«Chiringuitos» divinos

El arzobispo de Granada crea una agencia de viajes para organizar peregrinaciones propias y ajenas y amplía su red de empresas y entidades que endeudan a la diócesis. Desde que llegó, en 2003, la deuda ha pasado de 1,5 a 30 millones de euros

El arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, dispara con pólvora de rey. Con el dinero de la Diócesis, que se nutre de fondos públicos, de donativos de feligreses y de lo que recauda por las visitas al patrimonio monumental de la Iglesia, ha ido tejiendo una red de sociedades y organismos altamente deficitarios que utiliza como agencia de colocación de militantes del movimiento ultracatólico Comunión y Liberación, al que pertenece el prelado. Su última ocurrencia ha sido la creación de una agencia de viajes para organizar peregrinaciones propias y ajenas, viajes de boda, circuitos culturales, rutas cristianas y otras ofertas más propias del mundo terrenal que del divino.

Viajes San Cecilio, la agencia promovida por el arzobispo de Granada, fue constituida como sociedad limitada en septiembre de 2012 con un capital social de 3.000 euros. Su especialidad son las peregrinaciones nacionales e internacionales, por las que el arzobispo de Granada parece sentir devoción. Roma, Tierra Santa, Armenia, Georgia, Turquía, Rumanía, Fátima o Etiopía son las ofertas que el prelado recomienda en su agencia de viajes. Por algo son sus destinos preferidos. Francisco Javier Martínez, como buen viajero, suele encabezar las expediciones. Hace escasos días, en el fragor de la polémica por la publicación del libro ‘Cásate y sé sumisa’, el arzobispo se fue de periplo por el Cuerno de África. El viaje al “imperio sagrado” de Etiopía, por supuesto a gastos pagados, lo realizó en compañía del obispo de Toledo, Braulio Rodríguez Plaza, también del movimiento Comunión y Liberación.

Ese es uno de los destinos más llamativos que ofrece la agencia de viajes del arzobispo de Granada. Ahora, en su página web, publicita la próxima peregrinación a Tierra Santa y ofrece una ruta para visitar en Navidades los mercadillos navideños en Praga, algo que parece más propio de El Corte Inglés que de las funciones de la Iglesia. Tres noches en habitación doble con desayuno incluido por el módico pecio de 485 euros. La oferta no precisa la categoría del hotel, pero incluye el billete de avión en clase turista con la franquicia de 20 kilos de equipaje, un alivio desde luego para el prelado, habida cuenta de lo que pesan las prendas arzobispales.

Viajes San Cecilio es el último ‘chiringuito’ que ha montado el arzobispo de Granada. Desde que aterrizó en la Diócesis, en 2003, ha ido ideando iniciativas, a cada cual más costosa, lo que le ha permitido colocar  a personal de su confianza vinculado al movimiento Comunión y Liberación. Entre sus creaciones está la editorial Nuevo Inicio, que ha estrenado  la colección Quotidiana con los dos polémicos libros ‘Cásate y sé sumisa’ y ‘Cásate y da la vida por ella’, de Constanza Miriano, una periodista vinculada al movimiento Comunión y Liberación, como el arzobispo de Granada.

La editorial, que se creó en 2005 con un capital social de 4.000 euros, no ha presentado las cuentas de 2012 en el Registro Mercantil. Su actividad ha pasado desapercibida hasta ahora, cuando la publicación de los dos manuales de corte machista han llevado al arzobispo de Granada a las primeras planas de los periódicos. No es la primera vez que Francisco Javier Martínez acapara portadas. El arzobispado de Granada ha sido una fuente inagotable de polémicas desde que se convirtió en el primer prelado español juzgado por los tribunales ordinarios por acoso moral. El juez, en una sentencia histórica, condenó al prelado a pagar una multa de 3.650 euros.

Nuevo Inicio, su editorial, ha sacado a la luz una exigua lista de publicaciones pese a los ocho años que lleva ya de actividad. Sus colecciones, y el personal que presta sus servicios en la editorial, le cuestan a la Diócesis mucho más de lo que ingresa la sociedad por un negocio que arroja pérdidas económicas y de dudosa rentabilidad apostólica. Las últimas publicaciones que ha patrocinado, ‘Cásate y sé sumisa’ y ‘Cásate y da la vida por ella’, además de hacer proselitismo del machismo, son tan controvertidas como el propio arzobispo. Francisco Javier Martínez, que se niega a retirar el polémico manual, comulga plenamente con la ideología del libro. El arzobispo de Granada ha utilizado  con frecuencia el púlpito para arengar contra el aborto hasta el punto de justificar la violación de las mujeres que abortan.

Su obsesión por controlar la formación religiosa y sus ínfulas de situarse por encima del bien y el mal le han llevado a montar empresas y organismos que sólo han contribuido a aumentar el endeudamiento de la Diócesis. Viajes San Cecilio, la editorial Nuevo Inicio, el Centro Cultural Nuevo Inicio, el Centro Internacional para el Estudio del Oriente Cristiano, el Instituto de Filosofía Edith Stein o el Instituto Lumen Gentium son algunas de las creaciones de Francisco Javier Martínez. A ello se suman publicaciones, como la revista Fiesta, de edición mensual, y otras actividades patrocinadas por la Diócesis que incrementan el presupuesto de gastos del Arzobispado.

Es imposible determinar el coste real de los ‘chiringuitos’ del arzobispo. Pero algunos de los centros que ha creado tienen veinte profesores para diez alumnos y otros organizan exposiciones, conferencias y cinefórums sin reparar en gastos. Francisco Javier Martínez no entiende de crisis. Tan es así que ha hipotecado a la Diócesis de por vida terrenal. En 2003, cuando llegó a Granada, la deuda del Arzobispado se cifraba en 1,2 millones de euros. Hoy, ronda los 30 millones. Buena parte de la deuda procede de un préstamo 19,5 millones que solicitó para construir la Escuela Universitaria de Magisterio La Inmaculada, inaugurada en la primavera pasada. Ahora, al cabo de unos pocos meses, el edifico, que ha costado 23,5 millones de euros, está en reformas.

Sus empresas y organismos han disparado los costes de personal, casi todos, militantes de Comunión y Liberación, que le suponen a la Diócesis un gasto anual de  más de 300.000 euros. Los dispendios del arzobispo no tienen precedentes en la Diócesis y resultan incomprensibles para muchas comunidades religiosas a las que Francisco Javier Martínez ha llegado a pedirles un ejercicio de caridad. El arzobispo no ha tenido reparos en quejarse de la escasa colaboración económica de los fieles de Granada ni en solicitar a las organizaciones eclesiásticas que recortaran dinero de las misiones para sostener la vida de la Iglesia diocesana.

Javier Martinez arzobispo Granada

Archivos de imagen relacionados

  • Javier Martinez arzobispo Granada
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...