CGT Enseñanza denuncia el centro concertado del Opus, Escuela Viaró de Sant Cugat, por discriminación

La Federación de Enseñanza de CGT en Catalunya interpone denuncia contra el centro privado concertado Viaró de St. Cugat por vulnerar derecho de igualdad en contrataciones; en el marco además de las subvenciones recibidas por el Departamento de Enseñanza de la Generalitat.

El pasado 6 de febrero, CGT registró una queja al Síndic de Greuges de Catalunya contra la Escuela Viaró, del Opus y concertada por el Departamento de Enseñanza, para denunciar que los criterios de contratación de personal de este centro vulneran la LEY 17/2015, del 21 de julio, de igualdad efectiva de mujeres y hombres y la LEY ORGÁNICA 3/2007, de 22 de marzo para la igualdad efectiva de mujeres y hombres. La queja se argumenta en el hecho que la Escuela Viaró restringe la contratación de personal a “hombres” tal y como hace explícito en su página web, concretamente en el punto 9 del apartado donde se define el carácter propio de la escuela: “Como consecuencia del ejercicio de la libertad de que disfruta todo profesional para trabajar en el Centro docente donde el ideario esté más de acuerdo con sus convicciones personales, los profesores de Viaró —que serán siempre hombres, excepto en la etapa de Educación Infantil”.

Se da la circunstancia que unas horas después de que la noticia de la denuncia saliera a los medios, Viaró Global School hizo desaparecer esta información de su web. Desde CGT creemos que el hecho que la información no esté publicada, no implica que no se estén siguiendo los mismos criterios y se continúe excluyendo la contratación de mujeres ejerciendo así discriminación de género.
CGT ha decidido ir más allá y entrar denuncia a la Inspección de Trabajo de Cataluña (ITC) del Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias de la Generalitat de Cataluña que es el organismo competente para vigilar y exigir el cumplimiento de las normas de la orden social (normas legales, reglamentarias y del contenido normativo de los convenios colectivos), entre las cuales se encuentran las que regulan la igualdad entre hombres y mujeres en el ámbito del mundo del trabajo, y como órgano fiscalizador de la Administración en materia laboral, tiene la competencia de iniciar expedientes sancionadores contra las empresas que incurren en actuaciones contrarias a la normativa señalada, ya sea de oficio o en virtud de denuncia previa.

CGT considera que la publicación de la Escuela Viaró es una discriminación directa por razón de sexo en relación al acceso al trabajo remunerado, hecho tipificado en las infracciones relacionadas con la igualdad definidas por el ITC: “A todos los efectos, constituyen infracciones relacionadas con la igualdad (y pueden, por lo tanto, ser objeto de propuesta de sanción) las siguientes: […] Las decisiones unilaterales de la empresa que impliquen discriminaciones directas o indirectas desfavorables por circunstancias de sexo.”

El sindicato CGT Enseñanza defiende la educación pública, laica y de calidad como principio para lograr una sociedad sin exclusiones. Es por eso que estamos en total desacuerdo con el modelo concertado que ampara la ley de Educación de Cataluña (LEC). El traspaso de dinero público a la privada no es defendible en ningún caso, pero todavía menos cuando se demuestra que la empresa no respeta las leyes, en este caso de igualdad de género. Además de la reflexión que hay que hacer, cuando vemos claramente que nuestro dinero se destinan a amparar un modelo que fomenta el clasismo y por lo tanto las desigualdades. Queremos destacar que recientemente, el Colectivo de Gays y Lesbianas ha instado la Generalitat que investigue al Viaró y La Farga porque desde estas escuelas se utilizan textos con contenido homófobo. Hay que recordar que Viaró Global School recibe anualmente 2.559.772€ del presupuesto público de educación. Consideramos que si el Departamento de Enseñanza no actúa contra los incumplimientos de la escuela, se convierte en cómplice y partícipe de la aplicación de políticas clasistas, homófobas y racistas desde el ente educativo. El Departamento de Enseñanza con el mantenimiento de las subvenciones hacia las escuelas de la Opus Dei, omite las indicaciones del estudio del Síndic de Greuges sobre segregación escolar, donde insta la administración a crear unos criterios de matriculación que no provoquen los altos índices de desigualdad existentes en estos momentos. Además, la continuidad de las subvenciones desde Enseñanza, incumplen la moción que se aprobó en el Parlamento en contra de este traspaso de dinero.

Esta denuncia también quiere servir de llamamiento a las familias para que a la hora de matricular sus hijos e hijas elijan la pública, que es el único sistema que permite una formación de calidad y en condiciones de igualdad.

CGT ENSEÑANZA CONTINUARÁ TRABAJANDO CONTRA EL SISTEMA CONCERTADO, Y PARA LOGRAR UN SISTEMA EDUCATIVO QUE GENERE UNA VERDADERA COHESIÓN SOCIAL

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...