Chile: Arzobispado de La Serena echa pie atrás y declara no obligatoria la capacitación de profesores de religión como se exigía

Un comunicado de prensa hizo llegar el arzobispado de La Serena como reacción a nuestra nota donde se denunciaba el cobro abusivo de la capacitación obligatoria a docentes de religión en la arquidiócesis.

El comunicado, firmado por el presbítero Alejandro Silva Contreras, vicario de la Educación de este arzobispado, formula dos importantes anuncios:

Por un lado, indica que la mencionada capacitación será evaluada en su realización con los mismos profesores de religión el próximo 25 de junio. Y por otro, que de hacerse el curso, éste no tendrá un carácter obligatorio ni será condición para ejercer la docencia pues hoy ya existen otras alternativas para estar al día en las materias curriculares.

El comunicado, redactado con cierto grado de dificultad,  lo dice textualmente: «la ejecución del mencionado curso se encuentra en evaluación sobre la fecha y modalidad más pertinente para su realización, situación que se pretende conversar con los profesores de religión en reunión por videoconferencia que había sido programada para el próximo jueves 25 de junio».

Y añade: «la exigencia para continuar dictando la asignatura de religión es capacitarse en el nuevo Programa de Educación Religiosa Escolar Católica, aclarando que no existe la obligación de que esta formación sea mediante el mencionado curso que se ha ofrecido a través de la Universidad Católica del Norte, sede Coquimbo, el cual al momento de presentarlo en noviembre del 2019 era la única alternativa existente, sin embargo, actualmente existen otros cursos y vías que permitirán obtener la requerida actualización curricular».

Preguntas pendientes

KN interpeló a la jerarquía de La Serena con cinco preguntas enviadas por email, las que no fueron respondidas en el comunicado que se hizo llegar  a nuestra redacción, pese a que el arzobispo René Rebolledo, durante la tarde de hoy escribió al director de KN y aseguró que su vicario de le educación respondería lo consultado.

Estas preguntas buscaban confirmar el cobro de 300 mil pesos por la capacitación, y conocer su objetivo. También saber si la Universidad Católica del Norte le cobraba al arzobispado por esos servicios y si este arzobispado traspasaba esos valores en todo o parte a los profesores. Así también consultábamos acerca del criterio establecido para cobrar los 300 mil pesos; y si alguna vez el arzobispado de La Serena o su Vicaría de Educación había cobrado por servicios similares antes y cuáles habían sido esos precios.

Reacciones

Consultadas nuestras fuente de profesores y profesoras de religión de la arquidiócesis de La Serena respecto de esta medida adoptada por el arzobispado, manifestaron su alegría porque «más vale tarde que nunca», señalaron.

Encontraron razón, además, que a consecuencia de la pandemia esto se haya demorado pero hicieron ver que tres meses era un tiempo más que suficiente para retroceder en la medida que no tenía razón de ser y que afectaba gravemente la economía familiar de los docentes de religión.


Alrededor de 350 profesores de religión de La Serena son víctimas de cobro abusivo por capacitación para seguir ejerciendo la docencia

Vicaría de Educación de La Serena informó en marzo pasado sobre la obligatoriedad de realizar un curso de parte de los profesores de religión, el cual tiene un costo de 300 mil pesos. Algunos docentes reaccionaron presentando una carta al vicario que ahora se hace pública. En la foto de portada. el vicario Alejandro Silva en reunión del año pasado con directores de colegios católicos.

Cerca de 350 profesores de la asignatura de religión existentes en la arquidiócesis de La Serena, enfrentan el dilema de pagar la capacitación que ofrece su arzobispado sobre el nuevo programa curricular de la asignatura o correr el riesgo de ser despedido o despedida por no asistir a las capacitaciones obligatorias que permiten renovar la autorización para el ejercicio de su profesión.

Conforme a denuncias hechas por los mismos docentes, este cobro es de 300 mil pesos, lo que naturalmente afecta a una gran mayoría de profesores que trabajan en establecimientos públicos y algunos subvencionados de bajo nivel socioeconómico. En consecuencia, este valor cobrado por una capacitación en la iglesia de La Serena, fácilmente podría alcanzar –en el mejor de los casos– al 50% de las remuneraciones líquidas, pues hay que añadir como todos los trabajadores: transporte, alimentación, vivienda, salud, y endeudamientos familiares, entre otros.

La información ha corrido en las últimas semanas por redes sociales y además una carta firmada con seudónimo ha sido publicada por algunos medios independientes. KN confirmó los hechos de parte del profesorado, quienes solicitaron no publicar sus identidades por temor a las represalias «más en los tiempos de crisis y precariedad laboral que vivimos», se nos indicó.

El sacerdote Alejandro Silva, vicario de Educación de La Serena, no respondió las llamadas hechas a su celular, por lo cual KN les envió a él y al arzobispo René Rebolledo, un mensaje de correo electrónico con cinco preguntas. Sin embargo, hasta el cierre de esta nota no se había recibido respuesta de jerarquía eclesiástica.

Los hechos y reacciones

La información gubernamental indica el 29 de mayo último se publicó en el Diario Oficial, el decreto del Ministerio de Educación que autoriza la modificación de los programas de estudio de la asignatura de religión católica para la enseñanza básica y media de la Conferencia Episcopal de Chile.

Según la opinión de los mismos profesores y profesoras de religión consultados, este nuevo programa y sus capacitación es de interés de los docentes pues implica una importante adecuación de los contenidos a las nuevas realidades que vivimos con el cambio de época.

De este modo es una  renovación de las clases de religión que así se adecuan a las normas y currículum vigentes. Estas bases curriculares y programa de estudio de las clases de religión católica las tiene disponibles on line la Vicaría de Educación de Santiago y pueden ser descargadas en formato PDF desde aquí.

Tanto es así que los profesores que escribieron al vicario de La Serena en marzo pasado, señalaron que «nuevos planes y programas responden a una gran necesidad, que los docentes de religión vienen presentando en las distintas reuniones a nivel regional y nacional y que ustedes como vicaría han sabido escuchar en plenitud, llevando nuestras inquietudes a las instituciones pertinentes como universidad y ministerio, para poder realizar una revisión y respectiva modificación».

En la misma misiva, los profesores precisan que «nuestra preocupación es en relación a su costo y vinculación con la autorización necesaria para poder ejercer como profesores de Religión, pues añaden que su «reparo» tiene que ver con «obligatoriedad y vinculación que tiene este curso para poder ejercer como profesor de religión».

Añaden los profesores de La Serena que consideran que su «formación universitaria de cinco años nos brinda las herramientas y competencias para poder implementar y aplicar modificaciones curriculares y nuevos planes y programas de Religión, así como también, lo hacen los profesores de las demás asignaturas», sin necesidad de estar pasando siempre por las autorizaciones del obispo del lugar para ejercer, cuya norma legal es una herencia legada por la dictadura militar.

A continuación la carta que 34 profesores y profesoras de religión le enviaron al Vicario de la Educación, donde hacen ver sus observaciones y reparos respecto de esta capacitación obligatoria. Los nombre de los firmantes, con sus respectivos rut, fueron omitidos por KN por razones obvias.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...