por Finlandia. A esto se le suma la alta exigencia que pone el Gobierno a los profesores a la hora de permitir que ejerzan.

"Pedagogía en Francia sigue siendo una carrera deseable, altamente selectiva y competitiva, pese a que ha ido perdiendo algunas de las ventajas históricas que tenían, en términos previsionales, por ejemplo. Pero la alta selectividad de los profesores está dada porque para ejercer todos tienen que pasar por un examen", explicó Gabriela Gómez, investigadora del Centro de Investigación Avanzada en Educación (CIAE) de la Universidad de Chile.

Anualmente el Gobierno habilita un concurso público para los profesores, el cual presenta la cantidad de vacantes para ellos en cada disciplina. "Ningún profesor puede enseñar, ni siquiera en el minoritario sistema privado, si es que no ha aprobado el examen de su área", aclaró Gómez.

Según cifras de la OCDE, un profesor de educación básica francés gana al inicio de su carrera US$25.646, lo que equivale a más de $1.260.000.

Más del 90% de los colegios franceses son públicos y gratuitos y dependen de lo que llaman "Educación Nacional", a cargo del Ministerio de Educación, quien define las líneas generales del currículum de enseñanza. "Es un sistema muy centralizado. De hecho, por ejemplo, uno se encuentra con la misma sala de clases en términos de infraestructura donde sea que esté en Francia", explicó

Desde el Centro de Políticas Comparadas de Educación (CPCE) de la UDP, en tanto, aseguraron que la fuerte tradición republicana del país es lo que ha determinado el desarrollo de su sistema estatal y laico marcado por la enseñanza en un contexto multicultural. "No están dentro de lo que es el sistema público (los colegios religiosos). Hay un fuerte énfasis por remarcar que lo que hace la escuela pública es cohesionar a un país más allá de las diferencias que pueden tener. Por tanto, hay que enseñar bajo la lógica de la multiculturalidad (…) Todo esto se entiende si pensamos en la enroma cantidad de inmigrantes que ha vivido Francia y sus grandes diferencias religiosas ", enfatizó Cristóbal Villalobos, investigador del CPCE.

Los colegios no selección y es la distribución geográfica lo que determina dónde van los niños a estudiar. "La oferta pública está determinada no por la oferta y la demanda de mercado, sino por la distribución geográfica. Tienen una relación distinta con el barrio. Son escuelas que están enraizadas culturalmente en la comunidad, la escuelas tienen el rol de educar, pero no sólo eso. Los profesores tiene un rol más potente en el desarrollo de los niños, de una manera distinta a la de Chile, donde hay poco involucramiento con las comunidades barriales y sociales", explicó Villalobos.

Sin embargo, en Francia no es igual el nivel de todos los colegios. "Desde el punto de vista chileno son muy buenos colegios, son en general de muy buen nivel, con profesores preparados, con tiempo, muy bien pagados. Pero desde el punto de vista de ellos, ellos ven que hay diferencias entre los colegios y eso se relaciona con la distribución geográfica. Hay zonas de mayor pobreza y ahí tienden a haber colegios de menor calidad que los otros. Son zonas que se identifican como problemáticas, de hecho se llaman zonas de educación prioritaria", aclaró Gabriela Gómez, quien explicó que estos establecimientos reciben recursos adicionales, así como también una dotación extra de profesores.

Fachada liceo Francia

Archivos de imagen relacionados

  • francia
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...