Cine: Un adolescente musulmán atrapado en la religión, en “El joven Ahmed”

El fanatismo, la manipulación y la falta de un papá es lo que caracteriza a un inexperto joven de 13 años, quien pierde el rumbo de su vida en la película El joven Ahmed con la cual ganaron Mejor Dirección, en el pasado Festival de Cine de Cannes, los hermanos belgas Luc y Jean-Pierre Dardenne.

La historia pone al descubierto lo fácil que es engañar, convencer y manejar a un adolescente con la religión, en este caso con el islam, lo cuál hace recordar e incita a reflexionar cómo chicos y chicas han caído en dicha creencia de manera exagerada, al grado de caer en el fanatismo, lo cual ha impulsado a muchos a perder su vida y a asesinar.

En el largometraje, de los ocho veces ganadores en Cannes, se observa como en Bélgica un imán (un islámico poderoso), llamado Youssouf quien maneja a Ahmed, un adolescente muy confundido, ya que padece la ausencia del padre, lo cual mantiene desunida a la familia y la mamá no sólo trabaja todo el día, también se refugia en el alcohol. El chico no saluda ni se despide de su profesora de la escuela por ser mujer ya que así le han dicho que lo establece el Corán, el libro sagrado del islam.

Ahmed es el menor de su hermana y hermano, quienes no se hayan tan preocupados por la religión. Sin embargo, Ahmed empieza a cambiar mucho, debe rezar constantemente y su imam lo pone totalmente en contra de su maestra, y eso incluso lo lleva a la cárcel.

No es la primera vez que estos realizadores ponen bajo la lupa la situación del mundo. Sin duda sus películas son un espejo de la realidad mundial.

Ahmed es interpretado muy bien por Idir Ben Addi, un papel complicado porque refleja a un joven totalmente atrapado en la religión, sin pensar en las consecuencias y el dolor que le causa a su madre. Finge que cambia, pero en realidad es una estrategia para hacerle creer a todos que ya es otra persona y salirse con la suya. Incluso, le cuesta mucho ser amigable y sobre todo confiar en las mujeres, porque las considera menores y pecadoras.

Y pensar que en pleno siglo XXI existe este tipo de fanatismo que ha acabado con muchas vidas.

El joven Ahmed abrió la 17 edición del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), con la asistencia de Luc Dardenne, quien mencionó que “tener una religión no significa ser un fanático, pero es cierto que en la juventud actual, hay una tendencia a querer separarse de la sociedad en la cual se encuentra”.

Subrayó que el fanatismo es muy peligroso: “Creen que posen la verdad absoluta y juzgan a los demás a partir de eso”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...