Católicos, musulmanes, judíos y evangélicos piden que la Religión no desaparezca de las aulas

Una profesora de religión musulmana en la Mezquita de la M-30 Madrid

Mantener o no mantener la asignatura de Religión en las aulas. La izquierda presionará para que sea una de las cuestiones a abordar en la subcomisión de educación que se encargará de reformar la Lomce con la intención de que la materia salga del sistema educativo. A la vista del escenario que se vislumbra, católicos, musulmanes, judíos y evangélicos han exigido que la asignatura –que ahora cuenta para la nota media del curso y es de oferta obligada en todas las etapas– siga teniendo su hueco en las aulas.

Los obispos ya han anunciado que quieren un pacto educativo que incluya la religión. La Iglesia católica –con 3.521.370 de alumnos que han elegido estudiar esta materia, el 63% de los estudiantes–, se basa en el derecho que tienen los padres a educar a sus hijos conforme a sus convicciones religiosas, como prevé la Constitución. «Ni buscamos privilegios ni buscamos marginación», ha sentenciado el portavoz de la Conferencia Episcopal, José María Gil Tamayo.

Los evangélicos quieren que la religión siga siendo evaluable y cuente para hacer la nota media. «Nuestra experiencia en los centros escolares españoles tras el acuerdo que el Estado firmó con todas las confesiones es positiva, aunque mejorable. Por eso, no nos negamos a una asignatura diferente, estaríamos abiertos a otro diseño de esta materia si se revisa la ley de educación para alcanzar un pacto de Estado educativo pero, en todo caso, seríamos partidarios de que se impartiera, al menos, una asignatura que llevase por nombre «Historia de las Religiones», explicó a LA RAZÓN Jorge Fernández, portavoz de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (Federe).

«En toda Europa la asignatura de religión está presente en la escuela pública de manera que excluir el hecho religioso de los centros educativos sería no sólo un desacierto, sino ir en contra de la línea que están siguiendo otros países europeos. Siempre está presente la tensión anticlerical, pero ésta no se aborda de una manera racional en busca del bien común».

Para Fernández, el estudio de la asignatura de religión «evita el analfabetismo y que los jóvenes sin esta formación queden a merced de los fundamentalismos religiosos».

La enseñanza religiosa evangélica tiene presencia en trece comunidades autónomas. Según la Federe, en España 15.556 alumnos reciben clase de religión evangélica que es impartida por 235 profesores en 807 centros españoles. Donde ha crecido más desde sus inicios ha sido en Andalucía (en esta comunidad autónoma cuenta con 6.391 estudiantes que reciben esta enseñanza religiosa en 448 centros que imparten un total de 99 profesores), Castilla y León (donde hay 106 centros a los que acuden 38 profesores para impartir clase a 2.600 alumnos que han elegido clase de religión evangélica), Galicia (1.220 alumnos reciben clase en 70 centros impartida por 39 profesores) y Madrid (donde 13 profesores imparten clase en 44 centros a 2.305 alumnos). En el resto de comunidades autónomas su presencia en la escuela es minoritaria o inexistente.

Los judíos son partidarios de que la asignatura de religión se oferte como una opción al alcance de los padres que quieran solicitarlo para sus hijos y se impartan las principales directrices de todas las religiones. Pero si hay un asunto en el que están especialmente interesados es en el hecho de que la reforma de la ley de educación no altere uno de los principales logros que la comunidad judía consiguió con la Lomce y es que los alumnos españoles estudien el holocausto como uno de los principales episodios de la II Guerra Mundial y que se aborde como un hecho histórico en el currículo de las diferentes etapas de la educación básica. Es por esto por lo que han solicitado un encuentro con el ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, para hacerle partícipe de su inquietud. Sólo tres colegios concertados situados en Madrid, Barcelona y Melilla imparten religión judía a 600 alumnos en España, según los datos de la Federación de Comunidades Judías de España. En el resto de colegios no se imparte religión judía por la baja demanda.

«Con sus valores, la religión ayuda a construir una convivencia entre todos», asegura Riay Tatary Bakry, presidente de la comisión Islámica y de la UCIDE. Es por esto por lo que considera que la religión «debe estar presente en las escuelas y ofertarse de manera obligatoria porque es una forma de unificar los criterios en torno a los fundamentos del islam. Tenemos manuales aprobados por el Gobierno», añade Tatari. «Creemos que debe salir una ley de educación consensuada con todos los grupos políticos sin que se deje fuera la religión porque tenemos un déficit de valores en nuestra sociedad».

Sin embargo, 20 años después de la firma del convenio Iglesia-Estado «hay sólo 48 profesores, no se presta adecuadamente la enseñanza religiosa islámica», lamenta Tatari. «Calculamos que hay 280.000 alumnos que estarían dispuestos a estudiar este credo, pero a veces la dirección del colegio no facilita que se pueda optar a esta enseñanza ni se ofrece el formulario de solicitud.

El presidente de la Comisión Islámica de España ha dirigido una carta al ministro de Educación al que le brinda su cooperación para el Pacto de Estado por la Educación, a través de una misiva para brindar su cooperación y apoyo al trabajo de la Subcomisión para el Pacto de Estado Social y Político por la Educación, recién creada por la Comisión de Educación del Congreso de los Diputados. En la misiva expone que «para la completa formación integral del alumnado es significativa la educación en valores humanos y religiosos, comunes y compartidos en nuestras confesiones monoteístas presentes en nuestro país. La educación de nuestros niños y jóvenes es un tema de una relevante importancia, por lo que resulta altamente apreciable la elaboración de una ley consensuada por todos los sectores políticos y sociales, civiles y religiosos».

En el año 1996 se aprobó y publicó el contenido de las clases de religón islámica, así como el convenio para la contratación de profesores para impartir la materia en Primaria y Secundaria, aunque la contratación no comenzó hasta el año 1999. Actualmente hay 48 profesores de Religión islámica y 281.725 alumnos musulmanes españoles y extranjeros, según el último «Estudio demográfico de la población musulmana» del observatorio andalusí. El alumno musulmán representa aproximadamente el 4% del total de los estudiantes españoles y extranjeros. El 40% de los musulmanes es español, mientras que el 60% es inmigrante. Según este informe, el 95% del alumnado musulmán carece de clases de Religión y el 60% del profesorado de Religión islámica se encuentra desempleado.


EUROPA LAICA viene reclamando que la religión confesional salga de la escuela. Puedes firmar nuestra campaña «RELIGIÓN FUERA DE LA ESCUELA» entrando en https://laicismo.org/?p=32820

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...