Cómo Christopher Hitchens y otros desenmascararon a Teresa de Calcuta. El Estado español presente en su canonización

Es Estado español ha estado presente en la canonización de Teresa de Calcuta con una representación del más alto nivel simbólico: la reina emérita Sofía. La delegación española en esta ceremonia ha estado compuesta, además, por la presidenta del Congreso, Ana Pastor; el ministro de Asuntos Exteriores en funciones, José Manuel García Margallo, y el secretario de Estado para la Unión Europea en funciones, Fernando Eguidazu.

Por otra parte, la televisión pública (TVE-2) ha emitido la ceremonia religiosa en su totalidad.

Merece pues que sepamos más sobre la persona que España apoya como santa. Por supuesto, aunque Teresa de Calcuta hubiera sido un personaje excelso, seguiría siendo un absoluto despropósito y una burla inaceptable a la aconfesionalidad del Estado la presencia institucional.


* Christopher Hitchens, «notable critico de la religión y antiteista» (Wikipedia), investigó la vida y obras de Teresa de Calcuta, y merece recordarse hoy lo que dijo y escribió sobre ella.

– Para empezar, esta entrevista, que reproducimos abajo.

– El libro «La posición del misionero: la Madre Teresa en la teoría y la práctica». No está traducido al español, y la versión inglesa puede descargarse aquí.

– Hitchens presentó el documental titulado «Hell’s Angel» («Ángel del infierno: Madre Teresa de Calcuta»: 24 minutos, con subtítulos –con algunos errores– en español; aquí con subtítulos en inglés), con Tariq Ali como productor y guionista.

Este extenso post («Teresa de tal cutra, o por qué es importante la caridad secular»), de Iván Antezana Q., director de la Sociedad Secular Humanista del Perú, resalta las contribuciones de Hitchens, pero también otras importantes, que resumimos:

* Sanal Edamaruku, presidente de Rationalist International: «La India no tiene razones para estar agradecida con Madre Teresa. Le dio un mal nombre a Calcuta, pintando la hermosa, interesante, vívida y culturalmente rica metrópolis india con los colores del polvo, la miseria, la desesperanza y la muerte. … Su obra caritativa, admitió, sólo era parte de su gran lucha contra el aborto y el control de la población. Esta posición fundamentalista es una bofetada para la India y otros países del tercer mundo, donde el control de la población es una de las principales claves para el desarrollo, el progreso y la transformación social. ¿Debemos agradecerle a Madre Teresa por liderar esa lucha propagandista mundial en contra nuestra con el dinero que recolectó en nuestro nombre?»

* Aroup Chatterjee, médico nacido en Calcuta y actualmente radicado en Londres, siguió durante varios años la actividad de Madre Teresa. Cuenta con infinidad de notas, entrevistas, audios y videos, que transformó en el libro «Madre Teresa: el veredicto final». No existe traducción al castellano. Parte del libro (en inglés) se puede leer aquí.

El post de Antezana da mucha más información, pero baste aquí esta frase y su comentario para ilustrar la talla moral de la nueva santa.

«Si esta frase no parece por sí sola suficientemente pletórica de ignorancia, intolerancia y homofobia, cabe mencionar que Teresa la profirió en una ceremonia en 1989, en la que la Organización Mundial de la Salud le rendía honores.» (Comentario del post citado).

__________________________________________________________________________________________________________________________

A continuación reproducimos (aquí la fuente) la entrevista a

Christopher Hitchens sobre la Madre Teresa de Calcuta

(Traducción de Paolo D. Flores)

La siguiente es la traducción de la primera parte de una larga entrevista que Christopher Hitchens (uno de los «Cuatro Jinetes» del llamado Nuevo Ateísmo) concedió a Free Inquiry, revista del Council for Secular Humanism, sobre la Madre Teresa de Calcuta. La nota se llama «Christopher Hitchens on Mother Teresa» y la he traducido al castellano más neutro que he podido, tomándome las libertades justas y necesarias para hacer más entendibles las alusiones culturales anglosajonas.

Originalmente dividí la entrevista en cinco partes para publicarlas en mi blog Alerta Religión (ver: hitchens sobre la madre teresa).

La entrevista fue realizada por Matt Cherry, director ejecutivo del CSH, y publicada en la revista Free Inquiry, volumen 16, número 4. No tengo la fecha exacta, pero debe ser de mediados de los ’90. La Madre Teresa vivía aún, y Hitchens acababa de publicar un libro devastadoramente crítico sobre ella.

La nota original no tenía vínculos a ninguna otra página de Internet ni a videos ni nada similar; lo que haya de eso es mío, al igual que las ocasionales aclaraciones [entre corchetes]. Por lo demás he tratado de respetar el formato y el tono de la versión original.

Free Inquiry: Según encuestas, la Madre Teresa es la mujer más respetada del mundo. Su nombre es un sinónimo de dedicación desinteresada al servicio de la humanidad. ¿Por qué entonces critica Ud. a esta santa anciana?

Christopher Hitchens: En parte porque esa impresión es tan generalizada. Pero también por el hecho mismo de que esta falta de cuestionamiento es un signo de aquello contra lo que nos oponemos, vale decir, el problema de la credulidad. Uno de los ejemplos más claros de cuán dispuesta está la gente a creer cualquier cosa si viene revestida en una apariencia de santidad es la aceptación acrítica de la idea de Madre Teresa como santa por parte de gente que normalmente pensaría (no importa cuán perezosamente) en forma secular o racional. En otras palabras, esto es en todo sentido una afirmación no estudiada.

Periodísticamente no ha sido investigada; nadie en realidad echa una mirada a lo que ella hace. Y no se ha investigado por qué se le concede protagonismo a ella, y no a tantas otras personas desprendidas que dedican sus vidas a aliviar el sufrimiento en lo que solíamos llamar «el Tercer Mundo». ¿Por qué nunca se menciona que el propósito de su trabajo según ella misma lo afirma es hacer proselitismo en favor del fundamentalismo religioso, de la interpretación más extrema de la doctrina católica? Si uno pregunta a la gente si está de acuerdo con las posiciones del Papa con respecto a la población, por ejemplo, la mayoría dirá que piensan que son bastante extremas. Pues bien, aquí hay alguien cuyo trabajo en la vida es la propagación de la versión más extrema de eso.

Ése es el primer motivo. El segundo fue una especie de curiosidad periodística sobre por qué nadie había hecho preguntas en serio sobre la teoría o la práctica de la Madre Teresa. Con respecto a su práctica, no pude sino notar que ella estuvo presente apoyando a la familia Duvalier en Haití, por ejemplo; que había aceptado dinero (más de un millón de dólares), de Charles Keating, el estafador de Lincoln Savings and Loans, aunque se le mostró que ese dinero era robado; que ha sido una aliada de las fuerzas más reaccionarias de la India y de muchos otros países; que recientemente ha hecho campaña para evitar que Irlanda deje de ser el único país en Europa con una prohibición constitucional del divorcio; que sus intervenciones están siempre calculadas para apoyar a las fuerzas más conservadores y oscurantistas.

Free Inquiry: ¿Cree Ud. que esto es así porque ella es una operadora política sagaz, o es que simplemente es ingenua y es usada como una herramienta por otros?

Hitchens: Me han hecho esa pregunta con frecuencia. Y no puedo decir según mi conocimiento real de su persona cuál de estas dos visiones es correcta, porque sólo la he tratado una vez. Pero observándola, no creo que sea ingenua. No creo que sea muy inteligente o que tenga una mente compleja, pero pienso que tiene una cierta astucia.

Tiene buenos instintos: parece saber cuándo y dónde puede necesitársele y aparecer allí, haciéndolo ver muy simple. Pero hay un largo camino desde Calcuta hasta el aeropuerto de Port-au-Prince en Haití, y un largo camino desde el aeropuerto hasta el palacio presidencial. Uno no puede simplemente ir, de forma humilde y vestido con un sencillo sari, y aparecer allí. Muchas cosas tienen que ser arregladas y pensadas y previstas de antemano. Uno no termina así de pronto y por pura ingenuidad dando un discurso donde dice que la familia Duvalier ama a los pobres. Todo eso involucra un gran nivel de planificación y cálculo. Pero la genialidad de eso consiste en hacerlo parecer simple.

Uno de los biógrafos de la Madre Teresa —casi todos los libros escritos sobre ella son de devotos completamente acríticos— dice, en un tono de absoluta maravilla, que cuando la Madre Teresa conoció por primera vez al Papa en el Vaticano, llegó en autobús y vestida sólo con un sari que costaba una rupia. Ahora bien, eso para mí es la defición de conducta ostentosa. Una persona normal se hubiera puesto al menos su mejor pañuelo al cuello y hubiera tomado un taxi. Hacerlo de la manera en que lo hizo es lo opuesto de la forma más simple. Es obviamente teatral, calculado. Y sin embargo se le acredita esto inmediatamente como signo de su total santidad y devoción. No hace falta ser demasiado cínico para ver más allá de eso.

Free Inquiry: Ud. señala que aunque es muy abierta en cuando su promoción del catolicismo, la Madre Teresa tiene una reputación de santidad entre muchos no católicos e incluso gente secular. Y su reputación se basa en su trabajo de caridad por los enfermos y moribundos en Calcuta. ¿Qué es lo que hace ella realmente allí? ¿Cómo son sus instalaciones [albergues]?

Hitchens: Los albergues son grotescamente simples: rudimentarios, acientíficos, muy por detrás de cualquier concepción moderna de lo que debería hacer la ciencia médica. Hay un cierto número de artículos —he recolectado algunos más desde que salió mi libro— sobre las fallas y el primitivismo de su tratamiento de los leprosos y los moribundos, de su actitud hacia la medicación y la profilaxis. Muy correctamente se dice que ella atiende a los moribundos, porque si uno está haciendo algo aparte de morirse ella no tiene mucho que ofrecer.

Esto es interesante porque, primero, ella sólo proclama estar dándole a la gente una muerte católica, y segundo, por causa de las enormes sumas de dinero que son principalmente donadas, no recaudadas, por su Orden. No hemos podido auditarlas; nadie ha reclamado jamás su contabilidad para ver cuánto dinero ha ido a parar a sus arcas. Con ese dinero podría haber construido al menos un hospital escuela moderno completamente nuevo en Calcuta sin molestarse por el costo.

Las instalaciones que maneja son tan primitivas ahora como cuando se hizo conocida como celebridad, así que obviamente no es ahí donde está yendo el dinero.

Free Inquiry: ¿Cuánto dinero calcularía que recibe ella?

Hitchens: Bien, tengo el testimonio de una miembro muy activo de su Orden, que trabajó para ella muchos años y terminó en la oficina que tiene la Madre Teresa en New York. Esta persona se encargaba de llevar el dinero al banco. Estima que debe haber unos 50 millones de dólares sólo en esa cuenta. Dijo que una de las cosas que comenzó a crearle dudas fue que las Hermanas siempre tenían que andar por ahí simulando que eran muy pobres y que no podían usar el dinero para nada que hubiera que arreglar en el vecindario. Bajo el manto de la pobreza que afirmaban sufrir seguían pidiendo donaciones, trabajo, comida y así de los comerciantes locales. Esto le pareció, como tema de conciencia, ofensivo.

Ahora bien, si esto es lo que ocurre en un lugar en New York, y ya que conocemos las inmensas sumas que le han otorgado instituciones como el comité del Nobel de la Paz, otras instituciones religiosas, organizaciones seculares que otorgan premios, y demás, podemos especular que si este dinero estuviera siendo usado para aliviar el sufrimiento entonces deberíamos poder ver su efecto.

Free Inquiry: ¿O sea que los 50 millones son una muy pequeña parte de su riqueza?

Hitchens: Pienso que son una muy pequeña parte, y que deberíamos pedir una auditoría de su organización. Ella se cuida de no guardar su dinero en la India porque el gobierno indio requiere que se transparenten los fondos de las organizaciones misioneras extranjeras.

Creo que la respuesta a las preguntas sobre su riqueza la dio ella misma en una entrevista donde dijo que había abierto conventos y monasterios en 120 países. El dinero se ha usado simplemente para mayor gloria de su orden y para la construcción de instituciones religiosas, dogmáticas.

Free Inquiry: ¿Es decir que está gastando el dinero en su propia orden de monjas? ¿Y esa orden se llamará como ella?

Hitchens: Ambas ideas son especulativas, pero son una buena especulación. Pienso que la orden será nombrada en su honor cuando ella sea nombrada santa, lo cual también es una certeza: está en la vía rápida hacia la canonización, y lo estaría aunque no tuviéramos un Papa que ha estado creando santos a montones. El Papa ha canonizado y beatificado a más gente que ocho de sus predecesores juntos. [N. del T.: La orden las Misioneras de la Caridad no fue rebautizada con el nombre de la Madre Teresa como Hitchens predijo, pero su fundadora fue beatificada en tiempo record, apenas seis años después de su muerte. Juan Pablo II proclamó en total 482 santos hasta su muerte en 2005, unos diez años después de la fecha de esta entrevista; eso es más que en los cuatrocientos años anteriores a su pontificado.]

Free Inquiry: De ahí el título de su libro: «The Missionary Position» [«La Posición del Misionero»]. [N. del T.: La palabra missionary significa «misionero/a», es decir, aquél que va en misión religiosa, como la orden de la Madre Teresa. Pero la «posición del misionero» es una de las posiciones sexuales clásicas, con el hombre encima y entre las piernas de la mujer. El juego de palabras es muy poco sutil.]

Hitchens: Eso ha molestado a algunas personas. De los pocos, poquísimos que han evaluado este libro en los Estados Unidos, uno o dos han objetado el título sobre la base de que es «adolescente». Bueno, yo creo que un triple sentido requiere un poco de sofisticación.

Free Inquiry: Y su programa de televisión en el Reino Unido fue llamado «Hell’s Angel» [«Ángel del Infierno»].

Hitchens: Sí, y sin tener en cuenta mis objecciones, porque creo que ese nombre no tiene ninguna sutileza. Yo quería llamarlo «Vaca sagrada». El libro es el programa de TV expandido en un tercio. El programa quedó limitado a lo que pudimos encontrar de las actividades de la Madre Teresa en film. De hecho, me encantó ver cuánta de su actividad estaba disponible en película: por ejemplo, su expresión de admiración por el dictador de Albania, Enver Hoxha. También está grabado en film cómo se arrastró ante los Duvalier: lamiendo los pies de los ricos en vez de lavarle los pies a los pobres. Pero «60 minutos» pidió un precio que era más que todo el costo del resto de la producción, así que tuvimos que usar imágenes fijas [fotos y/o diapositivas].

Free Inquiry: ¿Cómo se transformó la Madre Teresa en un símbolo tan grande de caridad y santidad?

Hitchens: Su irrupción al estrellato llegó cuando Malcolm Muggeridge, una figura política y social británica y hombre muy piadoso, la adoptó como parte de su causa propia. En 1969 hizo una película muy famosa sobre la vida de ella, y luego un libro, llamado «Something Beautiful for God» [«Algo hermoso para Dios»]. Tanto el libro como la película merecen la etiqueta de hagiografías.

Muggeridge era tan crédulo que incluso afirmó que había un ocurrido un milagro en cámara cuando estaba haciendo la película. Afirmó que una misteriosa «cálida luz» había aparecido en torno a la Madre Teresa. Esto pudo ser refutado fácilmente por el testimonio del cameraman mismo: tenía un nuevo tipo de película producido por Kodak para oscuridad o condiciones difíciles de luz. La nueva película fue usada para la entrevista con la Madre Teresa. La luz en la película se veía bastante extraña, y el cameraman estaba por decir esto cuando Muggeridge lo interrumpió y dijo «Es un milagro, es luz divina».

Free Inquiry: ¿Somos todos víctimas de la máquina católica de relaciones públicas? ¿O es que Occidente se ha apropiado de la Madre Teresa para salvar su conciencia?

Hitchens: Bien, Ud. me está dando la respuesta en la pregunta. Por largo tiempo la Iglesia no supo muy bien qué hacer con ella. Por ejemplo, cuando se celebró el Concilio Vaticano II, en los ’60, hubo un encuentro equivalente para los católicos del subcontinente indio en Bombay. La Madre Teresa apareció allí y dijo que estaba absolutamente en contra de cualquier reconsideración de doctrina. Dijo que no necesitamos nuevos pensamientos o reflexión, que lo que necesitamos es más trabajo y más fe. Así que ella ha sido reconocida durante mucho tiempo como una mujer difícil y dogmática por los católicos de la India.

Creo que había otros en la Iglesia que sospechaban que ella era demasiado ambiciosa, que no quería aceptar la disciplina, que quería una orden propia. Siempre estaba haciendo peticiones para salir e iniciar algo por su cuenta. Tradicionalmente la Iglesia tiende a sospechar ante esta clase de celo excesivo. Pienso que aquello fue un logro enteramente secular bajo el patrocinio de Muggeridge, que por entonces no era católico.

De manera que no fue resultado de la propaganda de la Santa Sede. Pero cuando la Iglesia Católica se dio cuenta de que tenía una ganadora en sus manos, fue rápida para adoptarla. Ella es una gran favorita de los fieles y muy buena propaganda para atraer a los no creyentes o no católicos. Y es muy útil para el actual Papa como arma contra los reformistas y los que lo desafían dentro de la Iglesia.

En cuanto a por qué aquéllos que normalmente se considerarían racionalistas o escépticos han caído en el mito de la Madre Teresa, pienso que hay un elemento de condescendencia postcolonial involucrado, en el sentido en que la mayoría de la gente tiene un poco de mala conciencia sobre «los infelices de la Tierra» y les gustan sentirse felices de que hay algunos que están haciendo algo por ellos. También está el problema más general de la credulidad, de cómo la gente está dispuesta, una vez que se ha establecido una reputación, a juzgar las acciones de la gente por esa reputación y no a juzgar la reputación por las acciones.

Free Inquiry: ¿Por qué cree que ningún otro medio importante antes que Ud. había expuesto así a la Madre Teresa?

Hitchens: Realmente me sorprende. Y también me sorprende que nadie en nuestra comunidad (la de los humanistas, racionalistas y ateos) haya pensado jamás en hacerlo tampoco.

Hay una cierta pereza en mi profesión, que tiende a cometer el error que acabo de identificar, el de juzgar a la gente por su reputación. En otras palabras, si uno llama a Arabia Saudita «un estado árabe moderado», eso es lo que se vuelve para propósitos reporteriles. No importa lo que haga, es «un estado moderado». [N. del T.: Arabia Saudita es una teocracia, regido por una versión extrema de la ley islámica, y donde se violan derechos humanos fundamentales. Hitchens se refiere a la forma en que el gobierno estadounidense presenta a este país.] De manera similar para la Madre Teresa: se transformó en un símbolo de virtud, así que incluso en caricaturas, bromas, películas y programas de televisión, si uno quiere un sinónimo de desprendimiento y santidad siempre se la menciona.

Es inconveniente cuando alguien te quita una metáfora útil. Si finalmente imprimieras la verdad, significaría admitir que erraste la primera vez, la segunda y hasta la tercera. He notado una fuerte tendencia en mi profesión a que los periodistas no les guste admitir que se han perdido de algo o que han captado mal algo.

Creo que ésa es en parte la razón por la que, aunque en Inglaterra mi libro resultó favorecido por la crítica gracias a la película, en los Estados Unidos parece que hay la impresión de que el libro no merece evaluación. Y no puede ser por las razones usuales de que el tema sea muy arcano o de interés sólo para una minoría, o que no haya un reconocimiento del nombre del autor.

Creo que aquí también hay metida una forma de multiculturalismo. Es decir, ser católico en Estados Unidos es ser un miembro de dos clases de comunidad: la comunión de los creyentes y la comunidad católica, que se entiende en un sentido diferente, en otras palabras, grandes cantidades de irlandeses, italianos, croatas y otros grupos étnicos que dicen sentirse ofendidos si cualquiera de las creencias de su religión es cuestionada públicamente. De esa forma, uno entra en conflicto con una comunidad si elige cuestionar la religión. Bajo una cierta interpretación de las reglas del multiculturalismo eso no es permisible: uno no puede hacer eso porque no puede ofender a la gente en su más cara identidad. Hay algunas personas seculares que son vulnerables a este mismo error.

Le daré un ejemplo interesante. Walter Goodman, el crítico de televisión del New York Times, vio mi película y luego escribió que no podía entender por qué no se lo estaba pasando por TV en Estados Unidos. Le planteó a la TV el desafío de mostrar esta película. Luego hubo un largo silencio hasta que recibí una llamada de la gente de Connie Chung en New York. Me hicieron volar hasta allá y dijeron que les gustaría hacer un segmento largo sobre el programa, usando fragmentos de él, entrevistándome y hablando del conflicto que había resultado. Obviamente querían hacer caer la responsibilidad de la crítica a la Madre Teresa sobre mí antes que adoptarla ellos mismos: ya estaban planeando el control de daños.

Pero no hicieron ningún programa. Y la razón que me dieron fue que pensaron que si lo hacían serían acusados de ser judíos y atacados de la misma manera en que lo habían sido los distribuidos de «La última tentación de Cristo«. Y esto crearía hostilidad entre católicos y judíos en New York. Fue muy honesto de su parte plantearlo así. Ya habían imaginado lo que podría decirse y la forma que podría tomar y se habían autoconvencido de que no valía la pena.

Free Inquiry: ¿Así que su película no ha sido exhibida nunca en los Estados Unidos?

Hitchens: No, y con seguridad nunca lo será. Uno puede hacer esa predicción con absoluta certeza, y luego ponderar qué sugiere eso.

Free Inquiry: ¿Cuál fue la respuesta en Gran Bretaña a su desenmascaramiento de la Madre Teresa? ¿Tuvo muchas críticas por eso?

Hitchens: Cuando se exhibió la película, provocó el mayor número de llamadas telefónicas que el canal hubiera registrado. Eso era esperado. También se esperaba que hubiera cierta similitud en las llamadas. He leído el registro, y mucha de la gente llamó para decir exactamente la misma cosa, y con frecuencia usando las mismas palabras. Creo que hubo un elemento de organización en eso.

Pero lo más sorprendente fue que también fue el mayor número de llamadas a favor que la estación hubiera recibido. Eso no es habitual, porque generalmente la que levanta el tubo es la gente que quiere quejarse; aquéllos a los que les gustó el programa no llaman. Es un fenómeno bien conocido en los medios, y una razón por la cual nadie se impresiona mucho cuando la central telefónica se satura de llamadas de protesta. Saben que no es gente llamando para alabar al programa, y saben que es bastante fácil organizarse.

Un número realmente llamativo de personas llamaron para decir que ya era hora de que hubiese un programa así. Las bitácoras dejaron grabadas las llamadas palabra por palabra, y noté que el nivel del idioma y de los razonamientos en las llamadas a favor era lo suficientemente más alto como para hacerle sentir a uno que quizá no todo estaba perdido.

Además de la respuesta inicial de los televidentes, hubo un conflicto en la prensa. Pero en general ambos lados del caso se presentaron. No obstante, fue deprimente ver cuántas personas objetaban, no lo que se dijo, sino el hecho de que se lo dijera. Incluso entre la gente secular hubo un desconcierto, como si yo hubiera hecho realmente algo iconoclástico. La gente decía «Christopher Hitchens alega que la Madre Teresa acompaña a dictadores» y así, como si no se hubiera probado eso. Pero ninguno de los críticos ha dicho nunca, ni los más hostiles, que fuese falsa alguna cosa que yo dije sobre ella. Nadie ha refutado nada de eso.

La crítica que fue probablemente la más inteligente apareció en el Tablet, un periódico inglés mensual católico. Había una larga y seria crítica que mostraba una visión bastante coincidente, escrita por alguien que obviamente había trabajado con la Iglesia en la India y conocía la Madre Teresa. El crítico decía que la obra y la ideología de la Madre Teresa presentaban ciertos problemas para la fe.

Free Inquiry: ¿Pero en Estados Unidos la idea de que la Madre Teresa es una vaca sagrada que no debe ser criticada ganó, y el libro de Ud. y su crítica de la Madre Teresa nunca fueron al aire?

Hitchens: Sí, así fue básicamente. En las críticas americanas todo depende la New York Times Book Review [Crítica Literaria del New York Times]. Mi libro fue sólo mencionado en el montón de notas cortas al final. Considerando que la Madre Teresa tenía en circulación un libro suyo al mismo tiempo, me pareció muy extraño. Cualquier editor de críticas literarias con sangre en las venas hubiera puesto ambos libros juntos, hubiera buscado un crítico interesado en la religión y le hubiera pedido que escribiera un ensayo comparándolos y contrastándolos. He sido crítico y he trabajado en una oficina de periódico, y eso es lo que hubiera esperado que ocurriera. Que no haya sido así es sugestivo, y bastante deprimente.

Free Inquiry: El mito de la Madre Teresa requiere que los indios hagan el papel de víctimas patéticas. ¿Qué piensan los indios de la Madre Teresa y de la imagen que le da a la India?

Hitchens: Tengo una enorme pila de cobertura de la India, donde mi libro fue publicado. Y las críticas parecen ser abrumadoramente favorables. Por supuesto esto llega en un momento donde hay una gran crisis en la India sobre el fundamentalismo y el secularismo.

Hay muchos indios que plantean objecciones a la imagen de su sociedad y de su gente tal como se la proyecta. De la Madre Teresa y su fans uno recibe la impresión de que en Calcuta no hay más que letargo, miseria y sufrimiento, y que la gente apenas si tiene fuerza para quitarse las moscas de los ojos mientras extienden un cuenco para mendigar. En verdad esto es injuriar a una ciudad que es fantásticamente interesante, con coraje, avanzada, culta, y que tiene universidades, escuelas de cine, teatros, librerías, cafés literarios y una política muy vibrante. Por supuesto hay un terrible problema de pobreza y sobrepoblación, pero a pesar de ello no hay tantos mendigos. La gente no le tira a uno de la manga para pedir. Se enorgullecen de no hacerlo.

La fuente de los problemas y miserias de Calcuta son la misma sobrepoblación que la Iglesia dice que no es un problema, y el influjo masivo de refugiados de regiones vecinas que han sido devastadas por guerras religiosas y sectarias en nombre de Dios. Así que los que son creyentes están en deuda con Calcuta; deberían estar trabajando para morigerar estas cosas de las que son responsables. Hacer creer que lo que están haciendo es un gran fraude.

Free Inquiry: Ud. menciona en su libro que la Madre Teresa es usada por la derecha religiosa y por los protestantes fundamentalistas, que tradicionalmente son muy anticatólicos, como un símbolo de santidad religiosa con el cual luchan contra los humanistas seculares.

Hitchens: Sí, ella es una mujer modelo para los militantes del «Derecho a la Vida» de Estados Unidos. [American Right to Life: ala radical del evangelismo cristiano conservador, que aboga por la criminalización del aborto, del suicidio asistido y de la eutanasia] La usó como ejemplo de idealismo cristiano y valores familiares nada menos que Ralph Reed, el vocero de las fuerzas de Pat Robertson. Eso es un síntoma de un problema mayor que yo llamo «ecumenismo inverso», una alianza oportunista entre católicos extremos y protestantes extremos que solían excluirse y anatematizarse unos a los otros.

En privado Pat Robertson no alberga más que desprecio por otras denominaciones cristianos, incluidas muchas otras que son protestantes y extremas. Pero en público la Coalición Cristiana ha enfatizado que está muy, muy lista para formar una alianza con los católicos. Hay un ecumenismo superficial y oportunista entre los extremistas religiosos, y la Madre Teresa está bien dispuesta y feliz a su servicio. Sabe exactamente con quién y para quién está trabajando. Pero creo que es lo más feliz posible cuando hace cosas como ir a Irlanda e intervenir en el Referendum por el Divorcio, como hizo recientemente.

A propósito, hay una forma interesante de ver esto que todavía no ha aparecido en la prensa. Durante el Referendum por el Divorcio la Iglesia Católica irlandesa amenazó con negarle el sacramento a las mujeres que quisieran casarse de nuevo. No se permitían excepciones: no importaba si habías estado casada con un alcohólico que te golpeaba y que abusaba sexualmente a tus hijos, no iban a darte una segunda oportunidad en este mundo ni en el siguiente. Y ésa es la posición que la Madre Teresa intervino para apoyar.

Ahora cambiemos de escena: la Madre Teresa es una especie de confesora de la Princesa Diana [Diana, Princesa de Gales (1961–1997), conocida como Lady Di]. Se han reunido muchas veces. Se puede ver el interés mutuo; no estoy seguro de cuál de ellas necesita más a la otra. Pero la Madre Teresa fue entrevistada por el Ladies Home Journal, una revista leída por millones de mujeres estadounidenses, y en el curso de la entrevista dice que oyó que la Princesa Diana está por divorciarse y que espera realmente que lo haga, porque así será mucho más feliz.

Así que hay perdón después de todo, pero adivinen para quién. No podría estar más claro. A mí mismo me pareció chocante porque, aunque creo que hay muchas cosas fraudulentas en torno a la Madre Teresa, también pienso que hay muchas cosas auténticas. Bien, de cualquier manera ella se vio obligada a emitir un comunicado diciendo que el matrimonio es cosa de Dios y que no puede deshacerse y toda esa tontería habitual. Pero cuando hablaba desde el corazón, fue más indulgente con el divorcio.

Free Inquiry: Una nota al pie en el libro de Ud. critica a la Madre Teresa por perdonarlo por su película.

Hitchens: Yo dije que no le pedí perdón, y que no me constaba que ella pudiera concederlo en cualquier caso. De todas las cosas que hay en el libro, ésa es la que más comentarios hostiles ha provocado; incluso de amigos y personas que están de acuerdo conmigo. Me preguntan por qué pongo objeciones a eso, y qué me parece malo del perdón. Mi explicación es que estaría bien si ella perdonara a todos. Cuando fue a Bhopal luego de que el accidente industrial de la Union Carbide matara a miles, no paraba de decir «Perdonen, perdonen, perdonen». Está bien perdonar a Union Carbide por su negligencia, pero para una mujer en Irlanda casada con un alcohólico y abusador de menores y que tiene diez hijos y nadie que la cuide, no hay perdón en esta vida ni en la otra. Pero hay perdón para la Princesa Diana.

Free Inquiry: Hay una doctrina en el catolicismo romano sobre la redención del alma a través del sufrimiento. Esto se puede ver en la obra de la Madre Teresa: piensa que el sufrimiento es bueno, no usa analgésicos en sus clínicas, y así. ¿Actúa de la misma manera con su propia salud? ¿Vive de acuerdo con lo que predica?

Hitchens: Dudé en hablar de esto en el libro, pero decidí que tenía que publicar que ella ha dicho que el sufrimiento de los pobres es algo muy hermoso y que al mundo le está ayudando mucho la nobleza de este ejemplo de miseria y sufrimiento.

Free Inquiry: Una cosa horrible.

Hitchens: Sí, de hecho es algo malvado. Decir que es algo no cristiano no sería cierto, aunque mucha gente no se da cuenta de que eso es lo que los cristianos creen. En mi opinión es un comentario verdaderamente inmoral, y debería ser más ampliamente conocido.

Ella es vieja, ha tenido varios problemas con su salud, y por su parte se trata en algunas de las más caras y mejores clínicas de Occidente. Dudé en poner eso en el libro porque parecía que iba a ser ad hominem (o ad feminam) y yo trato de no hacer eso nunca. Creo que la doctrina de odiar el pecado y amar al pecador es obviamente estúpida, porque es una falsa antítesis, pero una forma de ella es moralmente defendible. Con seguridad, en las discusiones uno sólo debe atacar los argumentos y no a la persona que los presenta. Pero el contraste en este caso me pareció tremendo.

No era tanto el hecho de que mostrara que sus instalaciones no fueran buenas, sino que demostró que no eran en absoluto instalaciones médicas. No había ningún lugar de los que ella maneja adonde pudiera ir; hasta donde sé, su propósito no es dar tratamiento médico. Siendo justo, ella nunca ha dicho realmente que el tratamiento sea su objetivo. Aunque sí que acepta donaciones de personas que se han autoengañado para creer eso, no he encontrado en ninguna ocasión que ella haya dado una falsa impresión de lo que es su obra. La única manera en la que se puede decir que es responsable por propagar esta impresión es que ella acepta, con conocimiento, lo que proviene de esa falsa impresión.

Free Inquiry: Pero si la gente va a sus clínicas para los moribundos y necesitan atención médica, ¿ella los deriva a los lugares apropiados?

Hitchens: Según el testimonio de un cierto número de testigos, no. Yo reproduje los relatos de varios testigos cuyos testimonios pude verificar, y he tenido muchas otras comunicaciones con ex voluntarios en Calcuta y en otras misiones. Todos ellos se sintieron muy impactados al descubrir, cuando llegaron allí, que habían pasado por alto algún punto crucial, y que muy frecuentemente personas que habían venido con la impresión equivocada de que recibirían cuidados médicos no son tratadas o no se las aconseja. En otras palabras, cualquiera que vaya allí con la esperanza de obtener alivio de un problema médico serio ha cometido un terrible error.

Tengo tantos testimonios de antiguos trabajadores que me contactaron después de escribir el libro que casi hay material suficiente para hacer una secuela.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...