Colegios católicos evitan dar una alternativa a la Religión

Los centros se saltan la norma y no ofrecen la opción de cursar otra asignatura

Las escuelas concertadas gestionadas por congregaciones católicas dejan claro en todo momento a los padres que su proyecto educativo gira siempre en torno a los ideales cristianos. La gran mayoría resalta en ese sentido que no se trata de "adoctrinar" a los alumnos, sino de inculcarles unos valores que van desde "la solidaridad" hasta el "respeto a los demás"… Hasta ahí, todo totalmente correcto y comprensible. El problema llega cuando alguna familia pretende que su hijo no curse la asignatura de Religión. En ese caso, lo tendrá difícil, porque son muchos los centros que avisan de que no tienen alternativa a este tipo de enseñanzas.

La legislación indica que todos los centros tienen la obligación de ofrecer a los alumnos la opción de cursar otra materia distinta a la confesional. Sin embargo, varios colegios católicos soslayan la reglamentación. Es el caso de la escuela Amor de Dios, en Nou Barris. Durante la jornada de puertas abiertas, el director da por supuesto que los niños recibirán clase de Religión, aunque hace falta una llamada de teléfono, al día siguiente, para que una empleada de la escuela confirme que esta asignatura es obligatoria: "Nosotros seguimos un ideario cristiano y así os lo explicamos a los padres antes de la matriculación. Si su hija no quisiera cursar Religión, nosotros no tenemos asignatura alternativa. Durante esa hora no podría dar clase".

Comentarios similares se escuchan en varios despachos (como en el del Sant Josep Oriol y el de las Teresianes de Gràcia) y un poco distintos en otros, como en la escuela Labouré. Allí también se imparte a todos los alumnos la asignatura confesional, pero no se trata solo el cristianismo. "También explicamos aspectos de las religiones musulmana y judía", aclara una maestra.

En muchos colegios los niños reciben estas enseñanzas a partir de primaria. En otros, como los Maristes La Immaculada, lo harán ya desde los 3 años (este centro estrenará el próximo curso las aulas de educación infantil). "Trabajaremos desde el principio comportamientos propios del cristianismo", relata un responsable, el mismo que se encarga de avisar a los padres: "Cuando matriculen a sus hijos, firmarán un documento en el que aceptarán el ideario del centro y, por tanto, acatarán nuestro proyecto católico".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...