Cinco de los colectivos antiabortistas más activos recibieron casi dos millones de euros de dinero público de 2014 a 2018

Red Madre, la Fundación Madrina, el Foro Español de la Familia, Adevida y varias entidades de la Federación Provida percibieron subvenciones por valor de al menos 1,8 millones, el 89% de administraciones gobernadas por el PP

Red Madre, con presencia en varios territorios, recibió casi un 1,2 millones. En algunas ciudades sus integrantes se sitúan a las puertas de las clínicas para intentar convencer a las mujeres de que no aborten

«Chiringuitos» que se llevan miles de euros; un «lobby» feminista que «vive» de las subvenciones; ayudas «que no llegan a quien lo necesita». El discurso de Vox ha avivado un conocido mantra antifeminista al que también se ha plegado el Partido Popular: las asociaciones de mujeres son «chiringuitos» con los que las feministas hacen negocio. Lo que nunca nombran ambas formaciones, que han pactado en Andalucía un sistema de ayudas a mujeres con embarazos no deseados, es de las cientos de asociaciones antiabortistas que están detrás de estas prestaciones. Algunas, además, también reciben dinero público. Es el caso de cinco de las más activas, que han recibido desde 2014 al menos 1,8 millones de euros de diferentes administraciones públicas, según figura en el Sistema Nacional de Publicidad de Subvenciones.

Son la Fundación Red Madre, el Foro Español de la Familia, la Asociación en Defensa de la Vida Humana (Adevida), la Fundación Madrina y varias de las entidades que componen la Federación Española de Asociaciones Provida. Se trata de algunas de las organizaciones adalides de la lucha contra el aborto en España e incondicionales de las llamadas ‘marchas por la vida’ que anualmente organizan diversas plataformas, a las que este 2018 se adhirieron más de 500 asociaciones con un férreo posicionamiento contra la interrupción voluntaria del embarazo.

Una búsqueda en la base de datos del Sistema Nacional de Publicidad de Subvenciones permite concluir que solo estos cinco colectivos han recibido dinero público vía subvenciones y ayudas tanto procedentes de la Administración central –este dato se registra desde 2014–, como de comunidades autónomas, ayuntamientos y diputaciones –y este desde 2016–. La Fundación Red Madre, con presencia en varios territorios, es la que más ha percibido, con casi 1,2 millones de euros. Le sigue el Foro Español de la Familia, que ha recibido algo más de 200.000 euros, las entidades de la Federación Provida (182.000) y la Fundación Madrina, con 133.000 euros. En último lugar se sitúa Adevida, a la que llegaron 37.000 euros de dinero público.

El 89% del importe total de los 1,8 millones de euros fue entregado por administraciones presididas por el Partido Popular y encabeza la tabla el Gobierno central, en poder de los conservadores desde 2011. El podio de los cinco primeras lo completan tres administraciones consideradas tradicionales bastiones de los populares: las autonomías de Galicia, Madrid y Castilla y León. En cuarto lugar, se cuela Andalucía, feudo del PSOE hasta el actual pacto de la derecha que ha aupado a Juan Manuel Moreno Bonilla a la Junta.

Al margen de su intensa batalla pública contra el aborto, las organizaciones a las que han financiado son algunas de la que más ayudas publicitan a través de sus páginas web para las mujeres con embarazos no deseados. Una medida pactada por Vox y el PP para Andalucía que, aunque aparentemente neutra, encubre un claro discurso antiabortista enarbolado por estos grupos. Incluso algunos, como la Fundación Red Madre, son habituales a las puertas de las clínicas en las que se practican abortos  con el objetivo de abordar a las mujeres que entran para convencerlas de que no interrumpan su embarazo.

Programas para la asistencia a la maternidad

Algunas de las subvenciones recibidas tienen un carácter general para el fomento del asociacionismo, el mantenimiento de las estructuras centrales o las dirigidas por las comunidades autónomas a la realización de programas de interés general con cargo al 0,7% del IRPF. Sin embargo, la mayoría tienen que ver con ayudas para desarrollar programas en materia de maternidad o infancia en situación de exclusión y muchas están enmarcadas en las políticas públicas de igualdad entre hombres y mujeres.

La Fundación Madrina, por ejemplo, recibió de la Comunidad de Madrid en 2018 17.000 euros «dirigidos a asistir a mujeres embarazadas y a madres sin recursos con hijos de cero a tres años y a mantener una red de apoyo». La fundación Red Madre en Pontevedra, por su parte, recibió unos 117.000 euros desde 2016 hasta el año pasado a través de la Secretaría General de Igualdad para «programas dirigidos a mujeres en situación de especial vulnerabilidad» y la Asociación ProVida de Badajoz lleva percibiendo desde 2016 de parte del Ayuntamiento una subvención nominativa de 6.000 euros cada año «para alimentos y productos infantiles».

Esta última es una de las entidades que forman parte de la Federación Provida, que de las 32 organizaciones que la integran, diez figuran en el Sistema Nacional de Publicidad de Subvenciones. Entre todas han percibido en estos años 182.000 euros. Además de la de Badajoz, están la Asociación Cántabra Pro-Vida, la Asociación en Defensa de la Vida Humana de Palencia, la Asociación Castellonense para la Defensa de la Vida, la Asociación Pro Respeto a la Vida Humana de Alicante, la Asociación en Defensa de la Vida de Cuenca, la de Córdoba, la Asociación Pro Vida de Alcalá de Henares, la Asociación Navarra en Defensa de la Vida y la Asociación Valenciana para la Defensa de la Vida.

Entre las prestaciones que suelen ofrecer, se encuentran servicios de información y asesoramiento médico, ayudas para la alimentación y alojamiento, recursos materiales para el cuidado de los bebés o incluso plazas en casas de acogida. «Si estás embarazada, llevas dentro la vida de tu hijo/a . ¡Enhorabuena! Si tus circunstancias o los problemas te hacen no alegrarte o estar preocupada, hay que tratar de mejorar esa situación. Y NO ESTÁS SOLA, mejor dicho NO ESTÁIS SOLOS. No tomes precipitadamente una decisión que no tiene vuelta atrás. Serénate y escucha tu corazón», dice la Federación Provida en su página web.

La Fundación Red Madre, por su parte, se define como «una red de apoyo, asesoramiento y ayuda a la mujer para superar cualquier conflicto surgido ante un embarazo imprevisto». Son numerosas las referencias que cita en su web contra el aborto; se refiere al «sufrimiento del embrión» o «las graves consecuencias» de interrumpir el embarazo e incluye supuestas historias de mujeres que han vivido tortuosos periplos tras abortar. Todo ello aderezado con un mensaje dirigido a las mujeres: «No estás sola».

Acuerdos de colaboración y ventajas fiscales

Además del monto económico, algunas asociaciones antiabortistas también cuentan con declaraciones de interés público, un beneficio otorgado por el Ministerio del Interior que permite exenciones fiscales y el acceso a la justicia gratuita. Es el caso de HazteOir, aunque el Gobierno ha afirmado que se lo retirará, o la asociación Más Futuro. También existen acuerdos de colaboración entre las entidades y algunas administraciones. Es el caso de la Junta de Castilla y León, cuyo servicio sanitario publicita en su página web la Red Madre de la misma comunidad para que las mujeres se dirijan a ella ante embarazos «imprevistos».

Esta fundación tiene un estrecho vínculo con el Foro Español de la Familia, que ha recibido desde 2014 248.000 euros, entre los que se encuentran las asignaciones que anualmente le hace el Gobierno a través de los Presupuestos Generales del Estado en el marco de la partida destinada a la atención de la infancia y de las familias. También en estos últimos PGE para 2019 el PSOE ha incluido esta subvención nominativa. Además de Benigno Blanco, una de las figuras que hace de nexo de unión entre ambas entidades –es vocal de la primera y fue presidente de la segunda– el Foro y Red Madre se unieron en 2014 para hacer las alegaciones al proyecto de reforma del aborto ideado por Gallardón.

Les parecía «un paso adelante en la buena dirección», pero «insuficiente». La retirada de la propuesta del PP y la consiguiente dimisión del entonces ministro de Justicia condujo a la indignación de los grupos ultracatólicos, que siempre se han sentido traicionados por Mariano Rajoy. Ahora ven en Vox una nueva esperanza para acabar con la ley de plazos aprobada por el Gobierno socialista en 2010. «No olvidéis a los más débiles e indefensos de toda esta historia: los que esperan nacer dentro del seno materno», se dirigió vía Twitter a Vox Gádor Joya, presidenta de Derecho a vivir, tras el pacto andaluz.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...