Carteles confesionales en la Universidad Pablo Olavide de Sevilla

Tenemos que defender la única Universidad de Andalucía que «aún» no tiene capillas ni capellanes

Una profesora de Derecho Eclesiástico del Estado ha inundado los tablones de anuncios de la Universidad Pablo de Olavide con propaganda de unos cursos para católicos organizados por el obispado con el título «Ábrete a las ‘sorpresas de Dios» Estos cursos se han publicado con el sello del Departamento de Derecho Público de esta Universidad. Ante las quejas valientemente expresadas por un alumno de Ciencias Políticas, la protagonista responde con un email en el que continuamente confunde su papel de profesora que debe estudiar y analizar el hecho religioso con objetividad e imparcialidad y el de fervorosa creyente llamada al apostolado y a difundir las bondades de la fe católica. El tono de este email es bastante intimidatorio, abusando de la ventaja que la asimetría de la relación profesor-alumno le otorga y olvidando sus responsabilidades educativas. Como es habitual, cuando un alumno demuestra su capacidad crítica y analítica y hace uso de su libertad de expresión para manifestar una queja, se le responde con intimidaciones. Ya que en su escrito la citada profesora expresa que todo este lamentable incidente se ha debido a su iniciativa personal, es justo pedir la reprobación de tales actos por parte del Rectorado y del Jefe del Departamento por haberse publicado propaganda confesional con las «bendiciones» de la única universidad pública y laica que tenemos en Andalucía. En la mayoría de las universidades modernas no confesionales la materia de Derecho Eclesiástico ha evolucionado y se dedica a estudiar temas de derechos fundamentales. Resulta poco tranquilizador comprobar como una profesora que debería ser extremadamente escrupulosa en mostrar respeto por la libertad de conciencia (uno de los derechos humanos) y mostrarse absolutamente neutral, exhiba tal grado de confusión entre las esferas pública y privada y no sea capaz de separar sus convicciones particulares de su labor profesional. No puedo dejar de preguntarme si alguien que entiende que hacer propaganda de una fe concreta (o de varias, eso es irrelevante) forma parte de su cometido docente es la persona idónea para impartir esta materia a un alumnado plural y alguien más debería hacerse esta pregunta. Hemos de permanecer vigilantes, pues el colectivo de cristianos de la UPO lo que pretende es ir ganado terreno en la Universidad con el objetivo de firmar un convenio con el obispado que le otorgue privilegios a la iglesia católica y les permita seguir parasitando las instituciones públicas. Si alguien se preocupa por que los creyentes puedan ser atendidos espiritualmente no es en los católicos en quien debería poner sus ojos, puesto que cuentan con una sobredimensionada red de iglesias, parroquias, capillas y todo tipo de lugar de culto, pagados por todos los ciudadanos, mientras los fieles de otras religiones aún no han conseguido disponer en toda la ciudad de Sevilla de un templo digno donde poder llevar a cabo sus ritos y oraciones.

cartel en la Pablo Olavide

Cartel colocado por una profesora del Derecho Eclesiástico en la Universidad Pablo Olavide de Sevilla

Fuente: Podemos Universidad Pablo de Olavide

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...