CGT: ¡Fuera las religiones de los centros educativos!

El desarrollo curricular de la LOMCE facilita que la iglesia perpetúe sus dogmas en la educación pública a través de la asignatura de religión.

En los últimos años la iglesia está experimentando una constante pérdida de “clientes”, a la vez que tiene dificultades para encontrar relevo por la falta de candidatos a los seminarios. Cada vez más, la iglesia se ve avocada a reclutar sacerdotes y monjas de las « misiones » o del colonialismo hispánico en Latinoamérica.

Sumado además a la mala imagen de la institución por los casos que se destapan a diario de abusos a menores, las cúpulas eclesiásticas redefinen la estrategia para ganarse la ciudadanía.

La iglesia necesita pasar a la ofensiva para mantenerse como poder del Estado ante el aumento del laicismo en la sociedad y en la escuela.

El martes 24, se publicaban en el BOE los curriculums de religión católica con los nuevos textos básicos para primaria, secundaria y bachillerato. Una forma de » catequizar » dentro de las aulas a través de los contenidos que ha desarrollado la Conferencia Episcopal Española, gracias a los privilegios heredados del Concordato entre el Estado español y el Vaticano en 1979, y que gobiernos socialistas y populares han ayudado a conservar.

Se escribe en el currículo publicado en el BOE: « Dios ha creado al ser humano para que sea feliz en relaciones con Él. Los relatos bíblicos de la Creación y el Paraíso ejemplifican bellamente la finalidad de la creación de la persona y el mundo entero para sume Servicio » Pero esta concepción arcaica y acientífica no se queda en el espacio íntimo de las creencias personales sino  que invade y condena las contrarias o diferentes: «No obstante, el ser humano pretende apropiarse del don de Dios prescindiendo de Él. En eso consisten en pecado. Ese Rechazo de Dios Tiene como consecuencia en el ser humano la imposibilidad de ser feliz »

En CGT somos respetuosas con todas las creencias e ideologías, tanto políticas como religiosas, pero nos oponemos radicalmente a que estas creencias personales se impartan en la escuela pública (que es de todas y de todos y la sede del conocimiento científico), financiadas con dinero público y con profesorado que, dependiendo su nombramiento del obispado, también es pagado por el Departamento de Enseñanza.

La religión pertenece al ámbito personal y no se debe impartir en los centros educativos, ni a costa de los fondos públicos.

  • La asignatura de religión además conlleva perjuicios organizativos y de segregación de alumnos en función de sus creencias o convicciones familiares. Separando a quien no quiere hacer religión del grupo – clase y castigando a recibir una asignatura alternativa evaluable que condicionará su expediente académico.
  • En la escuela no se debe difundir la doctrina religiosa que tiene como objetivo hacer prevalecer una fe a través de un proyecto evangelizador, muchas veces en contra de derechos fundamentales (igualdad de género, relaciones sexuales, prevención de enfermedades, etc.).

Para CGT:

  • No queremos una escuela pública adoctrinadora de conciencias , sino una escuela donde se fomente el libre pensamiento , la capacidad crítica y reflexiva , la creatividad , los valores sociales …
  • Queremos una escuela viva, compensadora, diversa, sin culpas ni pecados, sin miedo a los infiernos.
  • Defendemos una educación laica que fomente las ideas humanistas universales, que eduque en la pluralidad y en el respeto a los derechos humanos.

Una ESCUELA LAICA para:

Los creyentes, los no creyentes, los descreídos, los conversos, los confusos, los agnósticos, los ateos,..
PARA TODOS… PARA TODAS…

Por todo eso:

NO A LA ASIGNATURA DE RELIGIÓN EN L ESCUELA PÚBLICA

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...