Cayo Lara lamenta que el Gobierno «siga dejándose presionar por la Iglesia y la derecha»

El coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, expresó hoy la sorpresa que le produce la respuesta que mantiene el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero frente al amplio sector social que reclama la efectividad de un Estado laico. “Quién nos iba a decir que seguiría vigente en la práctica, pese a los cambios, el Concordato de 1953 y que un gobierno derivado de un partido socialista se dejaría presionar por la derecha y por la propia Iglesia para relegar la aprobación de la Ley de Libertad Religiosa”.

Lara se expresó de esta forma durante su intervención en el importante acto laicista convocado hoy en Madrid con un carácter cívico, festivo y reivindicativo por más de 100 organizaciones, asociaciones y formaciones políticas –entre ellas Izquierda Unida- bajo la coordinación de Europa Laica. “Quién nos iba a decir –insistió- que el Estado no sólo se pondría de rodillas ante el FMI y el resto de poderes financieros, sino que se postraría ante la jerarquía católica y que muchos de nuestros gobernantes siguen besando sumisamente los anillos de los obispos”.
 
El responsable federal de IU siguió con atención el desarrollo de todo el acto celebrado junto al Parque de la Cornisa de Madrid, en las inmediaciones de los amplios terrenos en los que el alcalde madrileño, Alberto Ruiz Gallardón, pretende facilitar al Arzobispado de Madrid la construcción de la denominada Ciudad de la Iglesia, conocida popularmente como el ‘minivaticano’ pese a las resoluciones judiciales que limitan seriamente este proyecto.
 
“Quién nos iba a decir –prosiguió Lara- que 80 años después de que se proclamara la Segunda República íbamos a tener que estar en este parque defendiendo un espacio público para que el alcalde de Madrid, que actúa como si fuera el ‘alcalde vaticano’, no se lo quite a los madrileños para dárselo a la institución que más derechos y libertades individuales ha reprimido a lo largo de su historia”.
 
Cayo Lara concluyó su intervención  empleando el mismo tono con que la desarrolló denunciando que “quién nos iba a decir que íbamos a financiar con recursos públicos nuestra propia represión de derechos y libertades civiles, y que un pretendido gobierno de progreso iba a incrementar un 40 por ciento el famoso impuesto de la cruz que todos pagamos con nuestros recursos”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...