Chamizo rechaza el reparto en las parroquias del comunicado antiestatuto de los obispos

Chaves recuerda a los prelados que, si entran en política, están sujetos a la crítica

El Defensor del Pueblo andaluz, el sacerdote José Chamizo, rechazó ayer el reparto en las parroquias del comunicado elaborado por los Obispos del Sur contra el Estatuto de Autonomía. "El documento no contiene elementos tan graves para ese rechazo", dijo. El presidente de la Junta, Manuel Chaves, no criticó el hecho en sí, aunque con ironía afirmó que si los prelados entran en política deben saber que deben someterse a la crítica política. El coordinador de IU, Diego Valderas, prefirió el trazo grueso y acusó a la Iglesia de hacer el "trabajo sucio" al PP.

En el texto, aprobado en su última asamblea ordinaria, los obispos expresan su "preocupación" por las consecuencias en las familias de la reforma del Estatuto de Autonomía de Andalucía "en los términos en que está planteada". El documento, que se está distribuyendo en las parroquias, es una moción de censura de la proposición de ley de reforma, de la que no salvan ni uno solo de sus 246 artículos. Los obispos hacen un llamamiento a los católicos andaluces para que por "obligación moral" se opongan "a cualquier intento de legislación contrario a los derechos fundamentales de la persona".

El Defensor del Pueblo, José Chamizo, dijo no gustarle "ese tipo de acciones y aún menos en el entorno de la Iglesia", si bien defendió la opinión "totalmente libre" de todos los ciudadanos de Andalucía. "Todo el mundo tiene derecho a opinar", dijo el también sacerdote, al tiempo que pidió "más calma y serenidad" a la hora de hacer valoraciones. "Si a los andaluces no les gusta, ya votarán que no", dijo, informa Europa Press.

El presidente Manuel Chaves mostró respeto a la posición crítica de los obispos andaluces respecto a la reforma del Estatuto de Autonomía, e incluso dijo que le parece "positivo" que entren en el debate sobre el asunto y lo fomenten, "aunque sea con esas objeciones, discrepancias o reservas".

El líder socialista utilizó la ironía para valorar la oposición política de los Obispos del Sur a la reforma aprobada por el Parlamento. "No me sorprende que los obispos entren en política porque lo han hecho a lo largo de la historia y que lo hagan una vez más no me preocupa, aunque también tendrán que estar lógicamente sujetos a la crítica de los partidos políticos", apostilló.

"Hooligans" del PP

El reproche que se oyó al coordinador de IU, Diego Valderas, fue unos grados más altos. Los obispos, dijo, son los "hooligans" del PP en el rechazo de la reforma del Estatuto y lamentó que la Iglesia haga el "trabajo sucio" a la derecha. "Apena que el PP y la Iglesia conformen el frente del no y se sitúen en el lado oscuro de los derechos de los andaluces", señaló el izquierdista, quien consideró un asunto imposible llegar a un acuerdo con el PP respecto al Estatuto. A su juicio, los populares se "echaron al monte" tras perder las elecciones generales hasta defender un modelo del Estado "rancio, antiguo y preconstitucional". "En todas las cuestiones, incluidas las reformas estatutarias y el proceso de paz, el PP antepone su interés electoral al resto de los españoles", insistió.

Por esta razón, Valderas calificó de "error" las llamadas al consenso del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para pactar el Estatuto andaluz y también los esfuerzos del presidente de la Junta. "Me parece mal ver a Chaves con los nudillos ensangrentados llamando a la puerta de Javier Arenas", dijo.

El secretario general del PP, Juan Ignacio Zoido, consideró las opiniones vertidas acerca del documento antiestatuto de los Obispos del Sur como "una lamentable persecución" contra los representantes eclesiásticos. A su juicio, se está dando un "espectáculo de falta de respeto, de insulto y de descalificación hacia quienes, con razonamientos lógicos y consecuentes, discrepan de las posiciones oficiales de Chaves y del PSOE".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...