Cincuenta procesiones pidieron policías el pasado fin de semana en Sevilla

El Ayuntamiento pide mayor previsión ante el aumento en un 10% de los eventos religiosos respecto al mismo semestre de 2015

El Ayuntamiento de Sevilla está desbordado un fin de semana tras otro ante la cantidad de solicitudes de cobertura municipal para lasprocesiones que se celebran en la ciudad. Para muestra un botón: sólo entre el 27 y el 29 de mayo, estaban previstos un total de 50 eventos de tipo religioso, de los cuales sólo pudieron ser autorizados 25 —tres de ellos a última hora— y en once fueron denegadas las peticiones, mientras que el resto no precisaron de cortes de tráfico o presencia de la Policía Local.

Del listado de 57 eventos previstos sólo este sábado y este domingo, 37 eran religiosos(cruces de mayo, procesiones sacramentales, de gloria y bandos anunciadores. Entre las otras veinte se encontraba el triatlón o los conciertos de Manolo García y José Luis Perales, además de manifestaciones.

ABC de Sevilla ha tenido acceso a los datos que maneja el Centro de Coordinación Operativa (Cecop) en los que se da fe de la proliferación de salidas procesionales en los últimos meses y que, según el responsable de este organismo, Rafael Pérez, hay que compatibilizar con el resto de eventos que se celebran en la ciudad, todo ello sin desatender los imprevistos que surjan.

Si se hiciera un análisis puramente estadístico, en el último semestre ha habido un aumento del 10 por ciento en la cantidad de eventos en general que se celebran los fines de semana y, sólo los domingos, la cifra sube al 17%. Mirando únicamente a los eventos religiosos (cruces de mayo, cultos, procesiones, via crucis y romerías), el aumento ha sido de un 7,25% (un 10% incluyendo los datos de los últimos fines de semana que aún no aparecen en las estadísticas del Cecop).

eventos religiosos Sevilla

En estos datos, se observa cómo de enero a mayo de 2016 se han cubierto, por ejemplo, 274 procesiones, 56 via crucis, 22 romerías o 21 cruces de mayo. Éstas, curiosamente, han aumentado en un 40% respecto al mismo semestre de 2015.

Por todo ello, el Ayuntamiento hace un llamamiento a la autorregulación a la hora de solicitar cobertura de servicios públicos para estos actos y colaboración tanto a la hora de cuadrar los recorridos y horarios como en la planificación, ya que, según apunta el director del Cecop, hay algunas que piden policías «hasta cinco minutos antes de la salida porque se han confundido como ha ocurrido este pasado fin de semana».

Rafael Pérez explica que «el problema es tremendamente complejo» y expone las dificultades con las que se topa el Ayuntamiento cada fin de semana para poder dar servicio a todo lo necesario en la ciudad. «En la administración no tenemos capacidad para sacar a cien trabajadores más un fin de semana. Esto necesita un procedimiento administrativo y no podemos improvisar. ¿Qué ocurre? Que cuando tenemos un incremento de eventos en la calle sale el personal cualificado, no podemos sacarlo de cualquier sitio, no existe fórmula mágica».

Por otro lado, añade que «eso es solamente si comparamos números, pero aquí tenemos cruces, por lo que si son un 17% más de eventos los domingos, cualitativamente el dato es más preocupante». Para que se entienda, explica que «el incremento sólo de una carrera popular es de 30 o 40 policías, y eso te descuadra la organización, porque tú dispones de una bolsa de dinero —las productividades— que no puede aumentarse sin pasar por el Pleno». Tampoco está permitido que otros servicios como Protección Civil corten el tráfico, ya que éstos su función es servir de apoyo, no suplir donde no llegue la Policía Local.

En este sentido, explica que el Ayuntamiento cuenta con un número de efectivos que, como cualquier otra organización, dispone de sus turnos de trabajo, y se cuenta con un número limitado para los fines de semana que, además, se dividen entre los que trabajan de mañana, tarde o noche. De esta forma, a la hora de cuadrar las productividades, no se puede improvisar ya que los trabajadores necesitan saber con previsión cuándo les corresponde trabajar por conciliación familiar. «Necesitamos una planificación de seis meses», afirma.

Rafael Pérez, que se muestra agradecido con el Consejo de Cofradías por la intermediación que presta con las hermandades, considera que la solución es establecer «un calendario anual razonable, ya que todo esto además requiere de un dispositivo no sólo de policías, sino de limpieza, Protección Civil, Tussam…».

Hoja de ruta para autorizar procesiones

El director del Cecop explica que el Ayuntamiento no prohíbe en ningún caso a ninguna institución una salida procesional. Lo que sí hace —cuenta— es denegar el corte de tráfico a los eventos que considera inviables. «El Ayuntamiento no ha adoptado una medida restrictiva con ninguna hermandad», indica Pérez, que se muestra sorprendido cómo en algunos casos se han tenido que cubrir cruces de mayo «con cuatro policías a las que van cuatro niños. Esto hay que evitarlo».

Por ello, en el Cecop establecen tres categorías en función a los eventos que se solicitan. Los considerados como A, se refiere a los que no afectan y no necesitan servicio: una mesa petitoria, por ejemplo. Los de categoría B son aquellos que afectan levemente a los servicios básicos, que se saldan con una dotación de policía. Y, por último, los C, en los que se encuentran la mayoría de las procesiones, y que requieren dispositivo ya que afectan a la movilidad, transporte público y otros servicios.

De esta forma, arguye que «existe el derecho de manifestación pública, recogido en la Constitución, independientemente que sea una manifestación de mormones, una manifestación de Podemos, la celebración del Sevilla FC o una procesión». No existe un criterio fijo a la hora de aprobar las coberturas policiales de estos eventos. «Nosotros cubrimos todas las procesiones de regla (a alguna incluso tres fines de semana consecutivos), pero deben entender que todos los efectivos no pueden ser para hermandades por lo que un fin de semana se pueden cubrir diez y, al siguiente, quince, dependiendo del resto de eventos».

Por ello, el Consejo de Cofradías establece un listado con preferencias, pero también hay que sumar los que solicitan desde fuera. «No podemos denegar una procesión organizada en un barrio como las Tres Mil Viviendas, sabiendo las necesidades que hay allí, para dar cobertura a una cruz de mayo de una hermandad histórica, cuando en muchos casos llevan hasta menos público».

¿Existe colaboración?

El director del Cecop afirma que «hay de todo. Hay hermandades que aceptan cambiar de recorrido o de horario para no solaparse con otra de la misma zona y poder cubrirla con los mismos efectivos municipales y otras que se niegan y dicen que por ahí han tirado siempre y en el horario que quieran».

Por este motivo, considera que es una asignatura pendiente para el próximo Consejo de Cofradías que salga de las elecciones del 30 de junio. Rafael Pérez cree que estableciendo un cronograma con tiempo suficiente «a dos años vista este caos podrá regularse».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...