Cocentaina (Alicante) recupera temporalmente el acta notarial de 1520, cedida por el Ayuntamiento de Alcoy, que narra el milagro de las 27 lágrimas de sangre vertidas por la Virgen

Celebración del 500 aniversario. El acta notarial de 1520 que narra el milagro de las 27 lágrimas de sangre vertidas por la Mareta ya está en Cocentaina. La población expondrá el documento, cedido por Alcoy, con motivo de la celebración del 500 aniversario del prodigio.

La gran devoción que siente el pueblo de Cocentaina por su patrona, la Mare de Déu del Miracle, se reflejó ayer en la masiva acogida que tuvo la llegada del acta notarial que narra el milagro que obró la Mareta en 1520, cuando vertió 27 lágrimas de sangre. Este documento histórico pertenece al Archivo Municipal de Alcoy, pero ha sido cedido a la población vecina para la conmemoración del 500 aniversario de una tradición que reúne, año tras año, a multitud de devotos.

Joan Lluís Alçamora fue un notario contestano que se trasladó a Alcoy. Entre los numerosos documentos donados por la familia al Archivo Municipal alcoyano se encontraba el acta notarial de 1520 en la que se relata con todo tipo de detalles el milagro de la Mare de Déu de Cocentaina, conocida de forma cariñosa por sus vecinos como Mareta. Se trata, asimismo, de un prodigio por el que la Vila Comtal rinde homenaje todos los años a su patrona con una multitudinaria fiesta y repleta de devoción.

En concreto, según explica el director del archivo alcoyano, Josep Lluís Santonja, el acta data del 19 de abril de 1520, fecha en que la población vecina celebra sus fiestas patronales, y «forma parte de un protocolo del notario Joan Lluís Alçamora». Los Alçamora, insiste, «fueron una importante familia que donó un destacado legado documental», y en concreto este notario lo que hizo fue «levantar acta de un proceso milagroso», como fue que la Mare de Déu vertiese 27 lágrimas de sangre. «Es rarísimo encontrar un acta notarial sobre un milagro, pero en el caso de Alcoy tenemos dos, ésta y la de la Virgen de los Lirios», detalla Santonja.

Fue a principios de septiembre de 2017 cuando la Pía Unión, entidad que organiza los festejos en honor a la Mareta, la alcaldesa de Cocentaina, Mireia Estepa, y la concejala de Patrimonio, Marcela Richart, se reunieron con el alcalde de Alcoy, Antonio Francés, el edil de Cultura, Raül Llopis, y el director del Archivo Municipal para conocer el protocolo notarial datado del siglo XVI en el que se encuentra el acta del milagro contestano.

El objetivo desde entonces fue conseguir la cesión temporal del documento para la celebración del 500 aniversario del milagro, lo cual sucedió finamente a finales de abril del año pasado. Entre los trámites llevados a cabo por ambos consistorios destaca la certificación de los cánones de conservación para que la pieza se mantenga de forma correcta y la realización de un seguro.

La técnico en Patrimonio del Ayuntamiento de Cocentaina, Elisa Doménech, explicó ayer que la cesión es temporal y finalizará el 30 de diciembre de 2020. «El acta tiene un doble valor para el pueblo contestano, el histórico y documental, y el religioso y sentimental».

Por ello, el acto celebrado ayer en el Palau Comtal de Cocentaina en el que se presentó el documento contó con la intervención tanto de Josep Lluís Santonja, quien explicó su valor histórico y desgranó cada detalle del mismo, y la Pía Unión, cuyos representantes se encargaron de recordar la devoción que los contestanos sienten hacia su patrona.

La alcaldesa también intervino aplaudiendo que se haya logrado la cesión del documento, máxime teniendo en cuenta la importancia que tiene para la población, y agradeciendo al Ayuntamiento de Alcoyla colaboración durante todo este tiempo.

Decenas de personas quisieron ser las primeras en contemplar de cerca el acta notarial al finalizar un acto que contó con la presencia del alcalde Alcoy. El protocolo se podrá visitar hasta finales de 2020 dentro del horario del Palau.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...