Chamanes peruanos realizan un ritual para dar buena suerte a Rajoy y otros dirigentes mundiales

Adivinos orientales pronostican grandes cambios, fuertes tensiones políticas y desastres naturales en todo el planeta en el 2012, año del dragón de agua

Un grupo de chamanes de Perú se ha reunido para despedir el año con sus rituales y predecir lo que sucederá en el 2012, año en el que, según el calendario maya, el mundo llegaría a su fin.

Los brujos han puesto imágenes de los diferentes mandatarios del mundo para darles buena suerte. Tras los rituales, los chamanes dijeron: "El mundo negativo acabará, pero empieza un nuevo mundo para la unión y la paz mundial".

Desde Brasil ha llegado otro ritual que busca traer vibraciones positivas para el nuevo año. Una multitud de gente se ha reunido para adorar a Yemanyá, la reina del mar. Algunos fieles han bañado la figura de la reina con champán, mientras que otros han rezado sus cánticos junto a una mujer que representa en carne y hueso a la deidad.

Fuertes cambios y desastres para el 2012 según el calendario chino

En el calendario chino, el 2012 es el Año del Dragón de Agua, que comienza el 23 de enero del 2012 y finalizará el 9 de febrero del 2013. Este periodo, según los adivinos orientales, traerá nuevas experiencias y oportunidades, cambios y desastres naturales que nos exigirán sabiduría y capacidad de adaptación. "Es un año de cambios que nos insta a recomenzar, a ser prudentes y adaptables y a protegernos ante la enfermedad y el desastre natural", dice Lin Zhihong, un adivino taiwanés, en el templo Sanyugong de Taipéi (Taiwán).

El anterior año del dragón de agua fue 1952, un periodo tumultuoso en política con la muerte del rey Jorge VI de Reino Unido y de la argentina Evita Perón, la revolución boliviana, la recuperación del poder por el dictador Fulgencio Batista en Cuba y el golpe de Estado del general Marcos Pérez-Jiménez en Venezuela. Ese mismo año se realizó la primera prueba de la bomba de hidrógeno y ocurrieron abundantes accidentes marinos, inundaciones, erupciones volcánicas y el tsunami y terremoto de la península de Kamchatka (Siberia) de 8,25 grados en la escala de Richter.

"En el ciclo de sesenta años, 1952 y 2012 están relacionados y deben tener algún parecido, pero no hay que esperar lo mismo porque lo que la astrología china señala son influencias, vientos favorables o desfavorables en nuestra vida y en la de la sociedad. Al final, lo importante es nuestra respuesta", aclara Lin.

Previsión de cambios políticos

En el 2012 también habrá numerosos cambios políticos, oportunidades para crear mecanismos de paz y estabilidad, e irrupciones del autoritarismo, con posibles tensiones entre las dos Coreas, dificultades para que Barack Obama sea reelegido presidente de Estados Unidos, peligro de autoritarismo en Venezuela, erupciones volcánicas, inundaciones, tsunamis y terremotos, augura el adivino taiwanés. "Hay que prepararse para sacudidas políticas y fenómenos naturales destructivos, sobre todo en las zonas proclives a estos sucesos", apunta el augur, quien recuerda que en el 2012 tendrá lugar la alineación de los planetas del Sistema Solar en diciembre.

Con respecto a la economía, el dragón de agua no trae cambios radicales y positivos, y las finanzas no registrarán mejoras notables, lo que hará difícil la reactivación económica mundial, señala Lin.

Los signos más favorecidos por la suerte en este Año del Dragón serán la rata, el tigre, el conejo, el gallo y el mono. El buey y el perro enfrentarán serias contradicciones bajo la influencia del dragón y del agua, mientras que el resto de los signos tendrán una suerte desigual, con oportunidades y contradicciones.

El calendario chino surge, según la tradición, alrededor del año 2637 antes de Cristo, con la introducción de cinco ciclos de 12 años regidos por cinco elementos (agua, madera, fuego, metal, tierra) y doce animales (rata, buey, tigre, conejo, dragón, serpiente, caballo, cabra, mono, gallo, perro y cerdo). El zodiaco chino se utiliza en otros países asiáticos con ligeras modificaciones, y así por ejemplo en Vietnam el cuarto animal es el gato, no el conejo, y en Japón el cerdo se sustituye por su par salvaje, el jabalí.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...