Ceguedades económicas y politicas del divino monseñor Padrón

En una entrevista a Unión Radio, recogida por EFE, y publicada por el Nuevo Herald de América Latina en fecha 24-12-2014, (www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/article4879230.html#emlnl=Bolet%c3%adn_de_Venezuela#storylink=cpy) titulada: «Iglesia venezolana sugiere nueva política económica y liberación de presos» hemos sido testigo de cómo el presidente de la Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV), monseñor Diego Padrón, al parecer se está haciendo experto en temas terrenales, nada más y menos que en economía politica, ha bajado a los asuntos mundanos, a discernir sobre los problemas sociales del país, sugiere «la necesidad de una nueva política económica en el país que responda a las necesidades de los venezolanos», se escucha bien, una ¡nueva política económica!, y no solo eso, maravillosamente descubre que la política está vinculado a lo social, «a las necesidades de los venezolanos», concretamente la economía en función de las necesidades. Pero ¿Cuál política económica puede lograr eso?. Al parecer el mons. Padrón no está conforme con la Política social de las Misiones Bolivarianas.

Luego de haber hecho el planteamiento de pedir una nueva «política económica» en función de las necesidades de los venezolanos al gobierno chavista, pide al mismo al cielo, es decir «a Dios (al parecer es lo único que saben hacer, pedir milagros, la nota es mía) que podamos tener la capacidad la inteligencia, la ciencia para tener una economía mejor», vaya una petición completa si por un lado pide un milagro mágico, como dicen pedir a Dios y con el mazo dando, pide la magia de la ciencia por si acaso el cielo (Dios) es insuficiente o se olvida de los mortales venezolanos, para que la capacidad de la inteligencia humana (que no divina) producto de la creación divina, «podamos tener una economía mejor».

Puesto que el mons. Padrón experto en asuntos místicos-divinos y no mundanos, se lo deja a la voluntad divina ilumine a los humanos y a su ciencia, no propone nada en concreto, solo la idea, una «nueva economía política» y «una economía mejor» pero, ¿que se puede proponer para responder a las necesidades de los venezolanos?, mejor dicho no sugiere nada de su bagaje intelectual, cuales acciones concretas se pueden adoptar, cuales políticas se pueden emprender para mejorar la economía social de los venezolanos, prefiere dejárselo al sagrado misterio divino, no sin antes opinar sobre el problema, poniendo de relieve su pobreza intelectual al dejar de lado lo divino, y dejar la iluminación de los hombres y mujeres a través de la ciencia, la búsqueda de una sociedad y economía mejor.

Cuál es el problema que perturba la paz religiosa del monseñor padrón: «2014 con un enfriamiento de la actividad económica, una inflación acumulada que ronda el 60%, según los últimos datos oficiales ofrecidos hasta agosto, y una reiterada escasez de productos de primera necesidad». Entonces el mons. Padrón al parecer cree acercarse a la verdad, pone en primer lugar «el enfriamiento de la economía», es decir las acciones políticas de los empresarios capitalista de desinvertir, las razones, «una inflación acumulada del 60% por lo que desemboca en una «escasez de producto de primera necesidad». No sé si el Mons. Padrón ¡ha visto la luz del problema!.

Un modelo (neocolonial) de economía dependiente de divisas (dólares), en su ausencia producto de la crisis del mercado petrolero (política de competencia petrolera, del fracking de los EE.UU., de tumbar los precios), el país venezolano se enrumba hacia la racionalización de divisas, los empresarios capitalistas dejan de producir o acuden al mercado negro (paralelo), ofrecen productos escasos o a precios elevados al consumidor. ¿Será que el mon. Padrón no entiende en verdad la divinidad de la economía?.

Si en este escenario, el problema del dólar afecta la inflación del país, y por ende la escasez de productos en el mercado, ¿Qué tipo de nueva política económica plantea el mons. Padrón que se deba tomar para incidir sobre la realidad? La respuesta la deja filtrar «La Iglesia venezolana, ha criticado en varias oportunidades las políticas del gobierno presidio por Nicolás Maduro, al que ha calificado de «totalitario» y con quien tiene una relación marcada por los altibajos». Ahora si nos vamos entendiendo, el mons. Padrón «hace política», deja los asuntos religiosos y se incorpora a criticar al gobierno, mejor dicho coloca la institución de la Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV) como actores de «la crítica política» al servicio de un partido político, el de la burguesía criolla, veamos cómo.

Los aspectos de la crítica política del máximo representante de la CEV es calificar al gobierno chavista de «totalitario», mejor dicho lo acusa de fascista, con el cual la iglesia «tiene una relación de altibajos» ¿Por eso es se suma a condenar al gobierno?. ¿Qué pide la iglesia entonces? Al llamar al gobierno chavista de totalitario (comunista, la nota es mía), según –el jerarca de la Iglesia venezolana–, la raíz de la situación tan incierta que vive el país está en la política, (porque) hay una política equivocada», Según Padrón, «la Iglesia ha insistido mucho en recuperar el diálogo» en Venezuela, porque en el país «hace falta que el Gobierno cuente con los (empresarios) privados».

Ahora si nos vamos entendiendo, la iglesia de Cristo, acusa de totalitario al gobierno chavista porque no toma en cuenta a los empresarios «capitalistas» venezolanos, que la iglesia insiste en «recuperar el dialogo» con los capitalistas porque según el Patriarca del iglesia, es «una política equivocada» dejar a un lado los intereses de la clase capitalista, así la iglesia salvadora preocupada por la economía social, pide al gobierno tomar en cuenta a los explotadores del trabajo, a los explotadores sociales de los venezolanos, aquellos que se desvelan por explotar las necesidades de los venezolanos no solo en el trabajo sino también en el mercado, no sé si la iglesia de Cristo «venezolana» sabe discernir entre empresarios capitalistas sin patria (apátridas) y empresarios nacionalistas, capaces de plegarse al desarrollo social y nacional. ¿Qué creen en verdad el Mons. Padrón sobre esto, lo dudo?.

Aquí se acaba la cantiflera del mons. Padrón y sus buenos planteamientos de «nueva economía política» en función de las necesidades de los venezolanos, aquí empieza a decir su verdad, la iglesia en defensa de los capitalistas, aquí se rebaja la iglesia del cielo a los infiernos, preocupándose por los explotadores del trabajo y los hambreadores del mercado de consumo venezolano, si es que está preocupado por las «necesidades de los venezolanos». Por eso, cual es la equivocación?.

Veamos la equivocación y el extravío del Monseñor Padrón que no quiere ver: el gobierno elegido por el pueblo responde con la inversión social de los programas sociales al interés nacional, «Durante la sesión ordinaria de la Asamblea Nacional, el tren ejecutivo del Gobierno Bolivariano entregó la Memoria y Cuenta de la gestión correspondiente al año 2013, tal y como ya es tradición durante los primeros meses del año. El vicepresidente Jorge Arreaza fue el encargado de informar sobre las cifras globales que, provenientes de la renta petrolera, han sido destinadas a la inversión social. En este sentido, puntualizó que un 64% de los ingresos obtenidos por la República entre 1999 y 2013, han permitido elevar la calidad de vida del pueblo venezolano, porcentaje que representa la cantidad de 632.058 millones de dólares».http://www.inj.gov.ve/index.php/zonainformativa/noticias/itemlist/user/162-jeanettebustamante(«Gobierno Bolivariano ha destinado 64% de renta petrolera a inversión social»).

¿No descubre el mon. Padrón lo que significa que el 64% del ingreso obtenidos por la República entre el 1999-2013 han elevado la calidad de vida del pueblo venezolano? ¿No responde estos recursos a las necesidades sociales de los venezolanos? ¿No es esto una nueva economía social? No hay ciego que no quiere ver, el mons. Padrón está ciego, tan luz celestial al parecer lo han enceguecido, prefiere mirar al pasado a la vieja economía burguesa, a la vieja política económica, acusa de totalitaria a la política chavista puesto que abarca todo el pueblo, dejando de lado a la burguesía capitalista que solo quieren explotar el trabajo de los venezolanos.

No contento con su ceguedad económica, el mons. Padrón aboga por los políticos presos de la guarimba, y plantea que «la liberación de los presos como «retos» importantes para el bienestar del país suramericano». Aquí asocia el monseñor Padrón la política y la estabilidad económica, mejor dicho está señalando que solo habrá bienestar social si liberan los presos guariberos, los delincuentes políticos causantes de daños materiales y de muertes en el país, ¿Estará llamando a la impunidad el Mons. Padrón y su iglesia? Es evidente, el monseñor Padrón si esta con los capitalistas (empresarios) también está con quienes defienden políticamente a estos, aun cuando está consciente de que «el segundo reto» del gobierno chavista es «superar la violencia» que, dice, es producto de la discrepancia política y social que vive el país suramericano». Ven que está consciente de que la violencia es producto de la discrepancia política de la oposición venezolana de irrespetar el curso político y económico venezolano que el pueblo se dio de manera democrática, que los fascistas no es el gobierno chavista, que los fascistas son los opositores que discrepando política y socialmente asumen métodos violento sembrando violencia, así termina el Mons. Padrón completando su cuadro de ceguera política y económica.

Pregúntele Mons. Padrón a sus amigos por el cual salen en defensa, los empresarios (responsables de la inflación de precios y escasez de las mercancías y servicios) ¿porque no les alcanza el sueldo para la cesta básica» a los venezolanos?, ¿porque no reducen su tasa de ganancia? ¿Por qué el pueblo está sintiendo duramente la situación económica de escasez? Porque los empresarios no atienden las necesidades de los venezolanos como hermanos? Porque Dios no les da capacidad de inteligencia, ciencia para hacer una nueva política económica que responda a las necesidades de todos los venezolanos y venezolanas? Como ahora sabe la verdad Monseñor padrón, seguramente se ocultará de vergüenza como cuando se recuerde a sí mismo, el asesinato de cuando Cain mata Abel, por eso usted aboga por los caines del pueblo, los políticos presos.

Alexander Kórdan Acosta R.

Alexander Kórdan Acosta R.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...