Cebrián acusa al Obispado de Córdoba de «alimentar el fundamentalismo»

«Es una ofensa al sentimiento musulmán» Por omitir el término «mezquita» en los carteles de la catedral

El presidente de El País acusó este miércoles a las autoridades católicas locales de alimentar el fundamentalismo al rechazar reconocer que la catedral de Córdoba fue también una de las mayores mezquitas del Islam.

El obispado de Córdoba, propietario de esta catedral construida en el corazón de la mezquita tras la reconquista cristiana de esta ciudad andaluza (sur de España), rechaza actualmente cualquier mención al origen musulmán del monumento conocido durante mucho tiempo como mezquita-catedral.

«Es una ofensa al sentimiento musulmán y es innecesario dejar de llamar mezquita a la mezquita», declaró el presidente de El País, Juan Luis Cebrián, en un acto de homenaje a los periodistas del semanario satírico Charlie Hebdo asesinados el 7 de enero en París por fundamentalistas musulmanes.

«Son actitudes como estas las que abonan la política del odio, de la intolerancia y del fundamentalismo«, añadió Cebrián.

«Creo que es muy importante reclamar tolerancia y reclamarla en Córdoba y reclamar que no haya más fundamentalismo religiosos», declaró el presidente de El País, dirigiéndose al gobierno y a la jerarquía católica.

Los mulsumanes invadieron España en el Siglo VIII, donde permanecieron hasta el Siglo XV. Córdoba quedó en la historia como un símbolo de la cohabitación pacífica de las religiones musulmana, cristiana y judía durante este periodo de la era musulmana en España.

El centro histórico de Córdoba y su mezquita son patrimonio mundial de la Unesco.

El monumento es el centro de una polémica en momento en que ciudadanos que denuncian la gestión actual de la Iglesia han lanzado una petición para que la mezquita-catedral se convierta en bien público y que se respete su historia.

El País reprodujo este miércoles en dos páginas en español los dibujos de la última edición de Charlie Hebdo, como una forma de manifestar su «solidaridad» con las víctimas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...