Cómo consigueron proyectar un «No» gigante encima del Papa

Captura de la protesta. Juliusvonbismarck.com
Hay muchas formas de mostrar rechazo ante un acto público: se puede hacer mediante un tartazo, como el que recibió Rupert Murdoch durante su comparecencia en el Parlamento británico por el caso de las escuchas; también con una sonora pitada, como le vienen brindando a José Luis Rodríguez Zapatero en las últimas fiestas de las Fuerzas Armadas; o se pueden hacer de manera silenciosa. Y es que si bien no se alzaron voces de protesta durante las misas del Papa Benedicto XVI en la pasada JMJ de Madrid, esto no significa que todos los asistentes estuvieran de acuerdo con el acto.
Así lo demuestran estas fotografías de la web del artista Julius Von Bismarck; unas fotos en las que se observa un gigantesco 'NO' junto a Benedicto XVI.
[Relacionado: ¿Dios no existe?]
La protesta, realizada al alimón con el español Santiago Sierra, se repitió tanto en la misa de Cibeles como en la de Cuatro Vientos, aunque no todos los asistentes pudieron captarlo. El motivo es la forma de proceder del artista conocida como 'Image Fulgurator', que consiste en proyectar imágenes en una cámara de 35 mm con un flash sincronizado. Se trata de una forma de proyectar imágenes, a priori invisibles para el ojo humano, pero que quedan plasmadas en las fotografías tomadas por la gente en ese momento.

Benedicto XVI no ha sido el único en sufrir la obra de Von Bismarck; desde la aparición de esta técnica en 2007, Obama -a quien proyectaron una cruz en el atril de su discurso en Berlín- o Mao Zedong -inmortalizado en la Plaza de Tiananmen con una paloma blanca delante de la cara- también han sido víctimas del Fulgurator.
La actuación de Von Bismarck en España contó con la colaboración de Santiago Sierra, el mismo artista que en 2010 fue galardonado con el Premio Nacional de Artes Plásticas de España concedido por el Ministerio de Cultura, un premio que rechazó justo un día después (junto a su dotación de 30.000 euros) aduciendo que "los premios se conceden a quien ha realizado un servicio, como por ejemplo a un empleado del mes" y que el galardón "instrumentaliza en beneficio del estado el prestigio del premiado", terminando con "el Estado no somos todos: El Estado son ustedes y sus amigos; por lo tanto, no me cuenten entre ellos, pues yo soy un artista serio. ¡Salud y Libertad!"

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...