«»Casate y sé sumisa» sería el primer libro censurado tras el franquismo»

El traductor del libro cree que el polémico ejemplar es el «menos provocativo» de los que ha editado la editorial Nuevo Inicio

Sebastián Montiel, miembro del consejo editorial de Nuevo Inicio, catedrático de la Universidad de Granada y traductor del libro Casate y sé sumisa remitió ayer un escrito a Religión y Libertad para detallar el sentido del libro que ha despertado la polémica en España. En dicho artículo, Montiel vuelve a criticar que la mayoría de los detractores de la publicación no se hayan leído el libro y vuelve a recordar que la referencia a la "sumisión" está tomada en este contexto de los escritos de San Pablo "sin que tenga nada que ver con la violencia, como puede comprobar cualquiera que se acerque con buena fe a tales escritos y a su interpretación en la tradición cristiana".

Montiel criticó que los partidos políticos se hayan unido para pedir que el libro sea retirado de la venta. "Sería el primer libro censurado en España desde el fin del régimen franquista. Un dudoso honor que no nos agradaría, pues, como ha escrito la autora en un diario italiano, este libro quiere hablar a mujeres endurecieas y a hombres egoistas que, si quisieran, podrían echarle una ojeada y encontrar ayuda en él".

El traductor también se muestra extrañado en este escrito porque un libro que ha vendido 50.000 ejemplares en Italia, que ha sido acogido con total indiferencia por los medios "progresistas" italianos y que, en muchas librerías ha estado colocado en los estantes de "contenidos humorísticos" levante "semejante polvareda en nuestro país".

"No parece claro que la acción política de PP, PSOE e IU constituya, frente a la aparente desidia italiana, la reserva democrática de Occidente y que, a la vez, haya 50.000 italianas que deseen ser objeto de violencia machista".

Por último, en su carta, Montiel reconoce que el consejo editorial de Nuevo Inicio siempre pensó que el libro era uno de los menos "provocativos que hemos publicado, pues a pesar de la hondura de su análisis de la relación entre hombre y mujer, está escrito de forma coloquial y con un gran sentido del humor. Por eso me gustaría ponerles tras la pista de otros textos que sí pueden resultar mucho más subversivos desde el punto de vista de la insumisión que propugna nuestra editorial", explica, y cita a Marcel, un manifiesto socialista de Charles Péguy o Verónica, una crítica del clericalismo eclesial.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...