China impulsa su campaña anti-cruces

Las autoridades retiran las cruces más grandes y en algunos casos derriban los templos, en un intento por frenar la expansión del cristianismo en el país asiático.

El gobierno chino ha intensificado en las últimas semanas su campaña de retirada de cruces en las ciudades con mayor número de cristianos, los cuales se han manifestado en protesta.

Desde hace dos años, el gobierno chino comenzó a retirar las cruces más visibles de los lugares de culto protestantes y católicos. El cristianismo ha crecido en los últimos años en China de forma exponencial, hasta el punto de que muchos analistas consideran que en el año 2030 será el país con mayor número de protestantes del mundo. Este crecimiento parece generar ciertos recelos en el Partido Comunista, que establece restricciones para la libertad religiosa, que sin embargo no han conseguido detener el avance del evangelio.

MANIFESTACIONES PÚBLICAS

Varios líderes de la comunidad cristiana china se hayan manifestado en los últimos días protestar contra la campaña dirigida a arrancar las cruces que lucen en el exterior de las iglesias de la ciudad de Zhejiang, hogar de residencia para la comunidad cristiana más grande de China (unos 300.000 católicos y un millón de protestantes).

Muchos se quejan de que antes, decenas de cruces rojas coronaban las torres de las iglesias de la zona, pero que desde que la campaña gubernamental comenzó a finales de 2013, más de 1.200 han sido erradicadas y, en algunos casos, las iglesias destruidas.

Diversos dirigentes de la iglesia católica enviaron una carta abierta lamentándose por estas acciones, a las que calificaban de “acto diabólico” que “causa un gran resentimiento y rabia entre nuestros creyentes”. Según los firmantes, “quitar cruces es lo mismo que destrozar la fe y destruir el amor y la indulgencia”.

Por su parte, las autoridades insisten en que su ofensiva va dirigida contra las construcciones ilegales, no contra la religión. Pese a que se había registrado un descenso en el número de acciones contra estas estructuras, en los meses recientes ha habido un repunte en ciudades como Wenzhou, Hangzhou y Lishui. Según algunas estimaciones, China acoge a 100 millones de cristianos, en comparación con los 88 millones de miembros del Partido Comunista.

MONJES BUDISTAS PARA DESESTABILIZAR

La campaña “anti-iglesia” dio un giro inusual esta semana tras las afirmaciones de que las autoridades habían desplegado grupos de monjes budistas quemando incienso para “provocar” a los cristianos que intentaban defender sus cruces. “Somos cristianos protestantes, por lo que mediante el envío de monjes a cantar estaban tratando de sacarnos de quicio”, dijo un miembro de una iglesia de Zhejiang. “Estaban tratando de enfadarnos para que pudieran tomar represalias contra nosotros. Ellos quisieran demostrar que estamos intentando ir en contra del Partido Comunista”, explicó. Sin embargo, los cristianos mantienen que no tienen intenciones políticas, sino que desean poder vivir su fe con libertad.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...