Colocan estatua católica en lugar público de Orizaba

Como una acción indignante calificaron masones la colocación de una estatua católica en un espacio público de la ciudad, ya que con ello se atenta contra los derechos de las minorías.

“Obviamente es en referencia a la colocación de la estatua de San Miguel Arcángel por parte del ayuntamiento en el parque del Palacio de Hierro. Somos respetuosos de las creencias de todas las personas, procuramos que todas las personas conserven ese derecho de poder ejercer cualquier religión o creencia o no creencia”, apuntó Alejandro Montes de Oca Díaz, integrante de la Logia Masónica “Jano” del Rito Francés Moderno en esta ciudad de Orizaba.

Indicó que dicha imagen hace referencia específicamente a una sola religión, y así fuera de la católica o de cualquier otra, sino es la acción del ayuntamiento, que pone una estatua religiosa católica en un lugar público.

Dijo desconocer con qué recursos se hizo esa figura, si con recursos públicos, de un particular o de la Iglesia, pero la están poniendo en un lugar público que se mantiene con impuestos de todos, no nada más de los católicos, sino de protestantes, Testigos de Jehová, de ateos, que también hay.

“Una institución gubernamental, sea del nivel que sea, ya sea municipal, estatal o federal, no puede erogar de sus arcas un dinero para beneficio de una religión, eso es inaceptable”, expuso.

Montes de Oca Díaz indicó que esa acción va en contra de cualquier Estado laico, como deben serlo todos.

Recordó que el Benemérito de las Américas, Benito Juárez García, fue un promotor de la libertad de creencia y laicismo de las instituciones y el Estado, demostrando así congruencia entre el ideario y el comportamiento, que hoy constituyen uno de sus legados.

Puntualizó que la masonería no está contra ninguna religión, pero sí es indignante para el laicismo el poner una representación de una ideología religiosa determinada en un espacio público, situación que el ayuntamiento debería reconsiderar.

Agregó que el ayuntamiento de Orizaba, como gobierno civil, no debe tener religión, pues le corresponde proteger imparcialmente el derecho de los gobernados a proteger cualquier religión que deseen adoptar, y al ser sectarios, no lo garantizarían.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...