Colectivos feministas defienden la educación afectivo-sexual en las aulas frente al veto parental

Los actos se enmarcan dentro de las acciones de este año de la Comisión 8 de marzo, que se están llevando a cabo en Madrid, bajo el lema ‘Si sacan la educación sexual de las aulas, nosotras la llevaremos a las calles’,

Cientos de mujeres feministas han marchado desde la Puerta del Sol hasta la consejería de Educación, para defender una educación afectivo sexual integral Laica, pública, gratuita e inclusiva, que defienda los derechos de la infancia y de toda la sociedad.

Los actos se enmarcan dentro de las acciones de este año de la Comisión 8 de marzo de Madrid, que se están llevando a cabo bajo el lema ‘Si sacan la educación sexual de las aulas, nosotras la llevaremos a las calles‘, esta semana en toda la Comunidad de Madrid. Entre estas acciones se han desarrollado talleres de educación afectivo-sexual.

Operación Araña

La operación araña forma parte de las acciones de la conocida como «Revuelta Feminista», de cara al próximo 8 de marzo y ha consistido en cambiar los nombres de las estaciones de metro y cercanías con lemas como “La maternidad es una opción”, “Aborto libre y gratuito”, “Menos pin y más protección”, “La estría es bella” o “Mi cuerpo, mis normas”. También se han colgado mensajes feministas en los vagones del metro de Madrid.

Al comienzo de la manifestación se ha leído el manifiesto “Tejiendo Alianzas”, donde han querido denunciar que “la educación afectivo sexual es casi inexistente en el currículum escolar y se deja a voluntad del profesorado su abordaje en el aula, lo que le hace residual y poco afectiva”. Por eso los colectivos feministas han hecho un llamamiento “para cambiar un enfoque negativo, centrado en los riesgos y peligros”, que generalmente “reproducen estereotipos y mitos centrados en la genitalidad, la reproducción y la heteronorma” por una educación que, “hable de los derechos sexuales y reproductivos, del placer y del disfrute, de la autoestima, la diversidad sexual, los sentimientos, el consentimiento y las relaciones con respeto e las mujeres”, han reclamado al gobierno de derechas y de extrema derecha madrileño.

Foto Agustín Millán

El veto parental que el partido de ultraderecha VOX pretende implantar en la Comunidad de Madrid, supone para los movimientos y colectivos feministas, “un momento en el que se cuestionan los avances conseguidos”, por eso hoy han querido señalar al poder opresor “como responsables de colocar a la infancia y las mujeres en situaciones de vulnerabilidad”.

La revuelta feminista ha reivindicado frente a la consejería de Educación, “una educación laica, pública, gratuita que incluya un IVA con mayor inversión”. También ha reclamado “la inclusión de una educación afectivo sexual integral en el currículo de todas las etapas educativas que se adapte a ellas, y promueva una sexualidad responsable desde una perspectiva del derecho al placer y al disfrute”.

Los colectivos feministas presentes, quieren conseguir “un desarrollo de la educación afectivo sexual en las aulas, donde el alumnado pueda disfrutar de un espacio de libertad y confianza, libre de estereotipos sexistas, racistas que eduque en relaciones horizontales, éticas, placenteras y diversas”.

Por último, han demandado “currículos feministas en el sistema educativo donde se visualice el papel de las mujeres en todas las disciplinas”.

El colectivo 8 de marzo han concluido el manifiesto afirmando que “todas somos referentes diversos y poderosos de cuerpos, de formas de vida, de maneras de amar y desear”. “Ante los intentos de censura educativa y vulneración de los derechos de la infancia, tejemos alianzas por un Madrid que impulsa y sostenga un sistema educativo feminista”, en clara oposición a la derecha y la extrema derecha que gobierna la comunidad y el Ayuntamiento de Madrid.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...