Colectivos de la Euskal Eskola critican las normas que «impone» la religión

Muestran su compromiso por la laicidad y, por ello, manifiestan su «desacuerdo con las normas estatales y autonómicas que imponen la obligatoriedad de establecer la asignatura de religión como materia curricular en la escuela pública».

Las organizaciones Ehige, Bihen y Sarean, agrupadas en la plataforma educativa Euskal Eskola Publikoa Gaur Bihar, mostraron ayer su "desacuerdo" con las normas estatales y autonómicas que "imponen" la religión como materia curricular en la escuela pública. Además, demandaron "respeto" a las decisiones que adopten los consejos escolares de los centros públicos en este tema. Estas organizaciones recordaron que han manifestado reiteradamente a los diferentes responsables del Departamento de Educación su oposición contra la inclusión de la Religión en el curriculum escolar.

En concreto, recordaron que, en el documento recientemente publicado Euskal Eskola Publikoa Haratago, muestran su compromiso por la laicidad y, por ello, manifiestan su "desacuerdo con las normas estatales y autonómicas que imponen la obligatoriedad de establecer la asignatura de religión como materia curricular en la escuela pública". Asimismo, expresaron su rechazo a que "se imponga a los alumnos que no deseen cursar religión la obligatoriedad de cursar una materia alternativa diseñada desde fuera de la escuela sin contar con los intereses de las familias.

En este sentido, apuntaron que la decisión adoptada por el Departamento de Educación para el curso 2013-2014 supone una modificación del actual decreto del currículum del Bachillerato de la CAV y obligará al alumnado que no demande religión a cursar una materia alternativa, "al contrario que ocurría hasta ahora".

Ehige, Bihe y Sarean recordaron que esta decisión se debe a una sentencia del Tribunal Supremo, y manifestaron que se oponen a que la materia de Religión forme parte del plan de estudios de Bachillerato. Destacaron que solo un 2,7% del alumnado ha solicitado hasta ahora religión en los institutos públicos de Bachillerato y, tras afirmar que no existe demanda por parte de las familias o el alumnado, subrayaron su rechazo a que aquellos que no demandan religión "tengan la obligación de cursar una materia alternativa". Además, denunciaron que los gastos de personal para impartir la materia alternativa a la Religión pueden ascender a dos millones de euros, y remarcaron que ello se produce en un momento en el que se anuncian "recortes en temas esenciales para el alumnado de educación obligatoria".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...